¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba BMW X2 M35i, sorprendente a muchos niveles

18

Aunque sea a base de pequeños destellos, BMW sigue apostando por la deportividad. Pero a día de hoy se exige que todo venga en formato SUV. Y es así como nacen modelos deportivos como el BMW X2 M35i. Mucho cuidado que las apariencias engañan.

El X2 es el último de los crossover de BMW en llegar al mercado. Hace ya un año que fue presentado en el Salón de Ginebra, y desde entonces muchas voces, entre las que me incluyo, han afirmado que es uno de los SUV menos SUV que existen a nivel dinámico. Pero ahora llega lo último de lo último, la versión menos SUV pero sí la más deportiva de todas, el BMW X2 M35i que ya he tenido ocasión de catar.

La mirada agresiva de un deportivo contenida en la forma de un SUV

Vayamos directamente a lo importante, al motor que impulsa este pequeño cohete. Es nada más y nada menos que el cuatro cilindros más potente jamás desarrollado por BMW. Se trata de un bloque transversal de cuatro cilindros y dos litros que entrega 306 caballos de potencia y 450 Nm de par máximo. Son cifras que van acompañadas del sistema de tracción total xDrive y una caja de cambios Steptronic de ocho velocidades de tipo convertidor que permiten que el X2 M35i tenga una aceleración de 0 a 100 Km/h en apenas 4,9 segundos y velocidad punta de 250 Km/h.

Pero no todo es cuestión de poner un motor más potente y llamarlo deportivo, muchas otras cosas han de modificarse para que el coche sea capaz de hacer frente a ese nuevo carácter. Para tal caso los ingenieros de BMW M Performance han incluido refuerzos en el chasis, barras estabilizadoras nuevas, dirección retocada, suspensiones más firmes y un centímetro más bajas y sobre todo un diferencial autoblocante delantero. Por supuesto no podían faltar discos de frenos más grandes, de 18 pulgadas en el eje delantero y 17 en el trasero.

Todo ello es necesario para que el coche no se descontrole, porque créeme cuando te digo que este X2 corre, y corre mucho. De hecho he quedado muy sorprendido y realmente impresionado con el ritmo que puede alcanzar. Si estamos hablando que un BMW X2 ya es uno de los mejore SUV dinámicos que te puedes comprar, la versión M35i explota al máximo esas cualidades, más allá de lo esperado en un principio.

Ojo con este pequeño que es capaz de dejar atrás a muchos deportivos del mercado

El bloque motor lo vamos a empezar a ver en más modelos, más directamente en el BMW Serie 1 que acaba de ser presentado y que ya hemos probado. A fin de cuentas con esta reducción de cilindros BMW consigue reducir unas emisiones que se están convirtiendo en un tema crítico para los fabricantes. Sé que no es el seis cilindros que todos esperábamos, pero para nada estamos hablando de un mal motor, más bien todo lo contrario.

Empuja de forma directa desde muy bajas vueltas, con una respuesta contundente y muy seria que obliga a tratarlo con todo el respeto que se merece. Los 450 Nm de par se encuentran muy temprano, a 1.750 vueltas, y continúan firmes hasta las 4.500 revoluciones. Eso quiere decir que siempre tenemos reacción al pisar el acelerador, y si por algún casual circulamos más bajos de lo normal la respuesta de la caja ZF compensa con una rápida bajada de marchas, las que sean necesarias.

Las ventas de modelos M ha crecido un 20% hasta situarse en más de 100.000 unidades el año pasado en todo el mundo

Y es que el verdadero secreto no está en generar potencia, está en transmitirla de forma eficiente a la carretera. Y de eso se encargan la caja de cambios y el diferencial. De la transmisión poco más se puede decir que no se haya dicho ya. Es una de las mejores cajas de cambios automáticas que hay en el mercado y punto. Es suave y eficiente cuando corresponde y más bruto y agresivo cuando ponemos los modos Sport y Sport +.

Trabaja conjuntamente con el sistema de tracción xDrive y el diferencial autoblocante electrónico que garantiza una entrega de potencia óptima y una trazada limpia, gracias a la frenada selectiva de las ruedas interiores. Este sistema, que trabaja estrechamente con el ESP, ayuda a controlar y regular entrega de par además de mejorar el manejo del coche. El autoblocante nos mantiene en la trazada óptima mediante bloqueos selectivos, y el ESP impide que al dar gas lo hagamos de forma precipitada o incorrecta.

Para garantizar una buena frenada el X2 M35i monta buenos discos, tanto delante como detrás

La verdad es que en un tramo de curvas el X2 M35i es realmente eficaz. Las modificaciones del chasis y el resto de modificaciones se notan claramente, incluida una suspensión que sujeta muy bien al coche en la curva y que en un gran porcentaje es capaz de minimizar las oscilaciones de la carrocería. Todas es imposible que lo haga porque al final el centro de gravedad es más elevado, pero sí de tal manera que la sensación es de estar conduciendo un compacto muy ágil y equilibrado. Y eso es todo un logro.

Aunque no tenga mucho sentido comprarse un coche así, debo reconocer que me ha gustado y sorprendido. Me ha gustado incluso el sonido que sale de los escapes. Es un sonido bastante natural, se nota que está ligeramente modificado, pero no recurre a soluciones falsas como escupir ruidos raros por los altavoces del coche. Desde fuera el sonido es incluso mejor, y diría que suena "más gordo" que sus hermanos BMW X3 y X4 M de los que ya te he hablado. Es la guinda del pastel para un coche deportivo, porque por muy SUV que sea lo primero que debemos llamar a este coche es deportivo.

Fuera de esos entornos de curvas el X2 M35i no es insufriblemente incómodo, más bien todo lo contrario. A pesar del endurecimiento en los componentes mecánicos sigue siendo un SUV práctico para el día a día. Lo más sensible es una suspensión con la que tendremos que ser cuidadosos a la hora de pasar los molestos badenes o importantes baches ya que la respuesta es muy rígida. Pero fuera de eso es silencioso, fácil de aparcar y sencillo de manejar siempre que vayamos en los modos menos deportivos de todos, es decir Eco Pro y Confort.

Obviamente no todo iba a ser idílico o perfecto, así que antes de que vayas al concesionario a reservar uno déjame darte un par de aspectos negativos. Lo primero es el consumo, 8,1 litros por cada 100 kilómetros en ciclo combinado según homologación WLTP. Ya te digo que ese es lo mínimo de lo mínimo, porque si conduces como el coche te pide te vas a ir por encima de los 10 litros con suma facilidad. Así que ahorrador no es.

El sonido de los escapes es muy limpio y natural. Un complemento perfecto

Tampoco es especialmente barato. El precio de salida del BMW X2 M35i es de 58.050 euros para el mercado español. Casi sesenta mil euros por un coche de 4,36 metros me parecen completamente indefendible, en este caso y en cualquier otro. Creo que en cierto modo BMW ha sumado la penalización que tendrá que pagar a partir de enero del año que viene por vender un vehículo con emisiones por encima de 95 gramos de CO2 por kilómetro. O es eso o no sabría decirte de dónde sale esa cantidad de euros.

Todo lo demás es prácticamente igual

El resto del BMW X2 no cambia mucho con respecto a lo que ya conocíamos. Estéticamente hablando presenta las mismas características a las que podemos ver en un modelo con acabado M Sport X. Se trata de una estética que va a medio camino entre lo deportivo y lo campero, y como ya dijimos le sienta bastante bien. Obviamente en este caso ese paquete ha sufrido cambios, pero mínimos. Para resumir, tomas laterales frontales nuevas, faldones de puertas diferentes, y sobre todo un parachoques trasero cambiado para incluir dos salidas de escape de nueve centímetros de diámetro.

Luego por supuesto sumamos emblemas de M, la insignia de la versión que puede quitarse si el cliente así lo desea, molduras exteriores en acabado Cerium Grey, una paleta con seis colores diferentes y juegos de llantas de diseño específico de 19 o 20 pulgadas. Y voilá, todos los cambios estéticos aplicados. Como ya decía no son muchos.

A nivel de interior los cambios son apenas insignificantes

En el interior pasa tres cuartas partes de lo mismo. Echando un vistazo al salpicadero no hay cambios de ningún tipo, ni siquiera un emblema del acabado o algo por el estilo. Mismos materiales, salvo por la integración de Alcántara en algunas superficies, mismos acabados y mismos elementos. Si posamos nuestra vista en los asientos notaremos que tienen un corte más deportivo. De hecho, opcionalmente, podemos montar unos tipo baquet recubiertos de piel merino de alta calidad que enfatizan el ambiente deportivo además de que sujetan muy bien el cuerpo en ese tramo de curvas que todos queremos tomar.

A nivel de equipamiento tampoco hay diferencias. Un X2 M35i puede llegar a disponer de la misma carga de tecnológica que el resto de sus hermanos de gama. Mismos paquetes y mismos gadgets. Son muchos todo sea dicho de paso: Head-Up Display, pantalla de navegador de hasta 10,25 pulgadas, todos los asistentes a la conducción habidos e imaginables, sistema de sonido Harman/Kardon, faros de LED, techo solar practicable, cámaras de aparcamiento y por supuesto equipo de conectividad para dispositivos móviles tal y como demanda el mercado.

En cuanto a habitabilidad tampoco se deja notar el efecto de la deportividad. Al montarse todo sobre el tren delantero, el tren trasero sigue presentando el mismo esquema que ya había y que no resta capacidades interiores. La segunda fila de asientos sigue siendo cómoda y holgada en espacio para piernas y cabeza, aunque tres pasajeros viajarán algo estrechos por la falta de espacio para los hombros. Y en cuanto al volumen de maletero, las cifras que se oficializan son las mismas, es decir 470 litros de capacidad mínima y 1.355 de capacidad máxima.

Conclusiones

¿Puede ser deportivo un crossover? Sí, claro que puede serlo. Basta con hacerlo más potente, más rígido y más rápido y ya está, lo que es más difícil es compatibilizar eso con un uso habitual y diario. El BMW X2 M35i consigue ese fino equilibrio. Las bases sentadas con los modelos convencionales ya auguran una conducción excelente para tratarse de un SUV, pero sin lugar a dudas la versión más radical de la gama explota todas y cada una de esas virtudes. Así que sí, un SUV puede ser deportivo sin perder su identidad.

¿SUV deportivo o deportivo SUV?

Ahora bien, ¿qué precio tiene ese compromiso? Pues uno muy alto, exageradamente alto. Lo que pide BMW por su X2 embrutecido es demasiado. Pero a fin de cuentas no es una compra que se haga con la cabeza si no con el corazón. Y muy posiblemente BMW no se quede ahí, o al menos no debería hacerlo si realmente quiere plantar cara al dominador del segmento de los SUV urbanos deportivos, el todo poderoso Mercedes-AMG GLA 45. Habrá que ver en qué acaba todo esto.

Noticias relacionadas

Prueba BMW X2 M35i, sorprendente a muchos niveles
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto