¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba KIA Picanto 2021, ¿sigue siendo el rey del segmento?

    9
    El KIA Picanto es el rey de su categoría y ya ha pasado por nuestras manos en su puesta a punto

    El benjamín de la gama KIA ha pasado por nuestras manos junto a su mecánica de aspiración natural y 84 CV. Ser el rey de tu segmento no es una tarea fácil y esto es algo que el Picanto lleva años logrando. Pero, ¿será suficiente para nuestro día a día?.

    ¿El segmento de los urbanos está condenado a renovarse?. De esto no nos cabe ninguna duda. Nuestros mandatarios, a raíz de las cifras y tasas contaminantes, están empujando a que todas las marcas estén condenadas a pasar por el aro de la electrificación de una manera u otra. Pero al fin y al cabo, en ciertos modelos, podrán reducir estas emisiones jugando con motores térmicos unidos a un extra eléctrico. Esto es muy complicado de compaginar en un modelo urbano del segmento A, principalmente por tamaño y peso. Irremediablemente, esto quiere decir que en los próximos años podríamos ver un cambio de rumbo radical en este segmento, virando hacia la electrificación pura y dura. Algo así como lo que ya hemos visto con el renovado Fiat 500e.

    A pesar de esto, marcas como Hyundai o KIA siguen apostando por este segmento más urbanita. De hecho, la primera, nos presentó hace escasamente 1 año, la renovación generacional del pequeño i10, mientras que KIA nos mostró hace unos meses el lavado de cara de su pequeño Picanto. Una puesta a punto de la generación que comenzó su comercialización en el pasado año 2017 (la cual ya pudimos probar), y que se centra en sus mecánicas, pero también han sabido tocar el apartado estético y el del equipamiento.

    La estética del nuevo Picanto continua la estela de lo ya conocido y se actualiza de forma leve

    Estética juvenil

    El KIA Picanto es un coche muy característico y el cual tiene un marcado acento juvenil. Sus líneas modernas y atrevidas, sin renunciar al ADN propio de la marca coreana, nos presenta un modelo capaz de engatusar a personas de edad más avanzada, que simplemente necesitan un vehículo para ir de un punto A, a un punto B, sin más comodidades o lujo. Pero también llamará la atención de jóvenes que quieren acceder a su primer vehículo propio con el que ir a la universidad, darse sus escapadas playeras con los amigos o empezar a conocer el mundo laboral. Es por todos estos casos que el Picanto es el rey de su categoría, ya que es capaz de llamar la atención de un generoso abanico de edades y perfiles. Todo esto, por supuesto, abrazado a un precio realmente competitivo y asequible, si lo comparamos con el resto de ofertas que copan el mercado actual.

    Sus recortadas dimensiones hacen del Picanto un coche ideal para desenvolverse en el terreno de las grandes urbes. Apenas mide 3.595 milímetros de longitud, 1.595 milímetros de anchura, 1.485mm de altura, y una batalla de 2.400mm. Como vemos, sus dimensiones son considerablemente reducidas. Su espacio de carga se limita a 255 litros de volumen mínimo y 1.010 litros en caso de abatir la segunda fila de asientos. Nos puede parecer un espacio reducido si lo miramos con los ojos puestos en otros segmentos, pero si lo comparamos con sus competidores encontramos al Hyundai i10, Seat Mii o el Peugeot 108, nuestro protagonista sale como medallista de oro montando el maletero más grande de su segmento.

    La estética como hemos dicho más arriba, es claramente juvenil, con unas líneas llamativas y una imagen cuidada. Esta dependerá en gran medida del acabado escogido para nuestra unidad, ya que alterará considerablemente la forma de verlo. El acabado Concept de entrada, nos presenta una carrocería muy simple, con tapacubos y la presencia de plásticos en tono mate. El GT-Line nos muestra la línea más deportiva y llamativa, y por último, el X-Line nos deja una imagen más centrada en aparentar unas capacidades off-road, que por supuesto descartamos que tenga, aunque este posee una distancia mayor al suelo (+15mm) que sus hermanos de gama.

    Nuestra unidad monta el acabado GT-Line, el de estética más atrevida y deportiva

    Y aunque cada acabado posea su propio sello personal, la estética del Picanto es muy simpática para todas las alternativas. Sus grandes faros siguen llevándose todo el protagonismo de la parte frontal, mientras estos siguen unidos por una tiger-nose más fina y estilizada que nunca. La parte del parachoques y entrada de aire frontal ha sido rediseñada, dejándonos ahora con unos faros antiniebla en una nueva forma, así como unas molduras decorativas en los extremos, más delgadas.

    En el perfil del coche poco podemos incidir más allá que en los nuevos diseños de llantas. La entrada a la gama del acabado Concept serán unos tapacubos de 14 pulgadas los que decorarán nuestras ruedas. En el GT-Line tendremos un diseño de 15 pulgadas y en el X-Line de 16 pulgadas. Cada una posee su propio diseño, y aunque aquí predomina el gusto personal de cada uno, a mi parecer, las más llamativas son las del acabado X-Line.

    Culminando con la zona trasera, quizás es donde menos cambios ha recibido, si miramos el acabado Concept de acceso. En el caso del siguiente escalón, en el GT-Line, la variación salta a la vista. Los faros han recibido una nueva firma lumínica vertical. El parachoques también ha sufrido los embates del lápiz, ubicando ahora los catadriópticos y el antiniebla más finos y en posición horizontal, así como el difusor presenta ahora unos pequeños escapes imaginarios. También dependiendo del color de carrocería escogido, este vendrá decorado con una línea roja alrededor de la zona inferior de todo el coche.

    La nueva firma lumínica de sus faros se aproxima más al resto de la familia KIA

    Con el acabado X-Line, la marca ha querido jugar con la nueva moda y gusto sobre los vehículos con estética más campera, montando unas protecciones de plástico negro alrededor del coche, así como un parachoques más prominente con unas molduras en tonos grises para destacar el carácter off-road del coche (imaginario claro). En la zona trasera también encontramos estos aditamentos, así como dos decoraciones en los extremos del difusor que simulan sendas salidas de escape.

    ¿Qué encontramos en el interior?

    Una vez abrimos la puerta de acceso al interior, encontramos un habitáculo en el que no sobra el espacio, sobre todo si eres una persona de gran estatura, algo lógico si tenemos en cuenta el tamaño del coche. Aquí todo continua más o menos tal y como ya lo conocimos en el modelo saliente. La mayor diferencia que ha traído bajo el brazo esta renovación, ha sido la nueva pantalla central de info-entretenimiento, que pasa a tener una pulgada más de tamaño, llegando hasta un total de 8. El Navegador UVO Connect, trae consigo la conexión vía Apple CarPlay y Android Auto, así como una revisión en la función táctil de esta para hacerla mucho más sensible a nuestras órdenes. Este sistema es opcional y tiene un coste extra de 1.200 euros para las 3 variantes. El cuadro de instrumentos también se ha renovado ligeramente y acoge ahora una pequeña pantalla informativa de 4,2 pulgadas en el centro y en la cual veremos toda la información referente a nuestra conducción en tiempo real.

    Además del mencionado apartado tecnológico, en el nuevo KIA Picanto podremos escoger una tapicería de tela negra o cuero sintético, dependiendo del nivel de acabado seleccionado. También se han añadido nuevos tonos para los detalles interiores, concretamente podremos escoger entre plástico negro, gris o negro piano. Es posible añadir un toque extra de color al habitáculo gracias a los paquetes Lime Pack, Orange Pack, Red Pack y Green Pack, cada uno con su toque propio de personalidad.

    El interior, aunque no consta de un espacio sobrado, sí que aprovecha muy bien los huecos

    Mecánicas diferenciadas

    Actualmente el abanico de mecánicas ofertadas por los coreanos para este modelo, se centran en 3 niveles de potencia diferentes: 67, 84 y 100 CV. Exactamente los mismos niveles que encontrábamos en el modelo previo a este lavado de cara. El motor de acceso sigue siendo un bloque de 1.0 litros tricilíndrico y atmosférico, seguido del 1.2 también de aspiración natural, así como un motor tope de gama que lleva hasta los 100 CV y en el que la turboalimentación cobra protagonismo. Este bloque tiene una cilindrada de 1.0 litros.

    Todos ellos montan de serie una transmisión manual de 5 velocidades, salvo para el acabado GT-Line, donde también se oferta una transmisión automática de 5 relaciones para los bloques de 67 y 100 CV. Tanto el motor de acceso, como los dos acabados restantes (Concept y X-Line) no podrán montar esta transmisión automática, al menos por ahora, y únicamente podremos llevarnos a casa el KIA Picanto con un tercer pedal.

    Prueba del KIA Picanto

    Llega la hora de saber qué tal se desenvuelve este pequeñín en un día a día cotidiano. Decir que nuestra unidad equipaba la mecánica intermedia, el 1.2 atmosférico de 84 CV y caja de cambios manual de 5 relaciones. Además de este bloque, estéticamente porta el acabado GT-Line, así como un color exterior denominado Alice Blue.

    Sus asientos tapizados en cuero sintético le sientan particularmente bien

    En el interior salta a la vista la subida en el escalón cualitativo con respecto a otros modelos del segmento. La presencia de plásticos duros agradables al tacto, enfatiza el aire de robustez y durabilidad con el que está ingeniado. Esto se conjuga a la perfección con unos asientos tapizados en cuero sintético, que si bien no es el de más calidad que hayamos probado, sí que rinde un factor puramente estético sobresaliente. El resto de funcionalidades, como la nueva pantalla central de info-entretenimiento de 8 pulgadas o el cuadro de instrumentos, nos dejan con un primer sabor de boca muy bueno.

    Como he mencionado anteriormente, el espacio interior no es sobrado en este coche aunque el limitado habitáculo está muy bien aprovechado, con una guantera central bajo el reposabrazos o numerosos huecos portaobjetos. En las plazas traseras encontramos el espacio justo para ubicarse 2 personas de estatura media. Olvídate de transportar 3 pasajeros en esta fila al menos que sea urgente y necesario.

    Arrancamos el bloque atmosférico del Picanto y nos ponemos en marcha. Cabe destacar un tacto de conducción sobradamente ágil para la práctica totalidad de situaciones a las que nos enfrentemos. De hecho la primera vía a la que enfrento el pequeño de la casa es a una autopista, sobra decir que no es el lugar principal ideado para este modelo en concreto y este segmento. Pero lo cierto es que el pequeño KIA se desenvuelve notablemente en todo momento, demostrando su polivalencia, así como eficiencia.

    La dinámica del Picanto sorprende por su buena puesta a punto para todas las situaciones a las que lo enfrentemos

    Y ya que mencionamos el tema de la eficiencia, decir el consumo medio final es directamente cifras de risa. Habiendo atravesado casco urbano, así como autopista y circunvalaciones, el consumo final se quedó clavado en 5.3 litros de media. Bajo ningún miramiento de cara a minimizar el consumo ni nada parecido. Conducción real, en entorno común y aire acondicionado accionado. Un diez en este aspecto.

    El KIA Picanto es un coche que cuanto más te haces a él y a su conducción, mayor provecho puedes sacarle. La caja de cambios está bastante bien dirigida y tiene un tacto considerablemente bueno. La conjunción mano a mano con el bloque motor es sobresaliente, permitiéndonos estirar bien las marchas y dejarnos con un margen de entrega de potencia desde muy bajo de vueltas.

    La eficiencia en el consumo de combustible es notable, pudiendo registrar cifras por debajo de los 5 litros sin mayores dificultades

    Ya hemos conocido todas las ventajas de este coche pero, ¿qué pasa con los contras?. A ser sincero sólo he podido extraer un par de anotaciones que deberían corregirse. La primera es la excesiva asistencia electrónica en la dirección, siendo demasiado suave y poco transmisiva para todas las situaciones, en especial para cuando viajamos por autopista, donde no precisamos de tanta ligereza. Como segunda y última objeción, quizás añadiría una posición de conducción elevada a pesar de que situemos el asiento del conductor en su posición más baja.

    El pequeño maletero de 255 litros es muy aprovechable en el día a día

    Conclusión y precios

    Si debo incidir en las ventajas de este coche podría enumerar muchas, y entre ellas podría ser la agilidad de su dinámica, la utilidad para el día a día y, sobre todo, la eficiencia que nos deja su bloque de 1.2 litros atmosférico, llegando a ver cifras por debajo de los 5 litros de media, sin apenas luchar por ello.

    Para el común de la situaciones, me parece un coche realmente recomendable para cierto público que únicamente precisa de un vehículo para ir de un punto A, a un punto B, gastando muy poco combustible y a un precio bastante razonable si tenemos en cuenta los niveles a los que se mueve actualmente el mercado de los vehículos personales.

    En cuanto a los precios, el KIA Picanto tiene un precio de partida de 9.300 euros (incluyendo 3350 euros de descuento) con la motorización 1.0 atmosférico de 67 CV y el acabado Concept. Si, por contra, queremos una unidad como la que hemos podido probar nosotros, la factura final puede llegar hasta los 14.070 euros, con los descuentos incluidos.

    El KIA Picanto 2021 presume de una estética simpática y juvenil
    Prueba KIA Picanto 2021, ¿sigue siendo el rey del segmento?