¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Nissan Juke-R. Lo imposible

    47

    Llamada de Eduardo Sánchez (Responsable Com. Nissan Madrid): "Tengo una sorpresa para tí". Lo que parecía una multa de las gordas evolucionó mágica e inesperadamente en un "vas a probar el Juke R". Confirmo mi asistencia, cuelgo el teléfono y miro el calendario: cuenta atrás, se acerca un día grande.

    Comienza el Día R. Sorprendentemente el tiempo estaba siendo generoso con nosotros; el día anterior había diluviado en Madrid. Mientras que no me comuniquen lo contrario, solo iba a tener una oportunidad de probar el Juke R, y sin lugar a dudas iba a conducirlo lloviera o nevara, no iba a dejar pasar esta oportunidad que Nissan Iberia nos había dado.

    Por ahora estaba tranquilo; creo que no era consciente de lo que iba a experimentar. Se acercaba la hora de nuestro encuentro, mi compañero José Armando y yo pasamos bajo al arco de bienvenida. El Pardo estaba en silencio, lo que significa que nuestro pequeño Godzilla no estaba despierto...todavía. En cuanto nos adentramos unos metros, mi compañero me dijo "Mira, ahí está" y, amigos míos, como engañan las fotos.

    Introducción

    Hace un año salieron a la luz una serie de videos en los que se mostraba como desde el boceto inicial el Juke-R era construido paso a paso durante sus 22 semanas de gestación, por el equipo de competición RML. Posteriormente pudimos conocerlo en persona durante el Nissan Live y vimos su debut como Pace Car en las 24Horas de Dubai.

    La expectación creada por el lanzamiento de este concept, gracias al uso de las rede sociales e internet, superó todas las previsiones. A comienzos de 2012, se habían escrito más de 14.000 artículos sobre nuestro protagonista.

    Paralelamente a su debut, se organizó una carrera por la calles de la ciudad (puede verse un film al respecto llamado Desert Nemesis) donde el Juke-R, pilotado por Lucas Ordoñez, se vería las caras contra un Mercedes-Benz SLS AMG, un Lamborghini Gallardo y un Ferrari 458 Italia. En su línea, el encuentro generó tanta expectación que algunos miembros de la alta sociedad de Dubai se encapricharon con el concept tras haberse proclamado vencedor de la carrera. En mayo de este año, Nissan decide fabricar artesanalmente, mediante RML, una edición de tan solo 20 unidades que tendrá un precio aproximado de 500.000€

    Gareth Dunsmore, Director de Marketing del Juke, afirmó: "...pretendía ser un concepto único para fusionar dos de los modelos más innovadores de Nissan. Pero la reacción que tuvimos con el coche en Dubái fue increíble. ¡Hubo incluso gente que hizo ofertas por el original en la calle! Con una reacción tan importante, y con tres pedidos firmes sobre la mesa, decidimos que teníamos que hacer realidad el coche..."


    El exterior del JUKE- R impacta también por su color negro mate gracias a un vinilo 3M. Tiene la longitud (4.135 mm), altura (1.575mm) y distancia entre ejes (2.530 mm) idénticas a las del Juke, pero su carrocería se ha ensanchado casi 20cm, pasando de 1.765 a 1.910 mm, conveniente para dar una mayor estabilidad y para alojar las conocidas llantas de 20".


    El Juke "normal" tiene en su versión más potente un motor 1.6 de 190cv. ¿Cómo encajar ahí un V6 de 3.8L? Bajo el capó encontramos el motor V6 de doble turbo y 3,8 proveniente del GT-R del que solo pueden verse 2 cilindros, el resto está oculto a nuestros ojos. Bajo el chasis, se esconde la transmisión transaxle de seis relaciones del superdepotivo.

    El interior de Godzilla Junior también tiene elementos del GTR, su pantalla LCD, su palanca de cambios y su instrumentación. La icónica consola central del Juke, inspirada en los depósitos de combustible de las motocicletas, se mantiene. Por algún lado tiene que seguir pareciéndose al coche del que deriva. Por último y para no olvidar que estamos ante un coche de competición, el interior está rematado con dos butacas con arneses y cinco puntos de anclaje, así como una jaula de seguridad que cumple con las especificaciones FIA.

    ADN Nissan Juke-R, algunas de sus características más importantes:

    V6 de 3.8 litros biturbo de 485 CV y 580 Nm
    suspensión heredada del GTR
    Caja de cambios transaxle de seis relaciones
    Tracción a las cuatro ruedas
    0 a 100 en tan solo 3,7 segundos
    Velocidad máx de 257 Km/h
    Llantas de 20" en aluminio forjado
    Asientos deportivos OMP
    Chasis reforzado con jaula aseguridad
    Instrumentación del GT-R
    Pintura mate

    Toma de contacto

    Junto a Eduardo Sánchez y al resto del equipo de monitores se encontraba la criatura, les saludé como pude y seducido desvié la mirada. Una esbelta carrocería color mate con unos trazados aunque conocidos, realmente músculos, capturaron toda mi atención. Junto a la criatura, un viejo conocido, un Nissan GTR Track Pack, que estaba muy bien (¡de verdad!), pero... es el momento del Juke con esteroides.

    De nuevo me centro en el Crossover más rápido del mundo. Lo miro detalladamente y por un momento pierdo la noción del tiempo. Creo que me estaban diciendo algo de que tuviera cuidado al acelerar, o que no lo tuviera, o algo así. Estoy delante de un proyecto de ingeniería único, ¡dame unos minutos para que asuma lo que va a pasar a continuación! Me siento un afortunado (GRACIAS).

    El equipo de la organización me explica cómo se desarrollará la actividad y hacen especial hincapié en ciertos hábitos a la ahora conducir el JUKE R. La unidad en la que me voy a montar es uno de los dos únicos prototipos que están probándose en el mundo, tener algún susto durante la conducción está fuera de lugar y ocasionarle un roce al modelo es algo impensable.

    Debemos tener tacto en el acelerador sobre todo al comienzo de las salidas "a fondo", todo ha sido ensamblado artesanalmente y tener una complicación mecánica no entra en nuestros planes, así que teniendo eso en cuenta, me dirijo hacía la puerta del conductor para acomodarme no sin antes saludar a Lucas Ordoñez, piloto oficial de la marca, que no dudó en apuntarse al evento.

    El volante, instrumentación y pantalla multimedia del Nissan GTR me dan la bienvenida. Con cuidado y saltando la jaula antivuelco haciendo algo de contorsionismo, me encajo en los baquets OMP. Cinturón de 5 puntos, envuelven parte en los hombros quedando realmente ajustados, al igual que la espalda al respaldo de la butaca. Hecho en falta un casco con pegatinas de algún patrocinador.

    Reviso que todo está correcto y entonces comienzo a verlo todo con clarividencia, lo entiendo perfectamente. Me doy cuenta de que ese es mi trono, está hecho para mí.

    Presiono el botón de la felicidad y un minúsculo zarandeo de la carrocería junto a un sonido mecánico introduce un zumbido que se escapa por las salidas de escape seguido de un bramido que fluye por el habitáculo ¿Alguien ha despertado a la bestia?. El grupo motriz del GTR 2010 que equipa esta unidad, es decir el V6 biturbo de 485cv, hace que te sientas realmente poderoso. No quiero ni imaginarme la versión definitiva de 550cv.

    El sonido hace vibrar las partículas de aire de una manera que hipnotiza, de repente, me rodea en una atmosfera distinta, embriagadora. La euforia me invade y mi pie derecho se pone nervioso, quiero arrugar la carretera ¿Me sorprenderá?.

    Quito freno de mano, engrano 'D', 'M' (voy a moverlo en modo manual) y salimos poco a poco. A bajo régimen suena más que el Nissan GTR, más adelante descubriré que en altas también. Para que os hagáis una idea, el tacto del Juke R se asemeja más a un deportivo de carreras pura raza que a un vehículo super vitaminado. No parece una adaptación de un coche de calle si no un coche de carreras con todas sus letras.

    Durante los primeros metros siento como las piedrecitas que se desprenden del asfalto golpean la parte baja del vehículo, como nuestra espalda forma parte de la suspensión realmente firme de un recorrido cortísimo, como los baquets OMP nos envuelven con cariño y como mis manos se integran en el volante. Me siento en casa, parece que lo llevo conduciendo toda una vida.

    Aunque la altura es superior en comparación con la del GTR, la postura de conducción es cómoda y transmite confianza al conductor. La dirección super directa e informativa, ideal para circuitos nos entorpecerá a la hora de maniobrar.

    La sensación de aceleración y la capacidad de tracción de este monstruo solo puede comprenderse hasta que comprobamos sus cifras sobre papel. Cuando aceleras con fuerza la transferencia de pesos entre un eje y otro es inexistente, el vehículo va como una auténtica tabla. La capacidad se aceleración del JUKE R desde medio régimen es aterradora, pero el habitáculo no se inclina en absoluto.

    Algo de mínima inercia, despreciable, se nota en la transferencia de pesos transversal en las curvas que tomamos con decisión a un ritmo que a cualquier coche se le antojaría alto. Abro gas con descaro en los interiores de las curvas y como si no fuera con él, no se balancea en absoluto.

    El pedal del acelerador tiene dos funciones, aumentar la tensión en nuestro cuerpo (especialmente el cuello) y liberar el tsunami de potencia que se esconde en el capó. La aceleración así como las sensaciones resulta demoledora y excitante.

    No solo su sonido, en cualquier condición, es mucho más contundente que en el GTR. Todo su concepto lo es, para entendernos hablamos como si el Juke-R fuera un GTR brutalizado sin escrúpulos, a su lado el coupé parece hasta un coche cómodo.

    Así que, ¿quieres uno? Pídelo aquí [email protected]

    Se me hace muy fácil de entender que el JUKE - R se haya llevado a cabo y sobre todo que se venda.¿ Solo 20 unidades? O está programada una producción mayor, o las unidades tiene reserva de dominio.

    No creo que "por sólo" 500.000€ se tenga acceso a una pieza de ingeniería casi única que puede, fácilmente, aumentar su valor dentro de su segmento super exclusivo.

    Muchos otros opinaréis que por ese presupuesto tenéis al alcance muchos otros deportivos: un 458 Italia, 911 Turbo, un mp4-12c o el propio GTR, sin embargo, dentro de este segmento tan elitista, hay un detalle de mucho peso a favor del Juke-R: su exclusividad. Pensadlo por un momento.

    Como en muchas otras cosas, el precio del producto no tiene relación alguna con el coste de los materiales para llevarlo a cabo, SI con cuanto esta dispuesto a pagar el cliente. ¿Acaso el coste de un lienzo y sus pinturas tiene relación con el precio de la obra arte finalizada?

    El problema es que el cliente ha ido a Nissan y casi que le ha suplicado que lo construya y que se lo venda. La cifra es algo simbólico, lo importante es que se está comprando: un producto único en sus características.

    PD: No me he olvidado del GTR, pronto lo veréis por nuestra sección de pruebas.

    Nuestro video

    Tomas del exterior e interior y por supuesto tomas "on board" con el sonido del motor V6 biturbo.

    Esperamos que disfrutéis de nuestro video.

    Nissan Juke-R. Lo imposible
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto