¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Comparativa Volkswagen Caddy vs Mercedes Citan, las dos opciones alemanas (Con vídeo)

Comparativa Volkswagen Caddy vs Mercedes Citan, las dos opciones alemanas (Con vídeo)
35
Javier Gómara
Javier Gómara11 min. lectura

Los monovolúmenes derivados de industriales es un segmento pujante, sin embargo, tras la huida de Stellantis, dos modelos toman especial protagonismo; Volkswagen Caddy y Mercedes Citan. Comparamos a los dos modelos alemanes, cada uno con un estilo propio y diferente.

Tras la espantada del Grupo Stellantis al popular mercado de los monovolúmenes derivados de industriales, el segmento se queda reducido a unas pocas unidades para aquellos que buscan vehículos tan polivalentes en formato diésel o gasolina. Hoy toca analizar las dos unidades más premium de la categoría, las dos alemanas. Hoy enfrentamos al Volkswagen Caddy con el Mercedes Citan Tourer.

En pocos años el segmento MPV de industriales ha crecido mucho. Ante el aumento de precios en los formatos tradicionales, las furgonetas reconvertidas se han ofrecido como una alternativa muy inteligente, práctica y asequible. Diversas carrocerías, formatos, y tamaños permiten flexibilizar lo profesional con lo familiar. En su contra están los aspectos estéticos y dinámicos, pero incluso en esos campos se están poniendo al día.

Hoy en día cuesta mucho hacer la guerra por tu cuenta. Los fabricantes buscan forjar amistades que abaraten y simplifiquen los costes de producción. Por ese motivo el Citan está desarrollado en estrecha colaboración con el Grupo Renault, donde dicho matrimonio de conveniencia ha generado otros modelos como el Renault Kangoo o el Nissan Townstar. Los tres modelos emplean la misma plataforma, aunque Mercedes ha buscado diferenciarse con un estilo más particular.

Cada vez son más turismos, y sus colores lo dejan bien claro

A pesar de que las formas condicionan el diseño, el Citan cuenta con la imagen típica de la casa. Lo mismo ocurre en el Volkswagen Caddy, que replica las líneas de algunos modelos como el Volkswagen Golf. Cada uno apuesta por un estilo diferente, mejor integrado en el caso del Volkswagen, pero a fin de cuentas lo importante es que ya no resultan tan anodinos como generaciones anteriores donde la parte industrial tomaba casi todo el control del aspecto.

Como ya es habitual en la categoría, se ofrecen diferentes tamaños de carrocerías. Versiones largas y versiones cortas que permiten a los clientes buscar la solución que mejor se adapte a sus necesidades, aunque por el momento Mercedes solo oferta el formato más pequeño dado el reciente lanzamiento de la nueva generación del Mercedes Citan.

A pesar de eso hablamos de medidas muy similares en ambos modelos, siendo el Volkswagen ligeramente más grande en sus dimensiones. Apenas centímetros diferencian el uno del otro, tanto en tamaño como en capacidad de carga, donde ambos maleteros se muestran enormes a los ojos de cualquier comprador. La diferencia más notable es que mientras que Volkswagen permite hasta siete plazas en cualquier carrocería, el Citan corto solo se ofrece con cinco plazas, reservando las dos adicionales para el tamaño superior.

Como era de esperar, la poca diferencia en tamaño no se traduce en un claro ganador en habitabilidad. Gracias a las puertas correderas laterales el acceso es cómodo, y las plazas son muy generosas en sus cotas, incluso tres adultos podrán viajar cómodamente sentados en la segunda fila, aunque las plazas del Citan ofrecen alguna que otra comodidad añadida como las ventanillas o los asideros. Al igual que en cualquier turismo podemos jugar con el espacio en función de las necesidades, abatiendo asientos en una proporción 60:40. Lo peor del Caddy es que el sistema de plegado no permite un suelo completamente plano, y nos obliga a retirar todos los asientos del coche si queremos dejar el espacio libre.

Maletero para todo lo que puedas necesitar y más. Pena de las dos plazas que faltan en el Citan

Las diferencias principales en el interior se dejan notar en su parte delantera. Los dos emplean plataforma de turismos, la MQB en el caso del Caddy y la CMF-C en el caso del Citan. Eso quiere decir que se puede contar con mucha tecnología, aunque la forma en la que se presenta es bien diferente. En el caso del Volkswagen llama la atención las similitudes con un compacto, instrumentación digital, sistema multimedia de última generación y muchos elementos táctiles, el Mercedes se deja caer en manos de lo industrial con una apariencia más clásica y un infotainment antiguo.

En calidades no hay un claro ganador, mostrando ambos vehículos pocos detalles de calidad y un amplio uso de plásticos duros. Sí hay ganador en el apartado del equipamiento, y está claro que ese es el Caddy, aunque ambos modelos se presentan bastante pelados en sus acabados de acceso. Eso sí, en el caso del Volkswagen las posibilidades de equipamiento son mucho mayores, algo que se dejará notar en el precio de venta.

Algo similar pasa con la parte mecánica. El Caddy dispone de una gama más amplia y variada. Unidades diésel y gasolina con sistemas de tracción delantera o total y cajas de cambio manuales o automáticas. Por el momento, el Citan lo apuesta todo a la combustión con tracción delantera. Motores diésel o gasolina de poca potencia y elevado par que siempre se unen a cajas de cambio manuales de seis velocidades.

En el futuro ambas unidades nos ofrecerán interesantes versiones eléctricas, siguiendo así los pasos de Stellantis con sus correspondientes modelos. La única en anunciar sus prestaciones es el Mercedes eCitan con batería de 44 kWh, 102 caballos de potencia, 245 Nm de par motor y una autonomía en ciclo WLTP de hasta 285 kilómetros. Es de suponer que Volkswagen presentará datos similares, extrayendo el conocimiento de su flamante familia eléctrica ID.

El equipamiento del Caddy es muy superior, aunque no se paga barato

Al volante

Resulta muy llamativo cómo han evolucionado los industriales en su conducción. El hecho de contar con plataforma y sistemas de suspensión típicos de turismo ha reducido las capacidades de carga, pero ha provocado una clara mejoría en tacto de conducción. Resultan cómodas, suaves y de agradable comportamiento. En Motor.es hemos probado turismos peores a estas dos furgonetas reconvertidas en monovolúmenes.

El Caddy ofrece un tacto más típico de turismo con un tarado de suspensiones algo más firme y una respuesta más natural. El hecho de contar con cajas de cambio automáticas y versiones 4x4 le da ventaja ante ciertos escenarios, aunque también va a incrementar el precio de forma excesiva teniendo en cuenta el cliente habitual de este tipo de vehículos.

Sorprendente tacto de conducción. Al volante transmiten unas excelentes sensaciones

Del Citan me ha llamado la atención el refinamiento de su motor y el tacto general. Es muy suave, y aunque la unidad de pruebas monta el motor diésel de 95 caballos, la verdad es que rinde de forma excelente gracias a una caja manual de seis velocidades muy bien aprovechada. Ni siquiera a altas velocidades se arruina el confort interior, porque la rumorosidad se mantiene en niveles aceptables y al igual que la estabilidad.

A excepción de las variantes eléctricas, ni Volkswagen ni Mercedes ofrecen alternativas ECO. Las potencias tampoco resultan excesivas, pero no supone ningún drama porque no son vehículos que se entreguen a las prestaciones absolutas. Ambas unidades son capaces de mantener ritmos normales incluso en las variantes de acceso, y son capaces de hacerlo con un consumo muy contenido, entre 5 y 7 litros de media a los 100 kilómetros, algo más si los recorridos son plenamente urbanos.

Las plazas traseras del Caddy podrían estar mejor planteadas. No tienen ventanillas

Habiendo quedado claro que la movilidad de los industriales convertidos a monovolúmenes ha ganado mucho en los últimos años, solo queda hablar del coste de cada una de ellas. En este punto hay que decir que el Mercedes Citan resulta más económica, mucho más económica, ofreciéndose en un abanico de precios que va desde los 24.876 a los 26.991 euros, IVA incluido. Por su parte, el Caddy resulta más costoso en toda la gama, encontrándose en los concesionarios con precios que oscilan entre los 28.400 y los 41.045 euros, IVA incluido.

Conclusiones

El Caddy y el Citan no pueden ser más iguales y a la vez más distintos. Ambos se disputarán gran parte de las ventas de la categoría, y resulta curioso como cada uno apuesta por un toque particular. Mientras que Volkswagen opta por un punto de vista más familiar, estético y tecnológico a base de elevar el precio final, Mercedes opta por un formato más inclinado a lo tradicional con un interesante precio de venta.

Tan iguales y a la vez tan diferentes. La versatilidad es su seña de identidad
Comparativa Volkswagen Caddy vs Mercedes Citan, las dos opciones alemanas (Con vídeo)