¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Volvo Concept 26, la gran experiencia a bordo del coche autónomo

    Volvo Concept 26, la gran experiencia a bordo del coche autónomo
    9
    Oscar Magro
    Oscar Magro

    Volvo presenta en el Salón de Los Ángeles el Concept 26, un estudio que propone cómo debería ser la vida a bordo en un coche autónomo. El fabricante sueco reinventa la experiencia de uso del vehículo y su vida a bordo en los desplazamientos.

    Volvo lleva un tiempo trabajando en el desarrollo de coches autónomos a través del proyecto de investigación Drive Me. Los coches que se conducen solos son una realidad que cada vez está más cerca y el fabricante escandinavo estima que esta tecnología ya estará disponible en la capital sueca, Gotemburgo, en 2017.

    La conducción autónoma cambiará nuestros hábitos en los desplazamientos por carretera y también afectará al diseño de los automóviles. En base a esto, Volvo ha presentado el Concept 26 en el Salón de Los Ángeles: no se trata de un flamante prototipo sino de la visión de la experiencia a bordo para este tipo de movilidad autónoma.

    El nombre de Concept procede de los 26 minutos de media que tarda una persona en llegar a su trabajo, según los estudios del fabricante sueco. 26 minutos que pueden ser toda una experiencia de conducción, de entretenimiento o de confort y descanso según nuestras necesidades.

    Concept 26 presenta un nuevo diseño de asiento patentado y un habitáculo que se puede configurar en tres modos para cubrir tres escenarios. El modo Drive es el más parecido a los coches actuales ya que permite al usuario conducir el vehículo de manera tradicional, evitando las distracciones innecesarias lo máximo posible.

    En el modo Create se abre ante nosotros toda una amplia gama de opciones para aprovechar el tiempo del desplazamiento trabajando o pasando un rato de ocio aprovechando las nuevas tecnologías. El coche sigue la ruta de manera autónoma y el conductor puede cambiar la configuración del habitáculo para retraer el volante, mover el asiento, disponer de mesas y observar diferentes pantallas en las que leer, trabajar, ver videos o escuchar música.

    En modo Relax hace honor a su nombre al hacer que el asiento se recline y el usuario descanse durante el viaje, sin preocupaciones, mientras el coche se dirige por sí mismo hacia su destino. Robin Page, vicepresidente de diseño interior de Volvo Cars, explica que “algunas personas querrán aprovechar su tiempo de desplazamiento de ida y vuelta al trabajo de manera creativa si tienen a su disposición una conducción totalmente autónoma, mientras que otras querrán simplemente ponerse cómodas, relajarse y escuchar música o ver contenidos multimedia en línea. La conducción autónoma permitirá que todo esto sea posible”.

    Volvo Concept 26, la gran experiencia a bordo del coche autónomo