¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Termina la producción del Volkswagen e-Golf en la fábrica de cristal de Dresde

    Volkswagen e-GolfVolkswagen

    Es el último Volkswagen e-Golf que ha salido de las líneas de producción de la factoría alemana de Dresde. La conocida fábrica de cristal, construida para la fabricación del Phaeton, ha dejado salir la última unidad del compacto eléctrico de la anterior generación. Una sede que ahora se transformará para albergar el montaje del Volkswagen ID.3.

    Volkswagen cierra un capítulo de su historia con los coches eléctricos, y abre otro. Aunque ya se encuentra embarcada al más alto nivel, desde el próximo mes de enero comienza la comercialización en masa de las versiones convencionales del Volkswagen ID.3, una producción a gran nivel para cubrir la demanda de toda Europa.

    Es le verdadero pistoletazo de salida del eléctrico de nueva generación basado en la plataforma MEB. El modelo ocupará la misma instalación que hasta ahora ha estado produciendo las últimas unidades del Volkswagen e-Golf que ya sí, ya ha cesado definitivamente su montaje, pasando a la historia de la firma. Hace tan solo unos días que salió la última unidad de la sede de Dresde, la llamativa factoría de cristal construida especialmente para un modelo tan exclusivo como el Volkswagen Phaeton.

    La producción del nuevo Volkswagen ID.3 se centralizará en Dresde, tras la salida del último e-Golf

    El precursor del primer modelo de Volkswagen ID. llegó al mercado en 2014, fabricándose en las líneas de la sede central de Wolfsburg hasta el verano de 2020. La elevada demanda de esta versión eléctrica del Golf obligó a la marca a derivar parte de la fabricación a Dresde, alcanzando un hito de unidades fabricadas: 145.561 unidades, considerado uno de los modelos eléctricos más demandados en toda Europa durante los últimos años.

    La marca alemana ahora dedicará unas semanas a reorganizar la fábrica y terminar las adaptaciones adelantadas el pasado verano para el montaje del ID.3, que se pretende que empiece en enero. Con 28.000 unidades entregadas ya del nuevo eléctrico, quedan solo 2.000 para completar las 30.000 de la edición especial de lanzamiento.

    Entonces, Dresde se convertirá en uno de los lados del triángulo de producción de coches eléctricos, junto a la sede de Zwickau, aliviando la carga de ésta que ahora también asume la fabricación del nuevo Volkswagen ID.4. Mientras que Dresde se dedicará exclusivamente a la producción del ID.3, la sede de Zwickau albergará la fabricación de los dos SUVs de Volkswagen, y los dos de Audi, además de la del CUPRA El-Born en 2022.

    ss