¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba de consumo: Opel Corsa 1.3 CDTI (95 CV) parte 1

9

Recientemente probamos el motor 1.0 SIDI de gasolina, que amenaza mucho la hegemonía de los CDTI como motores económicos. En esta ocasión vamos a ver de qué es capaz el conocido 1.3 CDTI tras haber sido actualizado en esta generación.

El mejor utilitario del año en Motor.es fue renovado a primeros de 2015, aunque más bien hemos de hablar de una profunda actualización, no es una generación totalmente nueva. Ya probamos el 1.0 SIDI de tres cilindros, y, la verdad sea dicha, es un motor bastante interesante y que va mejor que alternativas mucho más caras. Además, realmente gasta poco.

Los 1.3 CDTI se llevan usando en la gama Corsa desde hace más de 10 años, aunque han sido actualizados varias veces, tanto a nivel de centralita como a nivel físico. Sigue siendo uno de los diésel de menor cilindrada del mercado, solo 1.248 centímetros cúbicos, y el más pequeño de cuatro cilindros.

En la generación E, este motor rinde o 70 CV con cinco velocidades, o 95 CV con seis velocidades. La homologación es exactamente la misma, 3,8 l/100 km, o 3,7 l/100 km si equipa neumáticos de baja resistencia a la rodadura. La unidad probada calza unas ruedas 215/45 R17 de marca Continental, igual que el Corsa Turbo que ya hemos probado. Así será igualdad de condiciones, salvo por el detalle de que este es cinco puertas.

El motor B13DTH no es exactamente igual a sus predecesores. Ahora va más fino y refinado que nunca, y el consumo real ha bajado un poco

Primeros kilómetros en recorrido habitual

Tras asegurarme de que el depósito estaba lleno hasta la boca, empecé a hacer mis trayectos habituales, que me sirven para comparar con bastante precisión los distintos coches que conduzco. Se trata de una mezcla de recorridos por autopista, carreteras secundarias y zona urbana (en menor medida), en los que simulo la conducción habitual del día a día.

Según el fabricante, el motor 1.3 CDTI, que cumple Euro 6, tiene una nueva generación de turbocompresores, más silenciosos. Con 95 CV tendremos un par máximo de 190 Nm entre 1.500 y 3.500 RPM, la versión de 70 CV da el mismo par, pero hasta 2.500 RPM. En otras palabras, el de 70 CV va ligeramente capado, y no homologa un consumo más bajo.

El motor es muy agradable en el día a día, parece que ha reducido un poco el nivel de ruido, y tiene una respuesta marchosa. El mismo motor en coches de la marca Fiat ha sido muchas veces perezoso hasta la desesperación por debajo de 1.500 RPM, pero Opel calibraba los motores de otra forma, la más adecuada a mi parecer.

El consumo que mide el ordenador de a bordo es tremendamente preciso, solo 0,1 l/100 km por debajo de la cifra real. No es de récord, pero es un gasto real muy contenido

En la primera parte de la prueba recorrí 381,5 kilómetros a una media de 64,7 km/h, con un consumo según ordenador de 4,2 l/100 km. Fijaos que marca prácticamente medio depósito, en el mismo recorrido el gasolina solo habría perdido dos cuadros. Llegué a pensar que tenía un problema mecánico o estaba roto el indicador.

Pero no, me equivoqué. Volví a llenarlo de gasóleo y entraron 16,46 litros, lo cual da un consumo real de 4,3 l/100 km, prácticamente lo mismo que indicaba el ordenador. Además, aún quedaba una autonomía de 621 kilómetros, lo cual habría sumado 1.000 kilómetros hasta quedarse el depósito completamente seco.

En el resto de la prueba, tenía que hacer un acto de fe, y no tener miedo de lo rápido que bajaba el nivel del combustible. Que yo recuerde, nunca me ha pasado esto conduciendo un Opel Corsa desde la generación C, y creedme, es muy posible que haya conducido 20 Corsas por lo menos. No sé si es un problema concreto de esta unidad, o si los diésel tienen un indicador distinto.

NOTA: Me aclara @nmjuancarlos que en este modelo el indicador funciona así, luego no es problema de la unidad de pruebas

El mayor salto de la generación D a la E se nota en el interior, parece un coche de más calidad, y ha rejuvenecido bastante

Prueba de largo recorrido con cuatro adultos

Llega el momento de hacer algo más difícil, meter más peso al coche y ponerle a trotar en la autopista a 120-130 km/h para comprobar su nivel de austeridad. Los motores pequeños, como este que analizamos, suelen llevar muy mal eso de tener esfuerzos adicionales que superar. Según la ficha técnica, con el conductor (70 kg) el cinco puertas pesa 1.237 kilos, 38 kilos más que el modelo de tres puertas.

Viajé con tres adultos más hasta la costa, ida y vuelta, a un ritmo bastante estable. La sexta marcha no se le atraganta al pequeño diésel, no hace falta reducir a quinta prácticamente nunca, ni con una pendiente pronunciada de más del 5%. La sexta no es precisamente corta, suele ir a 2.000 RPM, Los primeros Corsa D CDTI de 70 CV podían circular a casi 3.000 RPM en las mismas condiciones.

Y ese descenso en las revoluciones se nota bastante. No se puede decir que el motor vaya asfixiado por una sexta excesivamente larga. La caja de cambios no es la de última generación (M1X), esa que ha recibido el tres cilindros. Por lo tanto, se conduce de forma prácticamente igual a cualquier Corsa de la generación D, es un poco menos agradable y de tacto más mecánico.

El motor va redondo con seis velocidades, y no son excesivamente largas. Además, el motor traslada menos ruido al interior

Llego a mi destino en la costa con un consumo de 4,4 l/100 km según el ordenador, dos décimas más, a una media de 89,2 km/h. Estando a punto de acumular 500 kilómetros en el parcial, el indicador de combustible estaba prácticamente en un cuarto restante. Normalmente eso ocurre con motores de gasolina un poco más tragones, como el 1.6 Turbo.

Sabiendo que el indicador baja de nivel más rápido de lo que debería, me propuse arriesgar y continuar hasta Madrid sin volver a repostar. A fin de cuentas, marcaba una autonomía de 489 kilómetros, de sobra para volver, incluso considerando el efecto negativo que supone la diferencia de altura, 700 y pico metros de desnivel.

Por otra parte, un incremento de dos décimas en el consumo, tras cargar más de 250 kilos adicionales, me parece una minucia. Es más, en 2008 probé un Corsa D 1.3 CDTI con 70 CV, la versión que menos consumía de la época (3,5 l/100 km homologados) con cinco marchas y diversas optimizaciones (ecoFLEX) y gastó considerablemente más que el modelo probado. Desde luego, tenemos que hablar de una notable mejora.

Con prácticamente "un cuarto" en el depósito, decidí jugármela y volver a Madrid, sin echar más gasóleo. Autonomía había teóricamente de sobra

Continuará...

Noticias relacionadas

Prueba de consumo: Opel Corsa 1.3 CDTI (95 CV) parte 1
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto