¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un Tesla Model X se ha estrellado en un aparcamiento en Seúl por causas desconocidas

    Un Tesla Model X se ha estrellado en un aparcamiento@KoreaShenanigan en Twitter

    Desde Corea del Sur llega una noticia inquietante. Un Model X se ha estrellado contra un muro de hormigón en un aparcamiento residencial, resultando fallecido el copiloto y acabando en incendio. Las autoridades están investigando lo sucedido, puede haber sido un fallo del Autopilot.

    Si bien es cierto que no es la primera vez que un Tesla es noticia por sufrir un accidente, y que tampoco es una novedad que acabe habiendo un incendio tras una colisión, esta vez resulta exótico el lugar en el que ha ocurrido. Un aparcamiento subterráneo residencial, en Seúl (Corea del Sur). Sucedió durante la madrugada española de hoy.

    La policía está investigando un accidente en el que ha resultado muerto un pasajero, posiblemente por no llevar en ese momento el cinturón de seguridad abrochado, y otras dos personas han resultado heridas. El conductor aparentemente salió ileso. Según su versión, no pudo controlar el coche.

    La colisión parece haberse producido a una velocidad suficiente como para producir daños estructurales de importancia en el coche, de lo contrario, las baterías no se habrían incendiado, y las puertas están claramente desencajadas. Puede tratarse de un episodio de aceleración incontrolada.

    En este tipo de accidente el conductor es incapaz de controlar la aceleración del vehículo y este gana velocidad sin remedio. En la mayoría de los casos se trata de un error humano, se confunde el freno con el acelerador, y cuanto más se pisa el pedal ocurre lo lógico: el coche no frena; acelera.

    Pero también ha ocurrido alguna vez que un error electrónico o eléctrico hace que el coche no tenga el comportamiento previsto. Una actuación enérgica sobre el pedal del freno, sin titubear, puede parar cualquier coche incluso acelerando a fondo. De momento no sabemos de qué tipo de aceleración incontrolada hablamos.

    A principios de 2020 Tesla empezó a ser investigada por las autoridades de Corea del sur en lo referente a las prestaciones del sistema Autopilot, que tal y como indica el fabricante en sus páginas web de todo el mundo, es un asistente y solo se habla de autonomía en casos muy concretos, como entrada y salida de un garaje (modo «Summon», que quiere decir «cita»).

    Las ventas de Tesla en el país asiático han crecido bastante en solo un año, mientras que en 2019 fueron solo 2.430 unidades, este año, y pese al COVID, hasta noviembre hablamos de 11.601 unidades. En Corea del Sur cierta clientela de clase alta tiene en muy alta estima a marcas occidentales.

    No contamos con versión del fabricante todavía, que tendrá que ver qué datos se conservan en las centralitas del vehículo, si no han quedado completamente calcinadas, y determinar qué pasó en los últimos segundos antes de la colisión. Un posible fallo en el sistema Autopilot podría haber desencadenado la aceleración incontrolada, o al menos no es algo imposible con acelerador electrónico.

    En Estados Unidos, la NHTSA había recibido a principios del año diversos informes de aceleraciones incontroladas en modelos Tesla, que puede acabar en una llamada a revisión de aproximadamente medio millón de coches. Detrás de muchos de estos episodios puede haber muchos casos de errores humanos a la vista de los datos de las centralitas.

    Sabemos también que los bomberos de Seúl lo pasaron mal intentando apagar el incendio del coche, al parecer habían usado agua, cuando no es la estrategia correcta para sofocar un coche eléctrico en llamas. Tardaron más de una hora. Estas imágenes que se han publicado en Twitter por una cuenta que siguen tres (3) personas son las únicas a las que hemos tenido acceso y pueden no ser las originales.

    A lo largo de la historia del fabricante, los problemas de seguridad se han resuelto de forma satisfactoria. Por ejemplo, unos primeros incendios muy mediáticos que empezaron en marcha se debían a que los Tesla Model S iban con la suspensión neumática baja en modo autopista, y si pasaban por encima de un objeto contundente, por aspiración, daba a las baterías un golpe mortal. Eso se solucionó.

    La cotización del fabricante en la bolsa de Nueva York no se ha visto afectada en modo alguno por este incidente, ocurrido la noche del miércoles en hora local de Corea y antes de la apertura de Wall Street, y en el momento de cerrar esta información cotiza a 627 dólares, más del 3,7% de ganancia intradía. Como si nada hubiese pasado.

    Fuente: Reuters