¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Hyundai i40 1.7 CRDi (III): Equipamiento, gama y conclusiones

10

Argumentos no le faltan al Hyundai i40 para conquistarnos, más aún desde la actualización del modelo de este año. Si no nos importa renunciar a unos pocos equipamientos de última hornada, estamos ante una buena opción, sobre todo si queremos algo menos visto.

El segmento D no pasa por su mejor momento, la gente se está pasando a los compactos, a los SUV compactos, o a las berlinas Premium. No obstante, los fabricantes generalistas como Hyundai ofrecen productos muy interesantes, y se puede hacer un buen negocio sin retroceder en calidades, si no nos importa tanto el logotipo.

¿Dónde está el "pero"?

Para empezar, la oferta está muy limitada, solo hay tres motores, solo uno permite cambio automático, la oferta está enfocada al cliente diésel, no puede tener tracción total, paquetes de equipamiento cerrados, un menor valor residual respecto a un Premium... Si ningún problema enumerado es significativo, merece nuestra atención este modelo.

Se agradecen los detalles de actualización, pero no hay cambios radicales, el i40 mantiene la filosofía básica que tenía al lanzarse al mercado en 2011. Los precios han aumentado hasta 1.000 euros a igualdad de versión, por los incrementos de dotación y las modificaciones para cumplir Euro 6.

La pantalla táctil de 7 pulgadas con navegador es una de las novedades del modelo actual. Cumple con lo que se espera de ella, aunque hay modelos más completos en la competencia

Equipamiento

La gama Hyundai i40 2015 está estructurada en cuatro niveles de equipamiento: Essence (solo sedán), Klass, Tecno y Style. Como suele ser habitual en los asiáticos, el número de opciones es mínimo, son paquetes completos. Los precios arrancan en 16.190 euros y quedaron detallados en un artículo anterior.

En el nivel más básico, Essence, el i40 usa llantas de acero con tapacubos, pero las piezas exteriores van en el color de la carrocería, y sin cromados salvo la línea de cintura. Es una versión más enfocada a flotas y empresas. La parrilla cromada es específica de los Tecno y Style.

Por dentro encontraremos el volante y pomo del cambio en cuero, ordenador, ajuste lumbar eléctrico para conductor, elevalunas eléctricos, radio-CD MP3 con USB/aux, mandos en volante, Bluetooth, aire acondicionado, volante ajustable, dotación básica de seguridad, sensor de luces, freno de mano eléctrico, etc.

En el nivel siguiente, Klass, sumaríamos a lo anterior las llanta de aleación de 16", manetas cromadas, guantera refrigerada, control de crucero, climatizador automático, retrovisor central antideslumbrante y exteriores eléctricos, sensores de aparcamiento, lunas tintadas, faros antiniebla delanteros o sensor de lluvia.

Estos dos niveles de equipamiento son exclusivos del motor gasolina (solo sedán) o del motor 1.7 CRDi de 115 CV. Si nos decantamos por el diésel de 141 CV, forzosamente pasamos a Tecno o Style. Las versiones probadas son Style, es decir, que lo llevan todo menos los asientos de cuero marrones.

¿En qué mejora el Tecno al Klass? Pues en los pedales de aluminio deportivos, TFT en el tablero de instrumentos, radio digital DAB, apertura y cierre "manos libres", navegador con pantalla táctil, airbags laterales traseros, cámara de aparcamiento trasera, red de sujección de carga y en el familiar, apertura y cierre eléctrico del portón, y los raíles de carga.

Techo solar visto desde los asientos traseros. Puede quedar oculto tras una cortinilla de accionamiento eléctrico

La única opción disponible para los Tecno, el techo solar, que veremos en la lista de precios como Tecno Sky. El techo viene de serie en los Style, y el nivel superior solo tiene opcional los asientos de cuero marrón, Style Brown. Aunque nuestra unidad manual es Style, esa combinación no existe en la lista de precios, en teoría solo los automáticos pueden ser Style.

El nivel Style remata la dotación de serie con las llantas de 18", asientos guarnecidos de cuerdo ventilados y calefactados, asiento del conductor y pasajero con reglaje eléctrico y memoria, cortinilla trasera eléctrica (sedán), sistema de aparcamiento automático, volante calefactado, faros de xenón...

... alerta de cambio de carril involuntario, reconocimiento de señales de tráfico, suspensión trasera adaptativa y luces de carretera automáticas. La política de equipamiento es muy similar a la de Toyota o Mazda, lo mejor se reserva solo para el tope de gama, y no mediante extras a modelos intermedios.

¿Qué versiones merecen más la pena?

Por 20.000-25.000 euros de presupuesto tenemos a tiro las versiones Klass, con un equipamiento muy decente y estrictamente útil, eso sí, solo con los motores diésel de 115 CV y el gasolina de 135 CV (sedán). Si queremos 141 CV, ya nos vamos a un Tecno sí o sí, pero merece la pena pagar el sobreprecio ya que aumenta potencia y equipamiento a la vez.

¿Opciones? Por un lado está el techo solar, que son 1.000 euros adicionales al Tecno o de serie en Style, como siempre más recomendable en la mitad superior de España que en la mitad inferior. Conduciendo con más de 35 grados exteriores tampoco supone una molestia, pero cunde menos.

En cuanto a los asientos de cuero marrones, no tienen sobrecoste, así que esto ya es simplemente una cuestión de gustos. Ojo con las versiones Style, nos obligan a elegir llantas de 18", que son más caras de reemplazar y penalizan levemente el consumo. La prueba se ha hecho con llantas de 18", y aún así, han sido 5,4-5,5 l/100 km, pero hay que mencionar ese detalle.

El cambio automático merece mucho la pena, aunque nos obliga a comprar el motor 1.7 CRDi de 141 CV, no hay gasolina automático porque apenas se venderían. Si nos vamos a dar el capricho, nos lo damos a base de bien, la caja automática sale a 2.100 euros en el caso de los Tecno.

Por lo tanto, la diferencia real de precio entre un Tecno y un Style es de 4.500 euros, contando con el techo solar y la caja de cambios dentro del lote. Sinceramente, tener un nivel de equipamiento digno de un Mercedes Clase E de principios de década (y superior en algunos aspectos) eso bien vale ese dinero.

Y para acabar, ¿sedán o familiar? Ambas carrocerías son muy agraciadas estéticamente. Personalmente prefiero el sedán, aunque el familiar es más versátil en las plazas traseras y en cuanto al maletero, obviamente hay un salto. Eso cuesta 1.800 euros, que viene a ser lo habitual en el segmento D entre carrocerías.

Me despido con un último comentario, es el primer Hyundai que entraría en mis quinielas de compra, y sin dudar. A continuación, os dejo con la galerías de fotos:

Noticias relacionadas

Prueba Hyundai i40 1.7 CRDi (III): Equipamiento, gama y conclusiones
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto