¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Tesla planea abrir otra fábrica (Gigafactory) en el Estado de Texas

Bandera del Estado de TexasRay Bodden (Flickr) CC BY

Tesla sigue en proceso de expansión y en Estados Unidos va a necesitar forzosamente más capacidad de producción. Mientras otros fabricantes hacen recortes, Tesla sigue hacia arriba. La siguiente parada podría ser el condado de Travis, dentro del Estado de Texas.

Donald Trump estaría muy satisfecho si Tesla monta otra fábrica en Estados Unidos, en vez de hacerlo en Méjico, donde los costes laborales serían inferiores. Elon Musk dijo allá por marzo que Tesla necesita otra fábrica en el país, la que sería su segunda planta de fabricación de automóviles (no de componentes).

Después de haber valorado varias localizaciones, el primer puesto es para el condado de Travis, en el Estado de Texas, al sur del país. En dicho condado se aloja la capital del Estado, Austin. Grosso modo necesitarían 5.000 empleados, el 65% de ellos sin conocimientos técnicos avanzados ni graduados universitarios.

La oferta inicial de salarios es 15 dólares por hora como mínimo, lo cual da para un salario que supere los 30.000 dólares anuales. El salario medio sería más bien de más de 45.000 dólares, por debajo de lo que ingresa una familia con cuatro miembros en esa zona, unos 57.200 dólares al año según el MIT. El desempleo del sector turístico se ha disparado en Travis por la crisis del COVID-19.

Tesla Cybertruck (prototipo)

La segunda fábrica se ocuparía de la producción del Cybertruck, que aún no se ha terminado de desarrollar, y el Model Y para aliviar carga a la planta de Fremont, California. La complejidad constructiva de un pick-up es inferior que la de un turismo, de ahí que la fuerza laboral no necesite ser experta en el sector.

Pero no solamente se trata de fuerza laboral, también de impuestos. El condado ofrece a Tesla ahorrarse el 80% de los impuestos asociados a los terrenos durante los primeros 10 años, y un 65% menos en los siguientes 10 años. La "rebajita" se calcula en 14,6 millones de dólares, las arcas de Travis ingresarían unos 7 millones al año hasta 2040, de media.

No está todo a su favor. Por ejemplo, Matt Mackowiak, el líder del partido republicano en Texas, se opone a que Tesla se beneficie de dinero público. ¿Por qué? En el condado de Buffalo, Nueva York la compañía no ha cumplido todos los compromisos que firmó con las autoridades a cambio de ventajas fiscales. Tesla defiende que hay otros lugares que han prometido rebajas aún mayores: 0 dólares de impuesto de propiedad en 20 años.

En este tuit, Elon Musk confirma que Tesla no ha comprado terrenos, pero tiene la posibilidad de hacerlo

Tesla comprometería 1.000 millones de dólares de inversión para levantar la fábrica, el equivalente a 890 millones de euros actuales. La compañía asegura que las rebajas fiscales no son imprescindibles, pero ayudan mucho a que salgan los números. Ojo, que estamos a las puertas de una recesión y los números también son importantes para las arcas públicas locales.

La superficie sería de 5 millones de pies cuadrados, o por hacerlo más visual, unos 464.515 metros cuadrados. Posiblemente la superficie sea mucho más de lo que la fábrica necesita, y se habiliten instalaciones auxiliares como alojamiento para empleados, por ejemplo. Hablamos de mucha superficie, la Gigafactory de Nevada ocupa 1,9 millones de pies cuadrados, o 180.000 m². Y allí trabajan 7.000 almas.

En este momento desconocemos qué capacidad teórica tendría dicha fábrica, pero tiene que ser alta. Los pick-up se venden en Estados Unidos como el pan caliente, especialmente en los estados que no son costeros, dada su gran versatilidad como vehículos aptos para trabajar, para el ocio, y para una familia de pocos miembros.

La gran promesa de Tesla acumula 650.000 reservas -no vinculantes- desde su desvelo en noviembre de 2019

Si hurgamos en los datos, es comprensible que Tesla se meta en el jaleo de meterse en el terreno de las F-Series de Ford, Chevrolet Silverado, GMC Canyon, RAM y compañía. En los últimos 10 años este segmento ha más que duplicado sus ventas, en 2019 fueron ¡casi 12 millones de unidades! Podéis ver más datos en Statista.

La producción en tierra estadounidenses tiene sentido por muchas razones. A largo plazo se evitan problemas con políticos como Donald Trump, que es firme enemigo de la globalización, y por razones logísticas tiene su lógica. Ojo, que de Reno, Nevada (donde se fabrican baterías en masa) hasta Austin, Texas hay 27 horas de trayecto por carretera (a 100 km/h de media), es casi medio país.

SpaceX tiene instalaciones en Boca Chica, Texas

Desde luego, dadas las preferencias de los estadounidenses en los últimos años a la hora de moverse, apostar por una fábrica donde se producen pick-up y crossover es una decisión de máxima inteligencia. Además, incluso Ford, General Motors y FCA tendrán que pasar por el aro y electrificar sus pick-up, y Tesla se les habrá adelantado.

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto