¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

BMW Serie 3 328i xDrive. comodidad, eficiencia y prestaciones unidos en uno

88

La última generación de la Serie 3 de BMW llegó al mercado en 2012 y lo ha hecho con mucha fuerza para posicionarse como la berlina favorita entre las opciones del segmento Premium. En concreto, la motorización que acompañará a esta prueba será la del BMW Serie 3 328i xDrive que se traduce en diversión sin igual y potencia más que de sobra.

En concreto, 245 caballos en un motor de 2,0 litros lanzan a este Serie 3 de 0-100km/h en sólo 5,9 segundos y su velocidad máxima es de 250 km/h limitados electrónicamente, aunque no hace falta más ¿verdad?

Las medidas son de 1.429mm de alto, 4.624mm de largo y 1.811mm de ancho (2.031mm con espejos). El Audi A4 es 1.427mm de alto, 4.701mm de largo y 1.826mm de ancho (2.040 incluyendo espejos). Por último queda el Mercedes Clase C: 1.447mm de alto, 4.591 de largo y 1.770 de ancho (2.008 incluyendo espejos). En esta batería de datos, es el Audi el que resulta más bajo, más ancho y más largo de los tres, pero en BMW han pensado en la batalla del automóvil y de las tres opciones, es el Serie 3 quien tiene mayor distancia en este aspecto (2.810mm). Al lado de la anterior generación de la Serie 3 de BMW, los pasajeros de los asientos traseros tienen ahora un espacio mucho más generoso para las piernas y se nota desde el primer momento.

Otro dato interesante es que el BMW Serie 3 328i es un motor de 4 cilindros en línea significando que es el más potente de los motores de 4 cilindros antes del poderoso 335i (306 caballos) que sería el buque insignia del segmento hasta que decida aparecer en escena un nuevo M3 (actualmente se sigue ofertando para el Serie 3 Coupé y Cabrio con un motor de 8 cilindros atmosférico y 420 caballos de potencia).

Con esta batería de datos, creo que el BMW Serie 3 328i xDrive va a darme más que una sorpresa durante la semana. Por último, los precios parten de 30.600 para la Serie 3, aunque con planes de ayudas y de financiación de BMW, se puede conseguir una sustancial reducción.

Por fuera

Además de tener una potencia soberbia, el coche tiene equipados algunos opcionales de lujo, pero en la parte exterior hay que resaltar que lleva equipados una línea Modern (incluye elementos estéticos como molduras) que afecta tanto al exterior como al interior. En el exterior encontramos un perfecto contraste entre el color de la carrocería en Tansanitblau (denominación de BMW) que es un azul oscuro metalizado muy elegante para el coche y los elementos del la línea Modern como las barras de los riñones en cromado mate o elementos en aluminio satinado. El coche viene equipado con unas llantas de 18 pulgadas, opcionales para la línea, pero que sin duda le sientan como un guante. Los neumáticos 225/45. Se antojan algo bajos de perfil aunque para un 328i xDrive hay que empezar a pensar en sensaciones deportivas.

Sin salirnos del frontal, es importante recalcar los faros que BMW ha decidido dibujar para el Serie 3, con una mirada muy agresiva que se extiende hasta dar con los riñones. Los faros bi-xenón son casi obligados y aunque son opcionales, pueden conseguirse con las ofertas Essential Edition de la Serie 3. Nuestra unidad además equipaba faros autoadaptativos que sin duda merecen una mención aparte por su elevada y avanzada tecnología; una delicia de la visibilidad nocturna que ya pudimos probar en el Serie 6 Gran Coupé.

La línea del coche sigue teniendo rasgos muy estandarizados por la marca, como la acentuación lateral que desciende hacia el frontal justo al nivel de los tiradores de las puertas, y como no podía ser de otra manera, los tiradores disponen de una bombilla LED que realza su estética por la noche y le otorga un carácter Premium sin precedentes.

Por último queda hablar de la zaga, con unos faros traseros similares a los que se introdujeron en el BMW Serie 5 en 2010, mucho más agresivos que en la generación anterior de la Serie 3. El anagrama de la motorización así como de la tracción xDrive se pueden ver a izquierda y derecha del logo de BMW trasero y dos escapes sobresalen a la izquierda. Dependiendo de los modelos se encuentran en distintas posiciones.

Por dentro

Una vez que accedemos al interior, una sensación familiar recorre mi interior y es que los BMW de nueva generación tienen un sentir muy parecido los unos con los otros. Comparten muchos elementos y la disposición de los elementos también es similar. En este caso nos encontramos con unos asientos que mezclan tela/cuero, todo firmado bajo la línea Modern del coche cuya ergonomía es acertada para una conducción relajada aunque le falta algo de sujeción para una marcha deportiva. El volante deportivo de cuero multifuncional es espectacular, mejorado respecto al de la anterior generación en cuanto a uso de materiales (en el anterior un plástico recubría parte del volante que con el uso se acababa descascarillando). Sin embargo el aro del volante es ahora algo menos grueso aunque esto ya depende de gustos. Para mis manos quizá se acomode mejor el de la nueva generación del Serie 3 por tener unas manos pequeñas.

En el cuadro de instrumentos encontramos todo tipo de indicaciones gracias al cuadro de instrumentos con contenido ampliado que incluye un display en la parte inferior de los indicadores. Por encima, un Head-Up Display nos da la bienvenida, y como no podía ser de otra manera, su funcionamiento es excelente. Tan solo se divisan las indicaciones (navegador, límite de velocidad, velocidad a la que circulamos y otras indicaciones dependiendo del equipamiento opcional del coche) sin llegar a ser molestas en ningún momento, y dependiendo si es de día o de noche se ilumina en blanco o en naranja. Un detalle mejorable es el indicador de límite de velocidad que tiende a confundirse en algunos tramos.

La disposición de todos los botones incluyendo el iDrive están muy orientados hacia el conductor, sin complejidades ni botones más allá de los necesarios. Por encima de las salidas de aire centrales asoma una enorme pantalla que muestra todo el sistema multimedia del coche, el navegador Professional e incluso puede analizar determinados elementos del automóvil y comunicar si existe algún tipo de fallo al conductor.

Tampoco hay que olvidarse de los modos de conducción que incluye un modo más orientado a la eficiencia (ECO PRO) y otro más deportivo (Sport). Dependiendo del equipamiento adicional del coche podemos encontrar más modos y regulaciones.

Por último, si hablamos de la habitabilidad hay que recalcar que ha mejorado mucho para las plazas traseras. En el anterior Serie 3 el espacio resultante permitía una flexibilidad menor para las piernas de los acompañantes de atrás, pero en este Serie 3 el confort ha mejorado mucho en este sentido, dejando un espacio holgado para que el conductor ajuste su asiento con la comodidad que le apetezca sin sacrificar la del pasajero de la banqueta trasera.

En marcha

Hora de encender el motor con el arranque sin llave al que nos tiene acostumbrado la firma alemana. Quizá sí esperaba un pequeño sonido ronco o algún identificador de que tenemos entre nuestras manos uno de los motores más potentes de la Serie 3, pero nada de nada. El sonido no es uno de los fuertes de este coche al menos que no estires las revoluciones del coche, donde ya empieza a entonar su melodía deportiva. Por ejemplo, un Z4 sDrive20i con un motor de 4 cilindros y 184 caballos tiene un sonido más ronco, provenientes sobre todo de la línea de escape y quizá en el 328i xDrive podían haber conseguido un resultado similar.

Como nuestra versión tiene cambio manual, nos olvidamos de los fabulosos cambios Steptronic de 8 velocidades que BMW equipa como opcionales en muchos de sus modelos para volver a sentir la conducción en su máximo exponente a golpe de embrague y acelerador. El cambio manual es preciso y es fácil engranar las marchas (excepto la marcha atrás cuyo modo de engranarla no es de los mejores que he visto, teniendo que llevar la palanca hacia la izquierda, más allá de la línea de la primera y segunda relación). No obstante, en ninguna de las marchas he detectado un defecto claro y el motor responde de manera lineal y dócil.

No obstante, para sacarle las cosquillas al 328i xDrive hay que estirar las marchas hasta su punto más fuerte, cerca de las 6.000 rpm (la potencia máxima la entrega entre 5.000 y 6.500 rpm). El sonido se vuelve más ronco aunque su motor tiene un poderoso sentir a un propulsor de 4 cilindros. Estoy plenamente convencido de que el 335i es otro cantar.

