¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tesla no logra ventajas del Gobierno de la India en materia de impuestos

    De momento, la India permanecerá con elevados impuestos a las importaciones que frenan las ambiciones de Tesla de asaltar el mercado doméstico indio. Pese a haberlo solicitado a las autoridades, no hay avances. Seguirán tratando de desarrollar su industria local.

    Uno de los mercados automovilísticos más prometedores del mundo es el de la India, un país enorme en cuanto a población (solo por detrás de China) y territorio, pero que sigue en vías de desarrollo y no ha pegado el «estirón». Su mercado está protegido del exterior mediante barreras arancelarias.

    Al igual que hicieron otros países en su día, sale muy caro importar coches fabricados fuera de la India, ya que tienen una elevada carga de impuestos (60-100%) para coches eléctricos. Por eso, lo normal es que los consumidores apuesten por coches hechos en el país o las importaciones sean por piezas (CKD) y se terminen allí.

    En el caso de Tesla, hay dos opciones, o introducir modelos de fabricación estadounidense o china -inflados a impuestos- o producir localmente en la India. Esto último implica hacer una inversión importante, pero lo suyo es que primero se haga una cosa y después la otra.

    Tesla solicitó formalmente a los ministros indios de transporte e industria a que rebajase la carga fiscal de los coches eléctricos a solo el 40%, de modo que los Tesla fuesen un poco más asequibles incluso para la clase media/alta del país.

    El ministro Krishan Pal Gurjar comunicó ayer al Parlamento indio que no hay ninguna iniciativa que se esté tomando en consideración por parte del ministerio competente en industria pesada. Es la tesis que defiende el primer ministro, Narendra Modi.

    Actualmente la India pretende seguir reforzando su industria, cerrando la entrada a competidores extranjeros, para aumentar la capacidad de producción y lograr más empleos y desarrollo. A Tesla le viene bien lo contrario, que se levanten barreras y puedan llegar sus coches.

    Tal y como dijo Elon Musk en el tuit que podemos ver sobre estas líneas, si Tesla resulta tener éxito en su mercado -aunque la cuota de eléctricos es ridícula, del 1%- aumentarían las probabilidades de montar una fábrica solo para atender al subcontinente indio.

    Pero antes hay que tomar la temperatura al mercado y ver qué nivel de aceptación tienen los coches de Tesla. El tema del precio es una barrera importante, pero aún más la débil infraestructura de carga típica de un país en vías de desarrollo.

    En China pasó lo mismo hace unos años, los Tesla llegaban importados y con aranceles, hasta que Elon Musk vio un filón al relajar el Partido Comunista las exigencias para montar una fábrica. Tesla no tuvo que asociarse con ningún constructor chino, y en prácticamente un año levantó una fábrica en Shanghái.

    A comienzos de año se puso la primera piedra para introducirse en el mercado indio. «Tesla India Motors And Energy Private Limited» se fundó el pasado 8 de enero para comenzar los preparativos de importación de Model S, Model X y Model 3 en el país. Los coches que han llegado al país han sido por importación paralela.

    No habiendo conseguido Tesla una rebaja de aranceles, parece que los planes van a retrasarse un poco. La política de restricción de importaciones no es precisamente algo que lleve poco tiempo, a partir de 1953 empezaron a ponese trabas a la importación de coches completos, pocos años tras su independencia.

    Entre los países asiáticos en los que Tesla tiene algún tipo de representación entre su página web no está la India. Sí están Hong Kong, Macao, Japón, Singapur, Corea del Sur o China. Las ventas de turismos en el país fueron de casi 2,5 millones en 2020, habiéndose registrado el pico en 2018, con 3,35 millones de unidades.