¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Fiat 500e 2021, manteniendo el legado

    17

    El Fiat 500 se renueva completamente manteniéndose fiel a su carismática imagen. Disponible únicamente en versión 100% eléctrica, el nuevo 500e está disponible con dos opciones de potencia (95 y 118 CV) y autonomía (185 y 320 km) y tras carrocerías (berlina, cabrio y Trepiuno).

    La nueva generación del Fiat 500 se electrifica completamente para adaptarse a la nueva exigencia de movilidad. Es el primer modelo 100% eléctrico de FCA y mantiene su propio estilo inspirado en el Cinquecento original para escribir un nuevo capítulo en la larga historia de un modelo icónico.

    El 500e se ha hecho esperar más de la cuenta ya que estaba previsto que tuviera su presentación por todo lo alto en el Salón de Ginebra 2020, que fue cancelado por el coronavirus, pero por fin lo hemos podido ver, tocar y conducir. Se trata de una generación completamente nueva de la que Fiat asegura que el 96% de las piezas son nuevas respecto al modelo anterior.

    A pesar de su profunda renovación no renuncia a su legado y ha sido diseñado, desarrollado y fabricado en Italia, concretamente en la factoría de Mirafiori. El aspecto del 500 Eléctrico es inconfundible. Se mantienen las formas redondeadas características, el frontal es menos achatado y s carrocería crece 6 cm a lo largo y a lo ancho.

    El Fiat 500 sigue teniendo una imagen perfectamente reconocible seis décadas después

    No faltan numerosos detalles de diseño como las luces diurnas integradas en el capó, los intermitentes que sobresalen de la carrocería o el tirador electrónico para la apertura de las puertas. Hay tres opciones de carrocería representadas por la berlina, cabrio con techo de lona y el llamativo 500 3+1 (o Trepiuno) que añade una pequeña puerta en el lateral derecho para facilitar la entrada y la salida a las plazas posteriores.

    La personalización mantiene un papel fundamental y se disponen hasta nueve colores para el exterior, de los cuales dos son sólidos, cinco metalizados, uno tricapa y uno mate. Además, el 500e Cabrio permite optar por los colores gris, azul o negro para su capota. En el interior también hay diferentes combinaciones de color para el salpicadero y su contorno, los paneles de las puertas y la tapicería.

    El nuevo 500 configura su gama con los niveles de equipamiento Action, Passion, Icon y la edición especial La Prima limitada a 500 unidades. Dependiendo de la versión lleva faros full led, llantas de aleación de hasta 17 pulgadas, acceso y arranque sin llaves, techo solar panorámico para la berlina, cargador inalámbrico de smartphones, climatizador automático y cámara de visión trasera con líneas de guía dinámicas.

    Salvo el acabado de acceso, el 500e lleva un cargador rápido de 85 kW

    Respecto a su predecesor el salto tecnológico es enorme. De hecho, es el primer coche del segmento con un sistema de conducción autónoma de nivel 2. Se trata del sistema Fiat Co-Driver y combina la acción del control de crucero adaptativo inteligente y del asistente de centrado de carril.

    Además no faltan sistemas de seguridad y asistencia como la frenada de emergencia autónoma con detección de peatones y ciclistas, detector de ángulo muerto, aviso de salida de carril, asistencia de mantenimiento en carril, sistema de detección de fatiga y reconocimiento de señales de tráfico.

    Los plásticos duros siguen teniendo una presencia importante en el habitáculo pero se nota una mayor amplitud interior, algo que agradecerán los ocupantes de gran estatura. Las dos plazas posteriores siguen estando pensadas para un uso ocasional dado que estamos ante un vehículo de sólo 3,62 m de longitud y los asientos están divididos en una proporción 50/50 de manera que se puede ampliar la capacidad de carga abatiéndolos. El maletero tiene 185 litros de volumen.

    La diminuta consola central ayuda a disfrutar de una mayor sensación de espacio

    En la parte superior del salpicadero sobresale el sistema multimedia con una pantalla táctil de 7 ó 10,25 pulgadas según el acabado y que muestra una alta calidad de imagen. El 500e es el primer modelo de FCA en emplear el nuevo sistema UConnect 5 y tiene un interfaz con widgets configurables, resulta bastante fácil de utilizar y es compatible con Apple CarPlay (con conexión inalámbrica) y Android Auto. También integra un avanzado asistente de voz que se activa diciendo “Oye Fiat”. No es la única pantalla del interior ya que frente al conductor está presente un cuadro de instrumentos digital con pantalla TFT de 7 pulgadas.

    Dos opciones de potencia y autonomía

    Tras pulsar un botón se arranca el 500e en completo silencio. El motor eléctrico está fabricado por el especialista GKN Automotive y proponen dos niveles de potencia. La versión de acceso está destinada a ofrecer un precio de salida muy competitivo y es por eso que es la única que propone el acabado Action de entrada y una menor caballería y autonomía.

    Con 70 kW (95 CV), el sistema mecánico del 500 Eléctrico más económico está asociado a una batería de iones de litio de 23,7 kWh de capacidad bruta (21,3 kWh neta). Esta variante aún está en proceso de homologación del ciclo WLTP donde se espera una autonomía aproximada de 185 km.

    El primer modelo de FCA con el sistema de infoentretenimiento Uconnect 5

    El corazón de la gama es una versión con 87 kW (118 CV), más vitaminada pero capaz de generar la misma cifra de par de 220 Nm que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos y la velocidad máxima es de 150 km/h. La transmisión se acciona mediante teclas ubicadas en el salpicadero.

    En esta propuesta high range la batería de iones de litio está compuesta por 192 celdas de 60 Ah cada una de manera que la capacidad nominal de este paquete de baterías es de 42 kW (37,3 kW netos). El emblemático modelo de Fiat logra así una autonomía de 320 km en ciclo WLTP, una marca muy destacada en el segmento.

    La velocidad de carga depende del cable de recarga utilizado. El cable modo 2, para tomas domésticas, recarga hasta 2,3 kW. El cable modo 3 propone cargar hasta 7,4 kW en monofásico y 11 kW en trifásico ya sea en puntos de carga públicos o en un wallbox doméstico. Fiat propone el suyo propio, un easyWallbox de 7,4 kW que proporciona una recarga completa en casa en poco más de 6 horas.

    Como el 500e lleva un conector CCS Combo 2 (excepto en el acabado Action), con un cable modo 4 se puede realizar una carga rápida hasta 85 kW. A esa velocidad de carga se recuperan 50 km de autonomía en apenas 5 minutos y puede recargar la batería al 80% en solo 35 minutos.

    El 500 eléctrico lleva un conector CCS Combo 2

    Durante la toma de contacto sólo pude conducirlo en un recorrido 100% urbano, sin duda su hábitat natural. Aquí el 500e está en su salsa moviéndose con presteza y en absoluto silencio mientras capta las miradas de los viandantes. Y siempre con cero emisiones, por supuesto, así que puedes olvidarte de restricciones de movilidad en grandes ciudades gracias a la etiqueta Cero.

    El Fiat 500e integra un peculiar avisador acústico para peatones. Los coches eléctricos están obligados a emitir un sonido para alertar de su presencia a otros usuarios de la vía cuando circulan a baja velocidad. El modelo italiano no sólo cumple esta premisa sino que la primera vez que se superan los 25 km/h tras una arrancada suena la melodía Amarcord de Nino Rota durante 4 segundos.

    En carretera es de esperar que presente una mayor estabilidad y aplomo que su predecesor gracias al aumento del ancho de vías y de la distancia entre ejes. Además, el paso es notorio pero razonable para un coche eléctrico teniendo en cuenta que el paquete de baterías de mayor autonomía ya supone 294 kg en sí mismo. La posición de las baterías en el suelo del vehículo permite tener un centro de gravedad bajo y además el reparto de pesos es muy equilibrado recayendo el 52% sobre el eje delantero y el restante 48% en el posterior.

    Dinámicamente el nuevo 500e es más aplomado y confortable que su predecesor

    Se proponen tres modos de conducción (Normal, Range y Sherpa). En el modo Range se incrementa la retención notablemente de manera que el 500 se puede conducir prácticamente con un solo pie. Basta aliviar la presión sobre el pedal del acelerador para que el coche vaya frenando, una solución similar a la que ofrecen otros eléctricos.

    Por su parte el modo Sherpa ajusta varios parámetros para maximizar la autonomía. Limita la velocidad máxima a 80 km/h, la respuesta del acelerador se suaviza notablemente para reducir el consumo de energía y se desactiva el sistema de climatización y la calefacción de los asientos.

    El gran hándicap del Fiat 500e será el coste de adquisición, como suele suceder con los coches eléctricos. El precio de venta arranca en los 24.900 euros con el acabado base Action y el motor eléctrico de 95 CV. Para optar por la versión más potente y de mayor autonomía la tarifa comienza en los 28.400 euros.

    Prueba Fiat 500e 2021, manteniendo el legado