Su potencia es perfecta, quizá sobresaliente para un coche de estas características aunque cada vez que me subo en él sigo esperando alguna sensación más fuerte, más directa, algo que me emocione de verdad. Además la amortiguación de la nueva generación del Serie 3 es más blanda. Volviendo a un 320d de la anterior generación observo que su dirección y amortiguación me resultan algo más directas, quizá demasiado para un 320d. En la nueva generación hubiera estado bien un término medio. La comodidad es sublime en el coche, la amortiguación ha mejorado mucho en este aspecto y es cierto que estamos hablando de una berlina donde han hecho bien los deberes en estos aspectos. Hay espacio, hay comodidad, buena calidad de rodadura, uso de materiales acertados y tecnologías de vanguardia.

La nueva generación del Serie 3 es ahora una berlina mejor diseñada para los que buscan el confort y el 328i destila musculatura y presencia como apellido y aunque en la práctica es un ‘correcaminos’ he tenido una sensación agridulce respecto a su deportividad. En los cambios de dirección bruscos tiene un agarre excepcional para hablar de una berlina y aunque balancea un poco, en los fallos que podamos cometer existen una serie de ayudas electrónicas que nos ayudan a corregirlos y por si no fuera suficiente, contamos con una tracción xDrive que reparte la tracción según la necesitemos.

Lo cierto es que con el pavimento deslizante la tracción es sublime y dudo mucho que la tracción trasera convencional pudiera asistir tanto al conductor en caso de necesidad. Por tanto, el xDrive ha mejorado mis sensaciones si lo nuestro es ser algo ‘canallas’ pero no queremos arriesgar al volante. Si además apostamos por modos de conducción diferenciadores, existen unas variaciones grandes entre los modos ‘ahorradores’ (ECO PRO y Comfort) y el deportivo (Sport). La sensación es casi como un pequeño deslimitador de potencia, aunque evidentemente esto contribuye a un mayor gasto de combustible.

Por último, es importante que hablemos de los consumos de este coche. Nunca hubiera apostado a la marca que obtuve en mi habitual recorrido de 83 kilómetros en carretera (eso sí, siendo prudentes con el acelerador): 6,9l/100km. Si circulamos mezclando territorio urbano, carreteras y alguna que otra curva, el consumo se dispara hasta los 9,3 l/100km, una cifra

aceptable por carrocería y potencia de motor.

Conclusiones

La nueva generación de la Serie 3 de BMW ha ganado puntos a favor de una estética más agresiva y deportiva y en espacio interior. Se ha modernizado cada detalle y cuenta con un habitáculo más generoso y un uso de materiales mejorado. Sin embargo, ahora tiene una suspensión que se antoja más blanda respecto a la generación anterior y la línea Modern carece de unos asientos deportivos que justifiquen un motor de 245 caballos.

La tracción xDrive otorga un plus de seguridad muy adecuado para corregir los fallos que podamos tener al tomar curvas rápidas. El motor es muy lineal aunque pide que se acelere sin piedad para poder sentir el ‘cosquilleo’ de sus 245 caballos. A cambio regala consumos moderados y asequibles que hace unos años hubieran sido impensables para un propulsor de estas características.

Tecnología de última generación como el Head-Up Display o los faros bi-xenón autoadaptativos forman parte de los jugosos equipamientos opcionales que la firma alemana tiene en su catálogo para equipar el Serie 3. La Línea Modern además garantiza un producto con una estética diferenciadora y exclusiva para quienes estén dispuestos a pagar un sobrecoste a favor de la distinción, y con la pintura escogida en la unidad de pruebas, convence sin lugar a dudas.

A favor

- Consumo

- Habitabilidad interior en las plazas traseras

- Ajustes y uso de materiales

A mejorar

- Una suspensión más rígida para motorizaciones como esta

- Sensaciones más impactantes del propulsor

- Asientos con mayor agarre

Ficha técnica

Datos técnicos extraidos de la web oficial de BMW: www.bmw.es. Los datos pueden variar debido a equipamientos opcionales equipados en la unidad de pruebas.

Noticias relacionadas

BMW Serie 3 328i xDrive. comodidad, eficiencia y prestaciones unidos en uno
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto