¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Indy 500[Vídeo] Indy 500 2003: el vuelo final de Mario Andretti

    Carlos Flores
    Carlos Flores

    Tras una larga y exitosa carrera, Mario Andretti colgó el mono en 1994, a la provecta edad de 54 años. Pero casi una década después, volvió a Indianápolis para lo que podría haber sido un sensacional retorno que, en última instancia, quedó frustrado.

    Mario Andretti (izquierda), junto a su no tan exitoso sobrino John. Foto: Wikimedia Commons

    Mario Andretti es, sin ninguna duda, una de las leyendas del automovilismo mundial. En su palmarés de más de un centenar de victorias en grandes carreras figuran las 500 Millas de Indianápolis, Daytona -tanto las 24 Horas como las 500 Millas de NASCAR- , las 12 Horas de Sebring y doce grandes premios de Fórmula 1, de la que fue campeón en 1978. Poco le faltó para añadir Le Mans a su currículo, ya que acabó segundo en la edición de 1995.

    Todo ello en una prolongada carrera de más de cinco décadas desde que en 1959 comenzara a correr con un viejo Hudson Commodore, que compartía con su hermano Aldo, en ovales de tierra de Nazareth (Pensilvania), donde se había establecido su familia de origen italiano.

    En 2003, Tony Kanaan, piloto del equipo Andretti Green Racing -precursor del actual Andretti Autosport, con el que Fernando Alonso participará en las 500 Millas de Indianápolis- se lesionó en la carrera de Motegi, en Japón. Ante la duda de si el brasileño se recuperaría a tiempo para la gran cita en el Brickyard, se decidió que Mario intentaría clasificar el coche. A sus 63 años, un 23 de abril de 2003, Andretti se subió de nuevo a un monoplaza con la lógica expectación. Pese a que su Dallara-Honda era bastante distinto a los últimos coches que había pilotado, su adaptación fue rápida y sorprendió a los observadores.

    Pero a tres minutos del final de la sesión, Kenny Brack, ganador de las 500 millas en 1999, chocó contra el muro en la curva 1. Andretti, que le seguía a no mucha distancia, no pudo evitar pasar sobre restos de alerón del coche del sueco. Su monoplaza inició un escalofriante vuelo que estuvo cerca de concluir en las gradas. Pero, tras varias volteretas hacia atrás, el Dallara aterrizó boca abajo sin que Mario sufriera más daños que un ligero corte en la barbilla.

    Preguntado sobre su intención de regresar en mayo para la clasificación, Andretti respondió afirmativamente. Pero poco después, recapacitó. Fue el definitivo punto final a su carrera. Por cierto, Kanaan se recuperó a tiempo y acabó tercero en esa 87 edición de las 500 Millas.

    Fotos: Wikimedia Commons