¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Contacto Range Rover 2022, exquisito en todas sus facetas

    Contacto Range Rover 2022, exquisito en todas sus facetas
    19
    Oscar Magro
    Oscar Magro15 min. lectura

    Tras cinco décadas de vida el Range Rover alcanza su quinta generación convertido en un espectacular SUV que puede impresionar tanto en carretera como fuera del asfalto. Lo hemos conocido durante su presentación estática en España para analizar qué es capaz de ofrecer.

    La quinta generación del Range Rover llega al mercado español para situarse en la cúspide de los SUV por diseño, tecnología, confort y capacidades offroad. En 1970 este modelo fue el primer todoterreno de lujo y se convirtió en el buque insignia de Land Rover y no es de extrañar que el fabricante inglés haya puesto todo su empeño y sabiduría en tratar de hacer uno de los mejores SUV del mundo. Durante su presentación a la prensa hemos tenido oportunidad de tener un primer contacto en estático con el modelo.

    El frontal no cambia demasiado respecto al modelo anterior

    El diseño exterior no ha tratado de romper con lo establecido sino mostrar una evolución del modelo anterior, ahora con una imagen más limpia, moderna e imponente sobre la nueva plataforma MLA-Flex. El frontal recuerda mucho al modelo precedente pero ahora luce más estilizado y elegante.

    El principal rasgo son los faros Full Led que presumen de un haz de luz con un alcance de hasta 500 metros. Estas luces no sólo son adaptativas teniendo en cuenta el giro de la dirección sino que cuentan con la inédita tecnología Predictive Dynamic Bending Light que adaptan la iluminación según los datos de navegación.

    La manilla de las puertas están integradas en la carrocería, un rasgo no sólo de estilo sino también beneficioso desde el punto de vista aerodinámica. Cada una de las cuatro puertas laterales tiene un sistema de apertura eléctrica que facilita el acceso. Las opciones de personalizaciones son casi interminables, con un amplio catálogo de pinturas exteriores, llantas de aleación de hasta 23 pulgadas y pack de individualización.

    La parte trasera del SUV se define por el minimalismo. Los pilotos traseros se han reducido a la mínima expresión colocados de manera vertical como finísimas ópticas en los extremos del vehículo que pasan desapercibidas cuando están apagados. Como único detalle sobresaliente, una moldura negra los une y sobre ella se dispone el nombre del modelo para que no pase desapercibido para nadie.

    La parte trasera rebosa personalidad

    Dos tamaños exteriores y tres configuraciones interiores

    Está disponible con dos longitudes de carrocería, según sea batalla normal o larga, con 5,05 m y 5,25 m de largo respectivamente. El resto de dimensiones también son voluminosas, con una anchura de 2,05 m y una altura de 1,87 m. A pesar de su tamaño, la resistencia aerodinámica es de apenas 0,30, un dato formidable. Sus principales rivales son el BMW X7, el Mercedes GLS, el Maserati Levante e incluso el Bentley Bentayga.

    Hace unos años que Land Rover tuvo que tomar una decisión sobre el camino a seguir: definirse como un modelo puramente offroad o ser un modelo de lujo. Aunque está claro que sus capacidades fuera del asfalto siguen siendo soberbias (que aún no hemos podido comprobar en esta nueva generación), es evidente que el fabricante británico ha tomado la decisión de apostarlo todo por el lujo.

    Una decisión que quizá desencante a los aficionados más tradicionales de la marca pero que tiene sentido ya que los vehículos offroad cada vez suponen un nicho más pequeño. Un ejemplo evidente lo hemos visto en el nuevo Land Rover Defender, con un planteamiento menos extremo y que se aproxima más al de un SUV. Este Range Rover sigue esa filosofía como queda reflejado al abrir sus puertas y acceder al interior.

    La calidad de realización interior roza la perfección

    El habitáculo está repleto de materiales nobles que envuelven hasta el más pequeño detalle. Mires donde mires la calidad es excelsa y, como no podía ser de otra manera el nuevo Range Rover 2022 es el modelo más avanzado jamás fabricado por Land Rover. La marca brinda la elección de un interior con cuatro, cinco o siete plazas dependiendo de la configuración escogida.

    Los ocupantes son mimados hasta el extremo. El habitáculo dispone de un cristal laminado con aislamiento acústico y un sistema de cancelación activa del ruido gracias a unos altavoces integrados en los reposacabezas. También se disfruta de un sistema de purificación del aire del habitáculo con filtro PM2.5 y la tecnología nanoe X que neutraliza olores, bacterias y alérgenos.

    La aparente sencillez del minimalista interior deja espacio a la tecnología con numerosas pantallas repartidas por el habitáculo como el cuadro de instrumentos formado por una pantalla curva de 13,7 pulgadas que puede estar asociado a un Head Up Display. Además, el retrovisor interior también puede ser una pantalla digital si se elige el extra del retrovisor Clearsight.

    El sistema de infoentretenimiento es sencillo de utilizar y tiene un gran calidad de imagen

    No menos interesante el sistema multimedia Pivi Pro que emplea una pantalla táctil de 13,1 pulgadas en formato flotante. Está ligeramente curvada pero en la práctica no parece proporcionar ninguna ventaja o inconveniente y el interfaz resulta intuitivo aunque inicialmente la cantidad de opciones disponibles puede abrumar. Cuenta con conectividad con Apple CarPlay y Android Auto, inalámbricos en los dos casos, compatibilidad con Amazon Alexa y actualizaciones de software remotas.

    Bajo la pantalla del sistema de infoentretenimiento se sitúa el módulo de climatización, acertadamente fuera del entorno multimedia para que su manejo sea fácil e intuitivo. El climatizador tiene cuatro zonas independientes. Entre las opciones de audio destaca el brutal sistema de sonido Signature Meridian que ofrecen una experiencia envolvente con un conjunto de subwoofer y 34 altavoces con 1.600 W.

    De serie o en opción el equipamiento puede contemplar hasta ocho tomas USB-C, una base de carga inalámbrica de 15 W para smartphones, una nevera de la consola central delantera e incluso unos recomendables estribos retráctiles que permiten entrar y salir fácilmente del vehículo.

    La nevera en la consola central es uno de los numerosos extras disponibles

    Entre los extras se pueden disfrutar de asientos delanteros calefactables y refrigerados con ajuste eléctrico de 24 movimientos y función de masaje. En las plazas traseras también hay una atmósfera suprema y comodidades como un sistema multimedia trasero compuesto por dos pantallas de 11,4 pulgadas donde se pueden conectar dispositivos a través de HDMI.

    Si se equipan las butacas traseras Executive Class o Executive Class Comfort-Plus se integra una pantalla táctil de 8 pulgadas en el reposabrazos posterior para manejar funciones de confort, climatización y el sistema multimedia trasero. Los asientos se pueden inclinar 4 grados y reclinar hasta 12 grados, cuentan con regulaciones eléctricas y posición de memoria, función de masaje y reposapiés, nada que envidiar a las grandes berlinas de súper lujo.

    El nuevo Range Rover, junto con el Discovery, son los modelos de Land Rover que ofrecen siete plazas reales. El Range Rover y el Discovery Sport proponen 5+2 plazas, es decir, dos asientos pequeños adicionales. No es el caso del buque insignia británico que asegura una gran habitabilidad para adultos en la tercera fila, característica que no ha sido posible comprobar porque no había ninguna unidad con esta fila opcional en el evento de presentación.

    Los asientos traseros Executive Class Comfort-Plus proporcionan todo el confort que se puede desear

    La capacidad del maletero del Range Rover se reduce si se equipan los lujosos asientos traseros Executive Class. El umbral de carga queda muy alto aunque la suspensión puede rebajar su altura para facilitar la introducción de objetos pesados simplemente pulsando un botón en el interior del espacio de carga. El espacio de carga está completamente enmoquetado y también presenta unos acabados fabulosos.

    Como ya ocurría en sus predecesores, el portón posterior está dividido en dos partes, ambas con apertura y cierre eléctricos. Una vez abierto, en la parte inferior del portón se pueden colocar dos cojines de piel, una solución denominada Tailgate Event Suite que permite sentarse para disfrutar del paisaje.

    *Mediciones hasta la línea de techo

    En 2024 se convertirá en el primer Land Rover eléctrico

    Este primer contacto en estático con el nuevo Range Rover nos deja con las ganas de comprobar sus habilidades fuera del asfalto. Es de esperar que cumpla con nota gracias al sistema Terrain Response 2 que propone ocho programas todoterreno que adapta la respuesta del motor, la transmisión, los diferenciales y los sistemas de chasis en función de las necesidades.

    La altura libre al suelo es de 219 mm que se puede subir hasta los 295 mm en el ajuste más alto de la suspensión. En la posición superior las cotas todoterreno presentan un ángulo de entrada de 34,7º, un ángulo ventral de 27,7º (25,2º en la versión de batalla larga) y un ángulo de salida de 29,0º. También presume de atributos como la profundidad de vadeo de hasta 900 mm y la inclinación máxima es de 45º.

    El gran maletero del Range Rover se puede completar con múltiples accesorios, por ejemplo algunos destinados a llevar mascotas

    En carretera promete unas cualidades dinámicas sin precedentes con recursos como la dirección activa del eje trasero, cuyas ruedas giran un máximo de 7,3º. Dependiendo de la velocidad (por encima o por debajo de 50 km/h) lo harán en el mismo sentido de las delanteras para ganar agilidad en curva como en el inverso para facilitar maniobras. La dirección a las cuatro ruedas es de serie en toda la gama.

    El modelo inglés también incluye una suspensión neumática con Dynamic Response Pro que proporciona mayor estabilidad y ajusta la altura libre, el sistema Adaptive Dynamics que supervisa el movimiento de la carrocería hasta 500 veces por segundo para ajustar la suspensión según las circunstancias, un sistema de reparto de par en curva (Torque Vectoring) o el diferencial de bloqueo trasero activo electrónico que da una mayor tracción en las curvas y un mayor agarre en conducción todoterreno.

    La oferta mecánica inicial está compuesta por los motores diésel D300 de 300 CV y D350 de 350 CV, ambos compartiendo un bloque de 3,0 litros y seis cilindros que lleva asociado un sistema MHEV de 48 V gracias al cual obtiene la etiqueta Eco. También se propone el P530 como tope de gama ofreciendo motor de gasolina V8 de 4,4 litros y 530 CV. Este propulsor de ocho cilindros con dos turbocompresores es de origen BMW.

    Diseño imponente desde cualquier ángulo

    Todos los motores se conectan a una caja de cambios automática ZF de ocho velocidades con reductora y a un sistema de tracción total Intelligent Driveline Dynamics. A partir del 27 de enero de 2022 la gama se ampliará con la introducción de dos variantes híbridas enchufables. Se trata del P440e de 440 CV y del P510e de 510 CV, que disfrutarán de una fantástica autonomía eléctrica homologada de 100 km por medio de una batería de iones de litio de 38,2 kWh de capacidad bruta (31,8 kWh netos). Ya en 2024 hará su aparición estelar el Range Rover totalmente eléctrico: será el primer vehículo Land Rover 100% eléctrico.

    La obra cumbre de Land Rover es un exquisito SUV cargado de tecnología capaz de competir de tú a tú en confort e imagen con las tradicionales berlinas de súper lujo como el Audi A8, el BMW Serie 7 o el Mercedes Clase S. La nueva generación del Range Rover ya está a la venta en España desde 143.300 euros.

    Contacto Range Rover 2022, exquisito en todas sus facetas