¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Volkswagen se enfrenta a una investigación por la inocentada 'Voltswagen'

    Puesto de mandos del Volkswagen ID.3Volkswagen

    La división estadounidense de la firma alemana es objeto de una investigación de la Comisión de Bolsa y Valores de ese mercado por la extraña campaña/broma que lanzó la compañía la semana del April Fools Day anunciando que iban a cambiar su nombre por Voltswagen.

    La extraña broma o campaña publicitaria orquestada por Volkswagen los días previos del April Fools Day (1 de abril) va a seguir dando que hablar durante más tiempo, pues además de las críticas recibidas por muchos medios y analistas del sector, también ha provocado una investigación de la SEC (Stock Exchange Commission), la Comisión de Bolsa y Valores del mercado estadounidense.

    Dicho organismo ya ha confirmado que ha abierto una investigación para dilucidar si esta extraña maniobra publicitaria ha tenido algún tipo de influencia en la cotización de las acciones de la compañía alemana, que precisamente durante esos días sufrió una pequeña subida, aunque no demasiado elevada.

    Voltswagen

    Para los que no estén familiarizados con el tema, la división estadounidense de la marca alemana realizó una de las campañas publicitarias más extrañas y criticadas de los últimos tiempos, cuando intentó hacer creer a todo el mundo mediante un falso comunicado de prensa (aparentemente filtrado) que planeaba cambiar el nombre de su marca comercial por Voltswagen. El concepto era bastante sencillo, sustituir la letra K de su nombre por la letra T, para formar la palabra ‘Volt’ (voltio en inglés) y así ejemplificar la electrificación de su gama.

    Aunque aparentemente todo fue presentado de manera desordenada, lo cierto es que esta maniobra fue orquestada así desde un principio por la compañía y su agencia de publicidad. Días antes del 1 de abril, denominado April Fools Day por los anglosajones y equivalente a nuestro 28 de diciembre, fue colgado en la web de prensa de la compañía el supuesto comunicado de manera incompleta. Este fue retirado poco después para hacer ver que su publicación se debía a un error, por lo que los periodistas que recibieron el aviso del comunicado por email dieron por hecho que se trataba de la filtración de una información legítima.

    Por lo que en los días siguientes el asunto fue noticias de portada. Unos titulares aseguraban que el cambio del nombre era real y otros advertían que se trataba de una simple broma relacionada con el 1 de abril. Resultó especialmente cómico ver como algunos periodistas trataban de dar la primicia para, unas pocas horas después, borrar sus publicaciones en redes sociales y dar la información opuesta, sin mencionar, corregir ni actualizar los primeros datos, tratando de hacer ver que habían dado la información correcta en todo momento.

    El supuesto emblema de ‘Voltswagen’.

    Según se acercaba el 1 de abril fue la propia compañía la que confirmó que se trataba tan solo de una broma destinada a promocionar el lanzamiento en los Estados Unidos del nuevo Volkswagen ID.4, un modelo que también va a ser ensamblado en la planta de Chattanooga, en Tennessee. Algunos analistas aseguran que la jugada fue todo un éxito dada la enorme repercusión mediática que tuvo, mientras que otros aseguran lo contrario. Habrá que ver cual es el resultado de esta investigación de la Comisión de Bolsa y Valores, por lo que aún estamos a unos meses de que se cierre definitivamente este asunto.