¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Mercedes Clase E 2020, símbolo de vanguardia (con vídeo)

    12

    Mercedes somete a un lavado de cara al Clase E para modernizar su imagen y proporcionar los últimos adelantos en seguridad y confort. Ya hemos probado el Mercedes Clase E 2020 y te contamos sus novedades al detalle en vídeo.

    El Mercedes Clase E recibe una actualización que afecta al diseño y la tecnología a bordo

    Aunque la denominación Clase E nace en 1993 lo cierto es que Mercedes lleva haciendo este tipo de modelos desde 1946 y ya ha vendido 14 millones de unidades. Es la serie más vendida de la historia y así no es de extrañar que, para muchos, el Mercedes Clase E sea el corazón de la marca alemana. La actual generación de la berlina de representación ha recibido un restyling ¿Qué trae de nuevo?

    Por supuesto, el Mercedes Clase E se ofrece en carrocerías berlina, Estate, Coupé y Cabrio pero aquí nos vamos a centrar en las dos primeras, que fueron las que conocimos durante su evento de presentación. Los cambios exteriores son grandes respecto al modelo anterior y lo primero que llama la atención es la parrilla de nuevo diseño. Tiene un tamaño muy generoso siguiendo la tendencia actual y puede variar su trama dependiendo del acabado escogido.

    La gama se ha reorganizado con tres niveles de equipamiento llamados Avantgarde, Exclusive y AMG Line. Avantgarde es el nivel de acceso, Exclusive supone la apuesta más elegante y AMG Line aporta una imagen más deportiva. No sólo cambia la parrilla sino que también lo hacen los paragolpes e incluso el capó: las líneas Avantgarde y AMG Line tienen un capó con dos nervaduras muy marcadas mientras que en el Exclusive el capó es liso y añade el tradicional logo de la estrella.

    Frontal más estilizado para el renovado Clase E

    También son nuevos los faros delanteros, con tecnología full led de serie en toda la gama y de manera opcional con iluminación matricial Multibeam Led. Cambia el contorno de las ópticas y también la firma lumínica porque en lugar de mostrar dos líneas de luz diurna ahora muestra una línea en forma de flecha en la parte superior.

    En este restyling del también se han aprovechado a ampliar la gama de llantas disponibles y añadir tres nuevos colores para la carrocería, todos ellos distintos tonos de gris: plata Hightech, gris Grafito metalizado y plata Mojave. La versión Clase E All-Terrain también recibe cambios estilísticos específicos que subrayan su carácter campero.

    En la parte trasera del Clase E cambia el paragolpes donde Mercedes emplea el recurso habitual de enseñar salidas de escape simuladas y dejar las reales ocultas. Lo que más llama la atención es, sin embargo, las ópticas posteriores. Los pilotos son totalmente distintos a los de su predecesor y ahora son alargados para proporcionar una mayor anchura visual. Eso ha obligado que los pilotos estén ahora divididos en dos partes, ya que alcanzan incluso la tapa del maletero.

    La zaga es la parte exterior que más cambia respecto al modelo anterior

    En cuanto al maletero no hay cambios sustanciales con respecto al modelo anterior y este Clase E 2020 mantiene la misma capacidad de carga de 540 litros para la carrocería sedán. El Clase E Estate alcanza los 640 litros manteniendo también invariado su volumen que ya es uno de los más grandes de su segmento. Por supuesto, tanto sedán como familiar tienen un portón con apertura eléctrica para facilitar las cosas.

    El interior es muy elegante, de los más atractivos que hay ahora mismo en este segmento. El fabricante alemán ha sabido combinar muy bien el aspecto tradicional y la sofisticación con la parte tecnológica y las grandes pantallas de información así que es moderno y clásico a la vez. Todas las versiones ofrecen dos pantallas de información de serie de 10,25 pulgadas cada una, que pueden ampliarse a dos pantallas de 12,3 pulgadas. La instrumentación digital es una maravilla, ofrece varias vistas, se puede configurar de mil maneras y da una magnífica calidad de imagen.

    Por su parte, el sistema multimedia incorpora la generación más reciente del interfaz MBUX, siendo quizá el sistema de infoentretemiento más avanzado del momento. Destaca sobre todo por su avanzado sistema de control por voz que reconoce órdenes muy naturales. Además lleva un navegador con realidad aumentada y es compatible con Android Auto y Apple Carplay así que no hay ningún problema en la conectividad con smartphones.

    El modelo alemán viene de serie con dos pantallas

    Hablando de móviles, Mercedes también propone una aplicación, se llama Mercedes me App y en este nuevo Clase E añade nuevas funciones como las notificaciones de un intento de robo, que se lo lleve la grúa o una colisión. En esa app también se puede indicar la estatura del conductor ¿Para qué? Porque hay un equipamiento que se llama Energizing y que hace pequeños cambios en la regulación del asiento cada cierto tiempo para ayudar a cambiar la postura de conducción y relajar la musculatura. Es útil en viajes largos y si se indica la altura es más preciso. Los programas de diez minutos de duración y también controlan la climatización, la iluminación de ambiente y la música.

    Junto a esta función hay otra con el nombre de Energizing Coach con programas que pueden resultan estimulantes o relajantes. Tiene en cuenta la ruta comprobando el estado del tráfico o la duración del viaje y se puede asociar una pulsera de actividad o smartwatch de Garmin para que el sistema emplee datos como el nivel de estrés o la calidad del sueño para hacer programas individuales conforme a nuestro estado de ánimo. Si estamos cansados propondrá algo más revitalizante y si estamos estresados algo relajante, por ejemplo.

    Hay una tercer a posibilidad realmente curiosa. Se llama Power Nap y te ayuda a echar la siesta con un programa de tres fases en las que te ayuda a quedarte dormido, a dormir relajadamente y a despertar. Sólo está disponible en las versiones híbridas enchufables y la idea que hay detrás es que puedas matar el tiempo mientras el coche está recargando la batería.

    El confort a bordo es sensacional

    Tecnología a raudales

    Como no podía ser de otra manera, se ofrecen infinitas opciones de asientos, tapicerías y molduras a elegir. Me parece recomendable elegir las molduras en madera porque hay de muchos tipos y colores (fresno, roble o nogal, por ejemplo) y tienen un tacto muy agradable porque el fabricante alemán emplea madera de poro abierto.

    Si hay un elemento que destaca la primera vez que entras en el nuevo Clase E es el volante. Hay tres nuevos volantes donde los radios horizontales están formados por superficies táctiles. Esas superficies son de color negro de alto brillo y ya sabes lo que opino del plástico negro piano, aunque hay que reconocer que Mercedes ha elegido un tipo de plástico menos sensible a dejar impresas las huellas.

    Llama mucho la atención pero, en la práctica, los botones físicos de toda la vida son más útiles cuando vamos conduciendo. En marcha hay que mirar la carretera y con estos controles hay que dirigir la vista al botón para ver cuál estás pulsando y si lo has pulsado bien porque no recibes ninguna respuesta sensorial. Eso no ocurre con un botón porque al tacto lo puedes localizar y notas si lo has pulsado o no, no tienes que mirar.

    Los nuevos volantes disponibles tienen botones táctiles

    El aro del volante tiene una superficie capacitiva, detecta que el conductor lo está tocando lo cual resulta útil para los asistentes a la conducción. En otros coches el conductor tiene que hacer una pequeña resistencia para que el coche lo detecte, con el Clase E no resultando un manejo más natural y cómodo. El interior del aro lleva una esterilla con sensores para lograr detectar con qué fuerza estamos tocando el volante.

    En cuanto a la segunda fila de asientos, apenas hay cambio respecto al modelo anterior. El espacio en las plazas traseras es abundante. Hay mucho sitio para las piernas y también para la cabeza, en ese sentido está más o menos igualado con sus principales rivales que no son otros que el BMW Serie 5 y el Audi A6. Donde sobresale respecto a sus competidores es en anchura, se viaja muy holgado.

    De todos modos la plaza central es notablemente menos cómoda y espaciosa que las otras dos y además el respaldo es demasiado duro porque esconde un reposabrazos. Así que en general lo mejor es que vayan dos ocupantes porque los asientos de los extremos son formidables. Los pasajeros encontrarán tomas USB para recargar dispositivos y salidas de aire tanto en el centro como en el pilar B. Confort garantizado.

    La plaza central trasera es sólo para uso muy ocasional

    La gama de motores para la nueva Clase E es amplísima y todos los propulsores están vinculados a una caja automática 9G-Tronic con convertidor de par de 9 velocidades que es muy suave y le viene como anillo al dedo a este coche. Las versiones normales de gasolina llegan hasta los 367 CV del E 450 y a partir de ahí se proponen hasta tres variantes AMG: el Mercedes-AMG E 53 de 435 CV, el Mercedes-AMG E 63 de 571 CV y el Mercedes-AMG E 63 S de 612 CV. Casi nada.

    En el apartado diésel hay cinco opciones que van desde los 160 CV hasta los 330 CV. Y por último están las dos versiones híbridas enchufables, una vinculada a un motor de gasolina (E 300 e, con 211 CV) y otra asociada a un motor diésel (E 300 de, con 194 CV). Mercedes es el único fabricante que propone actualmente un modelo que combina PHEV y gasóleo.

    En el restyling del Clase E se han añadido más características de seguridad. Por ejemplo, el control de crucero activo ya no solo regula la velocidad en función de la distancia con el coche de delante o de las señales. Ahora también tiene en cuenta el estado del tráfico y si detecta que en unos metros se llega a una zona atascada va reduciendo la velocidad de manera preventiva.

    El Clase E 2020 se ofrece en mecánicas de gasolina, diésel, PHEV gasolina y PHEV diésel

    Otra novedad es que el sistema de alerta de ángulo muerto ha añadido una nueva función: con el coche parado alerta del peligro de abrir la puerta si se aproxima un vehículo o una bicicleta. Además el sistema de ayuda de aparcamiento se ha mejorado y se han añadido nuevos puntos de vista al sistema de cámaras de 360 grados.

    El nuevo Clase E incrementa aún más las características en las que ya destacaba el modelo anterior: es silencioso, tiene un rodar muy suave y en definitiva resulta extremadamente confortable. La versión E 220 d de 194 CV resulta una opción interesante para la mayoría de los usuarios ya que tiene unas buenas prestaciones y un bajísimo consumo teniendo en cuenta el peso del vehículo.

    El Clase E en sus carrocerías Berlina y Estate se fabrican en la planta de alemana de Sindelfingen, en la misma línea que el Mercedes CLS y el Mercedes-AMG GT Coupé 4 Puertas. Con este restyling, el Clase E 2020 ha actualizado su imagen, ha añadido nuevos elementos de seguridad y ha aumentado su carga tecnológica para ser la referencia de la categoría.

    Prueba Mercedes Clase E 2020, símbolo de vanguardia (con vídeo)