¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

BMW Serie 6 Gran Coupé 640i. No hay más que uno

62

No todos los días se recibe la noticia de que por nuestras manos va a pasar uno de los titanes de BMW. No todos los días podemos llegar a imaginar cómo nos veremos dentro de uno de los buques insignia de la marca alemana, pero lo cierto es que en Motor.es de vez en cuando tenemos este privilegio y hoy toca hablaros del BMW Serie 6 Gran Coupé. Para los que no lo conozcan se trata de la tercera variante de la Serie 6 de BMW (Coupé, Cabrio y Gran Coupé) que destaca por tener 4 puertas y ser una alternativa a coches tan exclusivos como el Audi A7 Sportback o el Mercedes CLS.

La unidad que hemos probado tiene acoplado un motor de 6 cilindros y 3.0 litros de cilindrada que desarrolla una potencia máxima de 320 CV (640i). No está nada mal y debemos decir que se trata de la motorización de acceso de gasolina. Existe una menos potente pero en diésel (640d) que desarrolla 313 caballos y sin embargo su aceleración es igual a la del 640i: De 0 a 100 km/h en sólo 5,4 segundos.

También existen motorizaciones más potentes como el 650i que desarrolla 450 caballos de potencia máxima en un motor de 4.4 litros y 8 cilindros. No obstante, por prestaciones, un 640i representa una opción más que suficiente y lógica de compra para un BMW Serie 6 Gran Coupé.

De sus rivales, el BMW tiene el motor de acceso más potente. El Audi A7 Sportback se ofrece con una mecánica de entrada de gasolina de 2.8 litros que desarrolla 204 caballos de potencia máxima, aunque por prestaciones el BMW rivalizaría con el 3.0 litros que desarrolla 310 caballos. El BMW Serie 6 Gran Coupé aceleraría en 0,2 segundos más rápido que la alternativa de Audi. Si nos trasladamos al Mercedes, tiene un motor de acceso de gasolina de 3.5 litros con 306 caballos de potencia máxima aunque existen variantes diésel con potencias que parten de los 204 caballos. El CLS acelera de 0-100 km/h en 6,1 segundos, volviendo a ser más lento que la alternativa de BMW aunque tanto el Audi como el Mercedes, desarrollan algunos caballos de menos.

Una cosa a favor del Audi y del Mercedes es que sus precios arrancan unos 25.000 euros más baratos que el BMW. Por ejemplo, un CLS puede adquirirse desde 66.250 euros con el motor diésel de acceso y el Audi desde 59.460 euros con el motor 2.8 FSI de 204 caballos. En BMW han debido pensar que la exclusividad tiene un precio más exclusivo y su modelo de acceso, el 640i Gran Coupé parte de 90.050 euros, aunque tiene un motor de mayores prestaciones que sus dos rivales.

Con esta batería de datos vamos a poner a prueba si realmente este BMW vale lo que cuesta y cuáles son sus aspectos destacados y sus debilidades.

Exterior

No sólo debemos mencionar que en nuestras manos tenemos un BMW Serie 6 Gran Coupé, porque esto sería quedarnos en la superficie. La unidad de prueba viene equipada ‘hasta los dientes’ comenzando por el color de la carrocería. BMW lo llama ‘Frozen Bronze metalizado’ que sin duda es una de las opciones más bonitas (a la par que delicada) que se puede escoger. Se trata de una pintura mate que realza la estética del automóvil así como su musculosa presencia. No obstante, debemos advertir que es un color algo caprichoso y que su cuidado debe ser algo mayor a la hora de lavarlo para evitar sacarle brillo.

Esta pintura impresiona en un automóvil de estas dimensiones. Es muy bajo, tremendamente bajito para la longitud que tiene. Sobre el papel mide 5.007 mm de largo, 1.392 mm de alto y 2.081 mm de ancho contando con los retrovisores. El capó es muy largo y sus líneas de acentuación caen sobre el frontal de una manera natural combinando un ejercicio de diseño sublime con la elegancia de una firma de vanguardia.

Continuando con los detalles, el frontal viste varios equipamientos opcionales. El primero y más llamativo son los faros LED adaptativos. BMW ofrece faros bi-xenón de serie, pero una alternativa son los faros de LED adaptativos que ofrecen una luminosidad mucho mayor y una gestión inteligente de la dirección de los faros así como una estética diferente. También dispone de faros antiniebla de LED que sin duda combinan perfectamente con el equipamiento anterior.

Seguimos en el frontal y se detectan dos sensores. Uno es el de la cámara de visión nocturna BMW Night Vision con reconocimiento de peatones, incrustado en los riñones del coche y el otro es un sensor de radar para el control de crucero activo con Stop&Go.

Por el lateral encontramos cámaras que más tarde entraremos a especificar, así como unas preciosas llantas de aleación con radios en W de 19” y neumáticos de diferentes dimensiones. En concreto 245/40 R19 delante y 275/35 R19 detrás. El coche también viene equipado con techo solar y en la parte trasera una cámara escondida debajo del logo de BMW así como sensores de aparcamiento (también tiene en el frontal).

Interior

Viajando al interior, la sensación de lujo se acentúa aún más. Parte de la culpa la tiene el equipamiento completo de cuero BMW Individual Opalweiss. Según accedemos al coche, una moldura de entrada con el logo BMW Individual nos da la bienvenida. Todos los revestimientos son de cuero y el techo es alcántara, y la combinación de colores es simplemente magnífica. Quizá algo delicada, pero rompe con la monotonía de colores más sencillos y oscuros. Este BMW sin duda llama la atención en su interior como ningún otro.

También hay algunas inserciones en cerámicacomo por ejemplo en el cuadro de mandos y también se dispone de madera noble con veta de fresno blanco, por lo tanto el uso de materiales es excelente y los ajustes son del más alto nivel. Su volante también tiene un aro específico de BMW Individual que también le da un sentir más Premium, rompiendo la monotonía de un volante negro y al tacto, es cómodo.

Una vez sentado, es complicado definir la sensación. No es el coche más deportivo, pero sin embargo su posición de conducción es bastante baja y la altura libre al techo no es demasiado generosa. Todo ello es parte de su altura que es menor a 1.40 cm, pero aun así pienso que el BMW Serie 6 Gran Coupé va a darme más de una sorpresa.

Tiene 4+1 plazas, significando que existe posibilidad de llevar a 5 personas en trayectos más cortos ya que no existe un hueco para acoger a un quinto pasajero de forma cómoda, pero sí de forma auxiliar. El quinto pasajero ni siquiera tiene un espacio para los piés teniendo que, literalmente abrirse de piernas para dar paso al tunel central, ocupado por los mandos del climatizador de las plazas traseras. Para 4 personas el coche es muy cómodo, aunque al contrario de lo que pueda parecer no estamos hablando de un coche que destaque por su habitabilidad. Para buscar esta característica es mejor un Serie 7, pero el que compra un Serie 6 Gran Coupé buscará lo mejor de un mundo más deportivo y algo de comodidad con las 4 puertas.

Existen numerosos espacios para depositar objetos, un reposabrazos con dos compuertas y un pequeño cenicero en la parte delantera. En la trasera tenemos un espacio en los respaldos de los asientos delanteros y en las puertas tenemos más ceniceros. Para maximizar la comodidad, el climatizador de nuestra unidad era regulable en 4 zonas. Por último, es importante mencionar que el maletero sorprende en cuando a profundidad y su capacidad es de 460 litros.

Opcionales destacados

Tras un repaso por el interior queda hablar del equipamiento que hace de este BMW un coche único. Comenzamos por el Head-Up display a todo color con información del velocímetro, límites de velocidad (opcional con el Speed Limit Info) y navegador entre otros. Las indicaciones del Head-Up display aumentan con nuestro equipamiento opcional y funciona de manera excepcional. Su calidad es excelente de visión, superior al de otros modelos de gama alta como el que pude ver en el Lexus RX450h, por ejemplo donde se apreciaba un recuadro azul de fondo. Sí que es verdad que las indicaciones de los límites de velocidad son imprecisas de vez en cuando, pero salvo este detalle, el Head-Up display es una maravilla que echas de menos cuando no dispones de el en otros coches.

Seguimos con un fantástico sistema de sonido Bang&Olufsen con 16 altavoces y con dos modos de configuración: Studio para escuchar un sonido más proyectado a la cabina o Expanded donde nos trasladamos al interior de un auditorio. Además, los altavoces tienen una estética específica que le otorga presencia al coche. Esencial para los más exigentes.

Acceso confort para no tener que sacar la llave del bolsillo y cierre automático de las puertas (Soft Close) que absorbe la puerta si la cerramos mal. Perfectos y muy útiles. Si añadimos que el arranque es sin llave y a través de un botón, es un equipamiento altamente recomendable, aunque existe un pequeño riesgo: no saber dónde llevamos el mando en determinados momentos.

