¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El futuro Volvo XC60 será eléctrico, la marca sueca lo ha confirmado

    La nueva plataforma SPA 2 de Volvo albergará coches eléctricosVolvo

    La estrategia de coches eléctricos de Volvo es una realidad. La firma sueca ya cuenta con dos modelos en su haber, siendo el nuevo C40 Recharge la única opción disponible prescindiendo de la combustión. La marca de Göteborg también prepara ya un tercero, recientemente confirmado. El futuro Volvo XC60, que llegará en 2024.

    Volvo ha sido una de las primeras marcas europeas que han plantado cara a la combustión tradicional. Por ahora, la estrategia de electrificación desplegada ha desplazado los diésel, apostando muy seriamente por los híbridos enchufables y por los eléctricos. Tan seriamente, que el nuevo C40 Recharge, primer SUV coupé de la marca, no se ofrecerá con ninguna opción de combustión. Al menos, mientras Volvo no cambie de opinión.

    Los híbridos enchufables son la transición a los coches eléctricos que se venderán exclusivamente en 2030. Y el tercero está en camino, confirmado por el propio fabricante hace tan solo unos días, al hilo de la reciente alianza que la marca de Göteborg ha firmado con los compatriotas de Northvolt. El acuerdo permitirá la construcción de un centro de desarrollo e investigación, que se inaugurará en 2022 y donde se fabricarán baterías de alto rendimiento a partir de 2026: será el futuro Volvo XC60 2024.

    Foto Volvo XC60 2021 - exterior
    La cuarta generación del Volvo XC60 será completamente eéctrica

    El Volvo XC60 2024, un SUV eléctrico más sin combustión

    La marca ha confirmado que este será el primer modelo que se beneficiará de esta estrecha cooperación, al que se ha referido expresamente como el «sucesor eléctrico». Será el tercer SUV de la marca, reconvertido en un modelo eléctrico, un Recharge más y el primero en contar con la nueva generación de baterías fabricadas por Northvolt. Un modelo muy importante en la gama del fabricante que contribuirá a conseguir el objetivo planteado de que la mitad de las ventas de 2025 sean de coches eléctricos.

    La declaración de Volvo apunta que no habrá versiones de combustión, ni tampoco híbridas enchufables del modelo, por lo que esta generación que completará su ciclo de vida comercial en 2024 debe ser la última que emita emisiones de CO2. El futuro XC60 también debe ser uno de los primeros modelos de la firma en estrenar la nueva plataforma SEA desarrollada por el gigante chino de Geely, específica para coches eléctricos, descartando la nueva SPA 2 gracias a las avanzadas tecnologías de la primera.

    Los recientes cambios estéticos que ha recibido el SUV de Volvo serán suficientes para mantener al XC60 por un espacio de entre dos y tres años más, hasta sus sustitución poco antes de mediados de la década, cuando será presentada la nueva generación que se adelantará a las Premium alemanas en esta categoría. Y es que éstas estirarán sus modelos de combustión prácticamente la década entera.