¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa Toyota Yaris Cross vs Hyundai KONA Hybrid (Con vídeo)

    Comparativa Toyota Yaris Cross vs Hyundai KONA Hybrid (Con vídeo)
    25
    Javier Gómara
    Javier Gómara15 min. lectura

    Los SUV utilitarios han ganado muchos adeptos en los últimos años. Sus ventajas son numerosas. La etiqueta ECO es un poderoso factor de compra, así que comparamos a dos importantes modelos de la categoría: Toyota Yaris Cross vs Hyundai KONA Hybrid.

    Los B-SUV con etiqueta ECO tienen muchos atractivos para los clientes: precio razonable, tamaño razonable, comportamiento razonable y la ventajosa pegatina. Toyota siempre ha dominado la categoría con puño de hierro gracias al C-HR. Pero si eso no fuese suficiente losa para sus rivales los japoneses lanzan ahora el Toyota Yaris Cross. Entre sus muchos rivales está el polivalente Hyundai KONA Hybrid. Dos pesos ligero que sometemos a una de nuestras habituales comparativas.

    Comparamos a los B-SUV con etiqueta híbridos más vendidos del mercado

    El hecho es que Toyota supo ver antes que nadie por dónde iban los tiros del mercado. Sus híbridos son a día de hoy referencia, pero en los últimos años han salido rivales tan interesantes como el KONA. El coreano se ha establecido como uno de los B-SUV más atractivos por lo mucho que ofrece en un rango de precios bastante contenido. Pero por si no tuviese suficiente con enfrentarse al Toyota C-HR, el KONA tiene ahora delante a otro modelo que huele a superventas; el Yaris Cross. Con apenas tres meses en el mercado ya vende más que el coreano.

    Que un coche se venda más que otro no quiere decir que sea mejor, pero a nivel estético sí que hay claras diferencias. A pesar de que el Yaris Cross toma parte de su hombre del utilitario, poco o nada se parece a este. Hay que reconocer que el formato es atractivo. Líneas marcadas y formas redondas para un coche donde nada llama la atención, mientras que es el conjunto entero el que lo hace.

    Cada uno con su estilo particular, pero los dos ofreciendo el mismo enfoque

    Algo parecido pasa con el KONA. En este caso el diseño es más llamativo ya que Hyundai opta por soluciones atípicas hechas para llamar más la atención. Plásticos decorativos, formas poco convencionales… A fin de cuentas, los coreanos han buscado un diseño más atrevido para salirse de la norma, no repetir las mismas fórmulas que de una u otra manera repiten las marcas. ¿Mejor o peor? Cada uno que opine lo que quiera, que en cuestión de gustos no hay nada escrito.

    El diseño es el principal factor de compra. Si entra por los ojos poco importa el resto. Aunque no me decante abiertamente por uno por sus formas exteriores, sí prefiero la presentación interior del KONA. Más atractiva y moderna que la de su rival japonés. La digitalización es más generosa y en cuanto a calidad también se podría decir que es ligeramente mejor, aunque la verdad es que ninguno destaca mucho en ese aspecto. Son muy B-SUV.

    A día de hoy la tecnología ya no escapa ni en los sectores más pequeños. Uno de los grandes atractivos de la nueva generación de B-SUV es su amplia oferta de equipamiento. En el caso de esta comparativa, Toyota nos propone cinco líneas de equipamiento con un acabado base que incluye elementos como las llantas de 17 pulgadas, acceso y arranque sin llave, cámara trasera de aparcamiento, sistema multimedia con panel táctil de 8 pulgadas, climatizador automático y un pequeño equipo de seguridad y asistentes a la conducción, entre otras cosas.

    El KONA híbrido se ofrece un poco más equipado en sus tres líneas de acabados. De serie incluye elementos como: llantas de 16 pulgadas, climatizador automático, cierre centralizado, cámara de aparcamiento, sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas, instrumentación digital con pantalla de 10,25 pulgadas y un más completo equipo de asistentes a la conducción. A máxima capacidad ambos puedes lucir elementos tan interesantes como el Head-Up Display, las luces de LED o los servicios de conectividad remota, aunque para eso habrá que rascarse el bolsillo.

    La presentación interior del KONA es bastante mejor, aunque las calidades son similares

    En cuestión de tamaño las cifras dejan claro que los dos son prácticamente calcados, aunque por la mínima el KONA es ligeramente más grande en todas las medidas, también en distancia entre ejes, lo que le va a permitir mostrar un mayor espacio para los ocupantes de las plazas traseras.

    Como ya habrás podido ver apenas son unos pocos centímetros más, pero la habitabilidad trasera está mejor resuelta en el caso del coreano. Con los dos coches configurados para mi forma de conducir, apenas mido 1,75 metros de estatura, se muestra más espacio para las piernas y para la cabeza, aunque los dos están limitados por su anchura. La banqueta trasera es mejor para dos pasajeros adultos, si tiene que ir un tercero más vale que no sea durante distancias cortas.

    Donde sí gana el Yaris Cross es en espacio de maletero. Aunque sea más pequeño que el KONA sabe sacar más litros de un baúl bastante grande. 397 litros de capacidad mínima frente a los 374 del coreano. Ambos permiten jugar con el espacio gracias a una bandeja regulable, a ganchos donde colgar las bolsas e incluso, en el caso del Toyota, disponer de una toma de 12 voltios. Lo que ninguno de los dos ofrece, ni siquiera como opción, es un portón de apertura eléctrica.

    Aunque a nivel mecánico los dos sean híbridos convencionales con la etiqueta ECO, cada uno enfoca el reto desde un punto de vista diferente. El Yaris Cross apuesta por un motor de gasolina de tres cilindros atmosférico mientras que el KONA se decanta por un bloque de cuatro cilindros también atmosférico. En ambos casos la potencia se destina al eje delantero, mediante la gestión de un cambio automático de variador continuo en el caso de Toyota y una transmisión de doble embrague y siete marchas en el caso del coreano.

    Al volante del KONA Hybrid y el Yaris Cross

    Resulta curioso que cada marca tenga un punto de vista completamente diferente en cuanto a la hora de afrontar su esquema híbrido. Aunque los dos opten por sistemas diferentes, los dos presentan algunas semejanzas básicas. Su enfoque se dirige principalmente a la ciudad y a los entornos que la rodean. Carreteras de circunvalación y secundarias de media velocidad que permiten explotar al máximo las tecnologías híbridas de alta eficiencia.

    Esa no es la única característica compartida entre el Yaris Cross y el KONA. Los dos se decantan por una conducción tranquila y sin sobresaltos. El dinamismo no va con ellos. Las suspensiones se antojan blandas y con clara tendencia a rebotar, menos en el caso del coreano que luce un eje trasero más seco en su respuesta. Aunque no se puede decir que tenga un tacto más dinámico, se le nota más alegre en su respuesta.

    La gran evolución híbrida de Toyota permite que el Yaris Cross ofrezca mínimos consumos

    El hecho de contar con un motor más grande ya es de por sí significativo. La diferencia de par es considerable, y eso quiere decir que la entrega es más alegre cuando pisamos el acelerador a fondo, a pesar de ello tampoco podemos decir que sea un prodigio de la aceleración, de hecho, a pesar de ofrecer el doble de par, la aceleración de 0 a 100 Km/h es prácticamente idéntica. Contar con una caja de doble embrague y siete marchas también optimiza la respuesta, aunque tiene un claro inconveniente; los consumos.

    Los de Toyota llevan décadas afinando la eficiencia de sus coches híbridos y eso se deja notar. El cambio e-CVT no es mi sistema de transmisión preferido, resulta lento y poco apasionante, pero es ideal para coches híbridos como el Yaris Cross. Principalmente porque logra cifras de consumo realmente ridículas. Los datos oficiales apenas marcan diferencias de medio litro, pero en la vida real llegan a ser algo más. En una conducción absolutamente normal y despreocupada el Yaris Cross oscila entre los 4,8 y los 5,2 litros de media, mientras que el KONA Hybrid sube la balanza hasta los 5,8 litros, más cuando más nos animemos con el gas.

    Las plazas traseras del KONA son más espaciosas y con un mejor acceso

    El inconveniente de los sistemas híbridos de Toyota y Hyundai es que al exigirles grandes esfuerzos la rumorosidad del motor se dispara tan deprisa como las revoluciones. Los esquemas tratan de operar al rango de revoluciones óptimo y eso supone que el ruido sea considerable, lastrando la sensación de confort en ambos casos. Hay que tener en cuenta que semejante actitud sólo se obtiene en momentos muy concretos, pero está ahí y es algo que hay que saber.

    A fin de cuentas, en lo que a conducción y dinámica se refiere no hay un claro vencedor. Personalmente me gusta más la respuesta del KONA Hybrid, aunque reconozco que los consumos son más ajustados en el caso del japonés. El equilibrio de fuerzas es la tónica habitual en cada caso. Asimismo los dos presentan formatos diferenciados para explotar el conjunto híbrido. El Toyota dispone de la habitual posición B en el cambio, más el botón específico EV y diferentes programas de conducción. Dichos programas también están presentes en el coreano, aunque no ofrece un modo EV exclusivo y la retención se puede graduar en varios niveles a través de levas tras el volante.

    El equipamiento del Yaris Cross es generoso, y también más económico

    Con una comparativa tan ajustada y equilibrada el factor precio puede acabar desnivelando la comparativa. Si nos fijamos en los datos aportados por cada fabricante, el más barato de los dos es el Yaris Cross, disponible en un abanico de precios entre los 24.400 y los 31.150 euros, sin ofertas o promociones. El KONA Hybrid, teniendo en cuenta su mayor potencia y sus mayores posibilidades de equipamiento, resulta más caro, ofreciéndose entre los 28.390 y los 33.990 euros, sin ofertas o promociones.

    Conclusiones

    Finalmente, como era de esperar, el factor precio acaba desnivelando una comparativa muy equilibrada. Gracias a su coste menor, el Toyota Yaris Cross se lleva el gato al agua, aunque hay que reconocer que también es mejor en eficiencia y consumo de combustible. El KONA Hybrid es un digno rival que me convence más por su conducción, por su equipamiento y también por la mejor oferta de espacio en las plazas traseras. En este caso no hay una elección mejor que otra, solamente un modelo que puede ajustarse más al bolsillo, algo que, visto lo visto, no es un tema baladí.

    Batalla muy equilibrada. Cualquiera de las dos opciones es acertada, pero una es más barata
    Comparativa Toyota Yaris Cross vs Hyundai KONA Hybrid (Con vídeo)