El Tesla Roadster ya tiene las reservas abiertas en España

El -posiblemente- mejor coche eléctrico del mundo llegará al mercado en 2020, pero los más pudientes ya pueden reservar el suyo. Las primeras unidades saldrán a 215.000 euros, los Founder Series, y los que vengan detrás se pueden reservar por 43.000 euros de nada.

El nuevo Tesla Roadster tiene muy poco que ver con el primer modelo que lanzó Tesla, con el que solo comparte el nombre. En su momento fue un tuneo bestial de un Lotus Elise, y empezó a entregarse a clientes hace prácticamente 10 años. "Contigo comenzó todo", podríamos decir. Fue un hito tecnológico, el primer deportivo eléctrico de producción en serie.

El Tesla Roadster de primera generación tenía un objetivo, recaudar fondos para poder fabricar un coche eléctrico de gama alta que llegaría después, el Model S. Tesla utilizó desde entonces un modelo de financiación por adelantado, los clientes tenían que pagar una señal de varios miles de dólares antes de que fuesen fabricados los coches. Ese sistema sigue vigente.

De su predecesor se vendieron unas 2.100 unidades

Su sucesor acelera a 100 km/h prácticamente en la mitad de tiempo (2,1 segundos), bate el cuarto de milla en 8,8 segundos, declara una punta superior a 400 km/h, unos 1.000 kilómetros de autonomía (200 kWh en baterías, casi el cuádruple que los primeros Roadster), cuatro plazas, tracción total... Todo un "aparato".

La página web de Tesla en España ya permite realizar la reserva del deportivo, cuyas prestaciones son tan salvajes que dejan en evidencia a prácticamente todo lo que hay equivalente en combustión interna. El precio va en consonancia a las prestaciones, está muy lejos del alcance de un ciudadano medio, pero por debajo de muchos hiperdeportivos de gasolina de alto pedigrí.

El precio de momento no lo conocemos, pero sí sabemos que hay que aportar un buen pico para reservar una unidad. Para un modelo normal hay que dejar como anticipo prácticamente lo que cuesta un Model 3. En la presentación se dio un precio de 200.000 dólares en adelante, al que habría que sumar IVA, transporte, etc. De 200.000 euros no bajaría.

Para efectuar la reserva hay que usar una tarjeta bancaria a la que se pueda hacer un cargo de 4.000 euros, VISA o Mastercard. Los que reserven un Roaster "normal", tendrán que realizar en el plazo de 10 días una transferencia bancaria de 39.000 euros, mientras que los que se decidan por un Founder Series tendrán que aflojar 211.000 euros del saldo de su cuenta, y eso ya cubre el coche entero.

En el mercado español no hay nada mínimamente parecido con motores eléctricos, habría que hacer una comparación con modelos de combustión interna. Si aceptamos techo duro, el Ferrari 812 Superfast con 799 CV puede ser competitivo en aceleración, pero no en punta. Si hablamos de descapotables, el Lamborghini Aventador S Roadster casi le alcanza en aceleración, pero no en punta.

Huelga decir que tanto el cavallino como el toro saldrían bastante más caros, entre otras cosas por el impuesto de matriculación, que es el 14,75% del precio -o el 16,75% en algunas autonomías-. Ciertamente no va a ser un modelo superventas, pero en su selectísimo segmento, el de los coches de máximas prestaciones, hará mucho ruido aunque ruede en completo silencio.

En las urbes europeas donde antes se adopten medidas que limiten la circulación, el Tesla Roadster será el único hiperdeportivo que podrá moverse con total libertad. Muy muy lejos quedan alternativas como el BMW i8 Roadster, no tanto en precio, pero sí en una multitud de factores comparativos. Los afortunados con un McLaren P1 o un Porsche 918 Spyder también podrán, en modo eléctrico, pero se habrán gastado muchísimo más en adquirirlos.

Son muchas las incertidumbres asociadas a este coche, que todavía no cuenta con homologación y que llegará al mercado en 2020. Lo que sí está claro es que el salto respecto al primer Roadster es cuántico, y es muchísimo más barato que varios hiperdeportivos eléctricos de tipo boutique, es decir, de producción artesanal y con tarifas que quitan el hipo.

Tesla se mete en dicho segmento con las ventajas de la producción en serie y la economía de escala en baterías. Por lo tanto, en unos años cualquier otro hiperdeportivo eléctrico tendrá que diferenciarse en otros parámetros como la calidad de los interiores o la exclusividad (tanto por precio como por serie ultralimitada).

También da un toque a la industria del motor norteamericana. Por ejemplo, este Roadster puede vencer al Dodge Challenger SRT Demon, ese que con 850 CV alcanza 100 km/h en unos 2,5 segundos y rompe el cuarto de milla en menos de 10 segundos. Los motores eléctricos derriban cada vez más barreras, el General Motors EV-1 estará orgulloso de su legado.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×