Techo solar que da mucha luminosidad en el interior del habitáculo, aunque su apertura solo es inclinable hacia arriba. Quizá hubiera estado mejor una apertura completa.

En temas de confort debemos destacar tres. El primero son las persianas solares traseras con accionamiento automático. Se pliegan y se despliegan a través de un botón en la puerta del conductor y de los pasajeros traseros. Otro sistema es el climatizador de 4 zonas y por último, asientos con función de masaje para las plazas delanteras. El sistema evita fatigas en viajes largos, aunque sólo interactúa en la parte inferior de la banqueta.

Si hablamos de sistemas electrónicos, en la conducción es imprescindible el Control de crucero activo con función Stop&Go. Varía la velocidad dependiendo del coche que tenemos delante y podemos ajustar la distancia que queremos respecto a éste. Quizá me ha parecido algo más brusco que el sistema que monta opcionalmente Volvo, pero sigue siendo un opcional que compraría sin duda alguna.

Continuamos por el Driving Experience Control que modifica una serie de parámetros del motor y suspensión dependiendo del equipamiento opcional del coche. Nuestra unidad equipaba el Control electrónico de la suspensión y por tanto teníamos cinco configuraciones: ECO PRO, COMFORT, COMFORT+, SPORT Y SPORT+.

Otros sistemas son la Advertencia de cambio de carril y el Aviso de salida de trayecto. El primero advierte, por ejemplo si existe algún peligro si cambiamos de carril a través de señales luminosas en los espejos retrovisores y de una leve vibración en el volante. El aviso de salida de trayecto avisa mediante vibración en el volante que nos hemos salido del carril. Simula las bandas sonoras de la carretera.

El Sistema de navegación Professional incluye una pantalla de alta resolución. Para manejar esta pantalla tenemos lo que BMW llama el iDrive que es una ‘ruleta’ con botones alrededor. Con ella podemos acceder al Surround View, que muestra el coche desde una ‘vísta de pájaro’, muy útil para las maniobras de aparcamiento, el asistente de aparcamiento, que busca un espacio para aparcar y ejecuta las maniobras de forma automática, o las cámaras laterales, la cámara de marcha atrás, así como los Sensores de aparcamiento o la cámara de visión nocturna con reconocimiento de peatones BMW Night Vision.

Éste último sistema funciona de forma excelente, marcando de forma térmica a los peatones y alertando de su presencia en condiciones de baja visibilidad. Por último, mencionar losFaros de LED autoadaptables que mejoran la visibilidad frente a los faros de xenón y la estética del automóvil. Aquí os dejamos un pequeño vídeo para que veais hasta dónde pueden llegar los novedosos faros de LED de BMW.

En marcha

Ya sólo queda disfrutar de un BMW Serie 6 Gran Coupé por una semana. En la primera parte de la prueba usamos el coche en ciudad para ver sus virtudes y sus defectos. Según arrancamos ya se escucha un motor que quiere salir a correr un poco y se le nota nervioso. La caja de cambios es una automática deportiva de 8 velocidades y podemos cambiar mediante un sistema de levas en el volante si lo deseamos.

En ciudad el coche se comporta de manera noble y algunos giros los realiza con relativa facilidad para un coche que mide más de 5 metros. En parte, gracias a la Dirección Activa Integral que gira las ruedas posteriores solidariamente 3º para reducir el radio en ciudad (velocidades de hasta 60km/h). En carretera (a partir de 80km/h) giran en el mismo sentido para mejorar las maniobras y los cambios de carril.

El cambio se presenta muy dulce de tacto, aunque sigue habiendo ese pequeño tirón entre la primera y la segunda relación que no llega a incomodar del todo y que ya pude experimentar en la prueba del Serie 1. No obstante, es recomendable seleccionar el modo ECO PRO para reducir los consumos tanto como sea posible, pues en nuestros trayectos donde además había tramos algo más rápidos obtuvimos un consumo de 14l/100km. No obstante, si nuestra conducta es buena se puede reducir un poco.

Saliendo a carreteras más abiertas he de decir que el coche es una delicia. El tacto del cambio de vuelve más suave aunque es algo brusco en los modos más deportivos donde el coche busca estirar las marchas lo máximo posible y relaciones más cortas. Enseguida alcanzamos la velocidad máxima de la vía y sin apenas darnos cuenta. Es este el momento en el que uno se da cuenta que las carreteras se quedan pequeñas para el Serie 6 Gran Coupé. En autopista conseguimos llegar a un consumo mínimo de 8,0l/100km, muy respetables y sorprendentes, aunque volvemos a lo mismo: depende de lo ‘juguetones’ que seamos con el acelerador y de las carreteras que tomemos.

En cabina casi no hay ruido aerodinámico y el aislamiento es sublime. La fatiga en la conducción es casi nula y los asientos con función de masaje nos permiten realizar trayectos largos sin estar apenas cansados. Además, los asientos eléctricos tienen numerosas posibilidades de regulación. Una impresión negativa se la lleva la escasa visibilidad proveniente de la luneta trasera.

Los sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción son excelentes. Sin duda mi favorito es el Control de crucero activo con función Stop&Go por su avanzada tecnología y la precisión de actuación. Incluso en curvas sigue reconociendo a los coches que circulan por delante de nosotros. Los faros LED iluminan por la noche de forma excelente y BMW Night Vision viene a completar la máxima seguridad en carreteras con escasa visibilidad.

Quizá sí que esperaba una modificación más notable en la suspensión entre los modos deportivos y de Confort. El coche no es ni mucho menos un coche destinado a la conducción más ágil, pero se comporta de forma excelente para ser un coche tan grande y con un peso de 1.825 kilos en vacío. No obstante, tiende a ‘balancear’ en algunas curvas rápidas, otorgándole un plus de confort pero un aspecto negativo en la deportividad. Por ello, a veces tengo sensaciones contradictorias. ¿Es este un coche deportivo? El comportamiento del motor me dice que sí, aunque puede resultar muy noble dependiendo de los modos de conducción. Imagino que el 650i será otro cantar. No obstante la suspensión me dice que también, pero con matices.

La habitabilidad, la baja posición y la presencia del coche me dicen que sí, que es un coche deportivo, pero su concepto de 4 puertas me dicen que no. En un cómputo general es un coche con dotes de deportividad para quienes no quieren renunciar al confort, y por tanto el BMW Serie 6 Gran Coupé es una berlina equilibrada entre el confort y la deportividad con una presencia lujosa y no apta para quienes no saben apreciar un buen coche.

Conclusión

¿Qué es un BMW Serie 6 Gran Coupé? Pues sin duda un coche de lujo, para aquellos que un Serie 7 no les provoca y un Serie 5 ‘se les queda corto’. Es una mezcla entre lujo, deportividad y comodidad, pudiendo tener un poco de cada aspecto pero sin despuntar en ninguno salvo en el de coche lujoso. Su precio le sitúa en una posición de desventaja frente a sus competidores si hablamos del modelo de acceso, aunque el BMW Serie 6 tiene un motor más potente y esto forma parte de las grandes diferencias. Además, este automóvil tiene un toque de exclusividad ya que es reciente en la familia de la Serie 6.

Su equipamiento opcional es sin duda uno de sus fuertes, aunque a la hora de la verdad hay dos que para mí son más prioritarios: el control de crucero activo con Stop&Go y el Head-Up Display. Si además uno quiere un toque de distinción aun mayor, mi recomendación es que opte por la combinación de colores que tiene nuestra unidad de pruebas. El color Frozen Bronze es tan bonito como delicado pero con los tratamientos adecuados seguirá siendo tan imponente como el primer día durante el resto de la vida del automóvil.

Si tuviera que decantarme por un coche cercano a los 100.000 euros, probablemente el BMW Serie 6 Gran Coupé estaría entre mi lista de seleccionados puesto que me ha convencido desde el primer instante y me ha enamorado un poco más cada día. Una cosa a tener en cuenta: no es un coche que pase desapercibido y que la gente pare a preguntar por el coche es una virtud de este automóvil tan peculiar, lujoso y de primera clase.

A destacar:

- Motor deportivo, dócil y lineal

- Ajuste y uso de materiales

- Comportamiento en carretera

A mejorar

- Precio elevado frente a sus competidores

- Visibilidad en la luneta trasera

- Cambio más notable de la suspensión entre modos

Ficha técnica

Características técnicas

Los datos pueden variar dependiendo del equipamiento opcional del vehículo de pruebas. Datos técnicos extraidos de la web oficial de BMW. www.bmw.es

Noticias relacionadas

BMW Serie 6 Gran Coupé 640i. No hay más que uno
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto