Motor.es

Comparativa Hyundai Tucson vs Citroën C5 Aircross, referencias en comodidad (con vídeo)

El Citroën C5 Aircross y el Hyundai Tucson son dos de los SUV más populares del mercado por su buena relación precio/producto, la destacada habitabilidad interior y el magnífico confort de marcha que ofrecen. ¿Cuál es el mejor?

Comparativa Hyundai Tucson vs Citroën C5 Aircross, referencias en comodidad (con vídeo)
Tucson y C5 Aircross, cara a cara

22 min. lectura

Publicado: 04/05/2023 10:00

Tucson y C5 Aircross, cara a cara

En esta ocasión hemos juntado al Hyundai Tucson y al Citroën C5 Aircross, dos todocaminos compactos generalistas que posiblemente sean los mejores en cuanto a comodidad. Pero ojo, porque también tienen otras virtudes y algunas diferencias a tener en cuenta.

La longitud de estos dos coches es exactamente la misma con 4.500 mm de largo. También tienen prácticamente la misma anchura y la diferencia más apreciable en sus dimensiones exteriores es que el francés es 4,5 cm más alto. Los dos coches tienen un atractivo exterior a pesar de que lucen estilos completamente diferentes.

Dos SUV muy versátiles que priorizan su vertiente familiar

El Citroën C5 Aircross presume de formas redondeadas, tiene un toque más elegante y resulta en general más convencional y conservador. Por su parte, el Hyundai Tucson tiene un aspecto más impactante. Se ve mucho más imponente y vanguardista por sus marcadas formas geométricas.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

Son enfoques muy diferentes y sin embargo me ha parecido curioso que el rasgo de diseño más característico de cada uno de estos dos modelos sigue la misma filosofía: tratan de esconder los faros delanteros dentro de la parrilla. Una propuesta que les dota de mucha personalidad en la mirada.

Los dos modelos se fabrican en Europa: la producción del C5 Aircross se realiza en Rennes (Francia) y la del Tucson en Novosice (República Checa)

En el francés las molduras dobles que recorren la parrilla frontal tienen una continuidad visual con las luces diurnas. Para conseguir ese efecto, esas molduras tienen un detalle cromado que les hace verse brillantes, las luces diurnas tienen un efecto tridimensional y los faros se han oscurecido para que se mimeticen con la parrilla en color negro.

El coreano propone una idea similar con un recurso diferente, Hyundai lo llama luces paramétricas. Las luces diurnas están completamente camufladas en el entramado triangular de la parrilla, mientras que los faros principales en sitúan en los extremos y casi pasan desapercibidos. El efecto es muy original.

DimensionesCitroën C5 AircrossHyundai Tucson
Longitud4.500 mm4.500 mm
Anchura1.859 mm1.865 mm
Altura1.695 mm1.650 mm

Habitabilidad interior del Tucson y el C5 Aircross

El Hyundai Tucson ha sido el coche más vendido en España del año 2022, algo que tiene un mérito enorme. Es fácil entender por qué ha conquistado a tanta gente ya que primero captura por el impactante diseño exterior y termina de convencer cuando te subes dentro. No es un coche que se vea lujoso pero sí que se nota que está muy bien hecho. Su diseño plagado de líneas rectas transmite una sensación de modernidad y amplitud.

Hay dos cosas que no me convencen en el habitáculo del coreano. La primera es que hay demasiadas zonas en plástico negro piano, un material poco agradecido porque se ensucia con facilidad. La segunda es el sistema de climatización que está compuesto únicamente por botones táctiles, en una superficie totalmente plana, que obligan a desviar la vista de la conducción para saber qué es lo que estás pulsando.

En el C5 Aircross todo se maneja de forma intuitiva y fácil
La calidad interior del Tucson es elevada

Comenté al principio que estos dos coches que estamos comparando hoy destacan por la comodidad que son capaces de ofrecer y, por supuesto, un elemento clave para ello son los asientos. Los del Tucson son fantásticos porque son muy mullidos, son grandes, se ajustan bien al cuerpo y además pueden tener calefacción y ventilación. Buen trabajo de Hyundai aquí.

La marca coreana propone un cuadro de instrumentos completamente digital con una pantalla de 10,25 pulgadas que ofrece una buena calidad de imagen y algunas opciones de configuración. Un detalle vistoso es que las esferas de su diseño también pueden mostrar la imagen de las cámaras laterales para facilitar la visibilidad al cambiar de carril.

El sistema multimedia emplea una pantalla táctil del mismo tamaño de 10,25 pulgadas y tiene un navegador conectado a la nube, aunque a veces con esa conexión es un poquito lento calculando las rutas. Incorpora Apple CarPlay y Android Auto y, por cierto, también hay una base de carga inalámbrica para smartphones.

Subido a bordo del Citröen C5 Aircross se percibe una calidad general correcta, pero un punto por detrás de la del Tucson. Se aprecian menos zonas mullidas y el tacto de algunos botones podría ser mejor. El diseño es más convencional, sí, pero posiblemente no se haya buscado impactar visualmente centrándose en resultar práctico.

Citroën propone una amplia variedad de formas de visualización de la información en el cuadro de instrumentos
El Tucson prescinde de la típica visera sobre la instrumentación digital para dar más sensación de amplitud

La marca francesa ha apostado por una combinación de botones físicos y táctiles, estos últimos bastante bien ubicados porque quedan a la vista. Sin embargo, ha integrado la climatización dentro del sistema multimedia así que al final tenemos el mismo problema con el Tucson, que si estás conduciendo tienes distraerte de la conducción para cambiar los ajustes.

Como comentaba con el Hyundai, los asientos son un componente importante a la hora de proporcionar una gran comodidad y es uno de los elementos de los que más presume Citröen en todos sus coches. Y lo hace con razón porque, como ocurre en el coreano, son muy confortables y tienen un mullido muy notable. La marca gala los denomina asientos Advanced Comfort, un nombre muy descriptivo.

Su diseño es menos envolvente así que en las curvas sujetan menos el cuerpo pero son muy bonitos y además la tapicería puede tener un toque de color que siempre se agradece. Los asientos delanteros del C5 Aircross pueden estar calefactados y, a diferencia del Tucson, no pueden tener ventilación pero sí una función de masaje.

El sistema de infoentretenimiento de Citroën es muy completo a pesar de que el interfaz no se ve demasiado moderno
La pantalla multimedia de Hyundai queda en una posición más baja para integrarse totalmente en el salpicadero

El francés propone una instrumentación digital con pantalla de 12 pulgadas, más grande que la de su rival. La calidad de imagen es simplemente correcta pero las diferentes formas de visualización resultan muy informativas y son fáciles de leer.

Por su parte, el sistema multimedia lleva una pantalla táctil de 10 pulgadas. Es muy completo pero la estructura de menús puede ser un poco más liosa que la del Tucson y el navegador tiene unos gráficos poco atractivos. Al igual que su rival, la conectividad no se ha olvidado y también cuenta con servicios conectados, es compatible con Apple CarPlay y Android Auto y brinda una base de carga por inducción para el teléfono móvil.

Son dos SUV de corte familiar así que las plazas traseras son relevantes y en el Citroën C5 Aircross se observa una segunda fila de asientos bastante espaciosa. Con respecto al Tucson hay un poco menos de espacio para las piernas y para la cabeza pero se nota una mayor anchura. Hay salidas de ventilación específicas en esta zona, una toma USB y bolsillos tras los respaldos, pero no encontraremos el típico reposabrazos abatible.

Los asientos delanteros del francés pueden estar calefactados y disfrutar de una función de masaje
Dependiendo de la versión, las plazas delanteras del coreano incluyen calefacción y ventilación

Esa ausencia se debe a que este modelo tiene una característica muy poco frecuente entre los todocaminos de este tamaño: tiene tres asientos independientes. La plaza central es perfectamente usable porque tiene el mismo tamaño que las de los extremos, es cómoda y no hay un túnel de transmisión que estorbe para poner los pies. Es posiblemente el mejor coche de este segmento para que tres adultos viajes detrás.

Estas plazas traseras están muy bien pensadas en cuanto a modularidad porque además se puede regular la inclinación del respaldo posterior y cuenta con una banqueta trasera deslizante en 15 centímetros para jugar con el espacio. Esa regulación longitudinal se puede hacer de manera independiente en cada uno de los tres asientos.

En las plazas traseras del todocamino de Hyundai sorprende el espacio para las piernas, es enorme. Hay otras diferencias importantes como que además de las salidas de aire es posible ajustar la temperatura porque el climatizador puede ser de tres zonas, las ventanillas pueden incorporar cortinillas enrollables y los asientos de los extremos pueden estar calefactados.

El C5 Aircross es el más adecuado para que tres adultos viajen detrás
Los asientos traseros del Tucson son muy espaciosos y están bien equipados aunque la plaza central es para un uso esporádico

Al igual que en Citroën el respaldo de los asientos traseros se puede ajustar en inclinación, hay bolsillos tras los respaldos delanteros y en lugar de una toma USB el Tucson ofrece dos. La configuración de asientos del coreano es más tradicional, con dos asientos confortables en los extremos y una plaza central pensada para un uso ocasional. Es más incómoda, esconde un reposabrazos abatible y el túnel de transmisión es más invasivo.

Con tanto espacio longitudinal se hubiera agradecido que tuviese una banqueta deslizante pero no se ofrece esa posibilidad ni siquiera en opción. Sin embargo, Hyundai plantea una característica poco frecuente que es poder mover el asiento delantero derecho desde la parte trasera mediante unos botones, así se puede ganar aún más espacio. ¿Y qué hay de la capacidad de carga?

Capacidad de carga del Tucson y el C5 Aircross

El maletero del Hyundai Tucson es grande llegando hasta los 620 litros de capacidad. Hay que tener en cuenta que la capacidad de carga varía según la versión mecánica porque debajo del suelo de carga quizá haya que dar cabida a una batería o un depósito de Adblue, dependiendo del motor escogido.

Bajo la base del maletero hay un compartimento que siempre resulta útil para distribuir la carga y el respaldo de las plazas traseras se puede abatir en una proporción 40:20:40 con unos tiradores integrados en el interior del maletero para llegar hasta los 1.799 litros en el mejor de los casos.

MaleteroCitroën C5 AircrossHyundai Tucson
Gasolina580 / 720 litros620 litros
Gasolina MHEV-577 litros
Diésel580 / 720 litros598 litros
Diésel MHEV-546 litros
Híbrido-616 litros
PHEV460 / 600 litros558 litros

En cuanto al espacio de carga del Citroën C5 Aircross también brinda un compartimento inferior y el volumen total es casi tan generoso como el de su rival, en este caso cifrándose en 580 litros. Pero ojo, eso es con los asientos en su posición más retrasada y recordemos que en este coche la banqueta se puede deslizar hacia adelante. Sacrificando espacio para los pasajeros a cambio de un maletero mayor se alcanzan unos impresionantes 720 litros de capacidad.

Las versiones híbridas enchufables tienen menos espacio, quedándose en 460 litros de carga que pueden llegar hasta los 600 litros si los asientos traseros están completamente adelantados. No solo se puede recurrir a desplazar la segunda fila porque, lógicamente, también se pueden abatir los respaldos de los tres asientos individualmente aunque en este modelo no hay tiradores en el interior del maletero. Con los asientos bajados se obtienen hasta 1.630 litros de capacidad.

El SUV galo puede ganar capacidad de carga gracias a la banqueta trasera deslizante longitudinalmente
EL maletero del modelo asiático es muy capaz y la boca de acceso es grande para facilitar la carga y descarga

Motores disponibles del C5 Aircross y el Tucson

Pasemos al plano dinámico. La gama de motores del C5 Aircross es bastante escueta. Hay un motor de gasolina y otro diésel, ambos con la misma potencia y ambos con etiqueta medioambiental C puesto que no tienen ningún tipo de electrificación. Además hay dos versiones híbridas enchufables, lógicamente con distintivo Cero.

El Hyundai Tucson, por su parte, tiene un poco de todo. Hay un motor de gasolina y otro diésel con etiqueta C, pero además añade versiones gasolina y diésel con sistema MHEV de 48 V que llevan la pegatina Eco. También cuenta con un híbrido no enchufable que es algo que no propone su rival y el tope de gama es un híbrido enchufable de 265 CV. Hay bastante donde elegir.

El SUV de los chevrones renuncia a las motorizaciones mild hybrid

También debo mencionar que el Tucson tiene algunas versiones con tracción a las cuatro ruedas mientras que el C5 Aircross siempre está asociado a un sistema de tracción delantera. Por tanto, si se va a circular con frecuencia por vías no asfaltadas o con nieve el coreano es una mejor opción.

De todas maneras Citröen se guarda un truco y es que tiene la posibilidad de montar el Grip Control, un sistema que mejora la motricidad de las ruedas delanteras. Dependiendo del terreno cambia la gestión del arranque, de las frenadas y la transferencia de par a las ruedas para optimizar la tracción. No va también como un sistema 4x4 pero puede sacarnos de algún apuro.

MotoresCitroën C5 AircrossHyundai Tucson
Gasolina130 CV150 CV
Gasolina MHEV-150 y 180 CV
Diésel130 CV115 CV
Diésel MHEV-136 CV
Híbrido-230 CV
PHEV180 y 225 CV265 CV

Estos dos coches son la referencia en comodidad dentro de este segmento y el Citröen C5 Aircross es sobresaliente en cuanto a confort de marcha. La insonorización de la cabina es muy buena, un poco mejor que la del Tucson, y el tarado de las suspensiones es muy blando. Las oscilaciones de la carrocería son muy evidentes así que no es un coche especialmente ágil pero filtra todos los baches estupendamente.

Esa configuración provoca que no sea un coche que invite a hacer una conducción alegre. No es porque las prestaciones no sean suficientes sino porque se disfruta mucho haciendo una conducción relajada. Un buen SUV para hacer viajes largos sin cansarse.

Dependiendo de las versiones en estos dos modelos se puede tener un cambio manual o automático. Los automáticos recurren a sistemas distintos, porque Hyundai apuesta por una caja de doble embrague (7DCT) y Citroën por un convertidor de par (EAT8). En ambos modelos es recomendable elegir la transmisión automática por su agrado de uso.

La diminuta palanca de cambios del C5 Aircross
El Tucson recurre a grandes botones para seleccionar la posición de la transmisión

En el Tucson esa transmisión automática se maneja mediante unos pulsadores en lugar de una tradicional palanca –en el C5 Aircross esa palanca es muy pequeña, pero está-. Este tipo de selectores por botón suelen ser un poco tediosos de manejar pero hay que reconocer que en este caso está muy bien planteado porque los botones son grandes, se identifican con facilidad y funcionan con rapidez.

El Hyundai Tucson ofrece una propuesta dinámica más versátil. Es cómodo cuando se hace una conducción tranquila pero también se mueve con cierta soltura en zonas de curvas. En los giros es más neutro y en recta es muy aplomado. Es un coche que puede encajar muy bien en cualquier tipo de conductor y quizá ésa sea una de las claves de su éxito en ventas, estará en las quinielas de todo el que busque un coche del segmento C-SUV.

¿Qué motores son los más interesantes de estos dos modelos? Si tenéis la opción de enchufar el vehículo en casa los PHEV son una gran elección. Si no hay un punto de carga en el domicilio, en el galo la recomendación clara es el motor diésel, es decir, el C5 Aircross BlueHDI 130 porque tiene un buen rendimiento y además gasta muy poco. En el asiático el Tucson HEV es un gran acierto porque tiene un funcionamiento suave. Es muy silencioso a velocidades medias y bajas, tiene una gran respuesta y el consumo es bastante moderado.

El Hyundai Tucson ha sido el líder de ventas en España en 2022

En esta comparativa la victoria es para el Hyundai Tucson por ser más equilibrado en general. ¿Cuál te quedarías tú? Para ayudarte a elegir, ten en cuenta que los precios de partida oficiales del Citröen C5 Aircross arrancan desde 27.645 euros y el Hyundai Tucson se ofrece por 30.325 euros, pero si se aplican los descuentos actuales que ofrece cada marca las cosas se igualan mucho.

Opiniones del Experto
Pixel