• Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5

Contacto con el Opel Crossland X, la mezcla de dos mundos (con vídeo)

Opel ya es propiedad del Grupo PSA, pero la colaboración entre marcas lleva tiempo produciéndose. Fruto de ella es la llegada del nuevo Opel Crossland X, que pronto llegará a los concesionarios españoles y que ya hemos tenido ocasión de conocer.

Por delante el Crossland X se parece mucho al Mokka X, aunque con un estilo propio

En pleno proceso de cambio, Opel presenta en sociedad un nuevo modelo. Un coche que combina dos mundos para así poder adaptarse a un mundo en constante cambio y evolución. Estamos hablando del Opel Crossland X, mitad SUV mitad monovolumen. Gracias a la marca ya hemos podido ver y tocarlo en su presentación nacional.

El Opel Meriva nos ha dicho adiós tras años de comercialización. Todo tiene su momento, y aunque el Meriva resultaba funcional en su momento, el mundo ha cambiado, y ahora apenas tiene cabida. Para sustituirle Opel trae el Crossland. Ha dado la casualidad que este es el primer modelo que sale a la venta tras la compra de la marca por parte del Grupo PSA.

Y la verdad es que posiblemente sea el modelo que más tenga en común con sus, ahora, hermanos, franceses. Ha sido un desarrollo compartido con Peugeot y Citroën. De hecho comparte gran cantidad de elementos con el Peugeot 2008, que a su vez también empleará el Citroen C3 Aircross, que sustituirá al C3 Picasso y que aterrizará en los mercados el año que viene.

Pero si nos centramos en el Opel, hay que decir que en temas de diseño el trabajo ha sido particular de los alemanes. El Crossland X hace gala de la nueva imagen de marca, sobre todo en la parte delantera, donde vemos una parrilla y unos conjuntos ópticos que recuerdan mucho a los del Opel Mokka X. Debo reconocer que el frontal me gusta.


La trasera ha sido recortada de forma drástica para así ser más compacto

Si nos desplazamos a lo largo de su carrocería, vemos como Opel ha echado mano del cada vez más habitual esquema de techo y pilares en colores de contraste con la carrocería. Puede parecer un mero detalle estético, pero realza las líneas del coche a la vez que le da una imagen más moderna y juvenil. Esta estrategia ya la sigue actualmente el Opel Adam.

En cuanto a la trasera, los diseñadores han optado por recortarla de una forma algo abrupta. Apenas hay voladizo trasero, y todo el portón, así como los elementos que este integra, están dispuestos de forma plana. Estéticamente es la parte del coche que menos me atrae, pero resulta muy cómodo para averiguar las medidas, recortadas, del coche.

El Crossland X se integra en el segmento B-SUV, eso quiere decir que está especialmente pensado para un uso urbano. Sus medidas bien lo delatan 4,212 metros de largo por 1,765 metros de ancho. Para que nos hagamos una idea, es 16 centímetros más corto que un Opel Astra de tres puertas pero 10 centímetros más alto.


En cuanto a su interior, el Crossland X ofrece una buena sensación de calidad

En cuanto a capacidades, el Crossland X dispone de una habitabilidad bastante correcta. Por supuesto los ocupantes de las plazas delanteras serán los que viajen más cómodos, pero los que vayan en la banqueta trasera no sufrirán de estrés por falta de espacio. Únicamente un quinto pasajero podría molestar por cotas de ancho. También se ha pensado en el maletero, y por ello se disponen como mínimo de 410 litros, aunque se pueden ampliar a 520 si desplazamos la segunda fila de asientos longitudinalmente o a 1.255 si la echamos a bajo.

Antiguamente los segmentos más pequeños del mercado no podían disponer de la misma tecnología y avances que sus hermanos mayores, pero esa barrera cada día es más difusa, y no hace falta irse a grandes coches para disponer de un más que buen equipamiento. El pequeño SUV/Monovolumen bien lo demuestra. El Crossland X dispone de todo lo que se pueda necesitar y mucho más.

Prueba Opel Mokka X 2017, equilibrio inteligenteHemos probado el nuevo Opel Mokka X, uno de los grandes protagonistas en el segmento de los crossovers urbanos. Su equilibrio en todas las facetas lo sitúa como uno de los modelos más interesantes de su categoría ¡No te pierdas nuestro video! Leer más.

Opel ha dispuesto, por el momento, de dos niveles de acabado: Selective y Excellence. Y aunque las unidades más bajas de la gama ya traen consigo un importante despliegue técnico. Un ejemplo es la pantalla táctil de siete pulgadas con conectividad Apple Car Play y Android Auto, y el sistema OnStar, que en caso de accidente avisa a los servicios de emergencia, además de incorporar WiFi con conexión para varios dispositivos móviles.

Además de esto hay que mencionar el sistema de iluminación Full LED, el Head-Up Display, la cámara de visión de 360º, asistente de aparcamiento avanzado. Se ha prestado mucha atención a la seguridad y por ello encontramos gadgets que velan tanto por nuestra seguridad como por la de los demás. Aviso de salida de carril, lector de señales de tráfico, indicador del ángulo muerto, alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada de emergencia automática, entre otros muchos elementos.


Un cuadro claro, aunque con mucha información a la vista

Mecánicamente el Crossland X dispondrá de una gama corta pero eficiente. Se ha contado con motores de baja cilindrada. Habrá tres motores, dos gasolina y uno diésel, y cinco potencias diferentes. A diferencia de su hermano, el Mokka X, el Crossland únicamente tendrá tracción en el eje delantero. En cuanto a las cajas de cambios, el motor más básico irá asociado a un cambio manual de cinco velocidades, mientras que en el resto de unidades se podrá disponer de cajas manuales o automáticas con seis relaciones.

GasolinaPotenciaPar
1.281 CV118 Nm
1.2 Turbo110 CV205 Nm
1.2 Turbo130 CV230 Nm
DiéselPotenciaPar
1.6 D99 CV254 Nm
1.6 D120 CV300 Nm

Opel Crossland X, toma de contacto

Como ya decimos, hemos tenido la ocasión de poder echar un vistazo al Opel Crossland X a la vez que ha sido presentado de forma oficial en el Salón de Ginebra. Nada más verlo llama la atención el diseño, campo en el que Opel lleva trabajando muy bien desde hace un tiempo. Como ya he dicho más arriba el estilo me gusta, y la firma de LED causa muy buena impresión a simple vista.


También llama la atención lo pequeño que resulta por fuera. Se me antoja un coche realmente funcional para la ciudad. Primero por el tamaño que tiene, que hará que las calles estrechas lo sean menos. Segundo porque resultará fácil encontrar un hueco donde aparcarlo. Y tercero porque con ese puesto de conducción elevado podremos controlar mejor el tráfico. Por todos estos factores, el Crossland X triunfará para todos aquellos urbanitas que busquen un 2x1.

De puertas para dentro me llaman la atención varias cosas. Una vez más el Crossland X echa mano de piezas que ya habíamos visto en otros modelos de Opel. La disposición del salpicadero es también conocida. Resulta muy fácil adaptarse al interior, y encontrar lo que se necesite de forma bastante intuitiva. Se nota que la ergonomía ha sido estudiada, y la ausencia de botones simplifica mucho el proceso.

Si te estás preguntando por la calidad, estate tranquilo. Ya digo que Opel lleva tiempo haciendo las cosas muy bien, y no solo en diseño. La calidad ha ido creciendo y el Crossland X también hace gala de ella. Aunque muchas partes del interior son de plástico a la vista, hay que reconocer que se les nota con una buena sensación al tacto. Una mezcla de materiales bien elegida. Y eso que las unidades expuestas eran de preserie.


Todos los motores serán turboalimentados, más eficientes y ahorradores

En cuanto a la tecnología, no ha habido oportunidad de probarla, pero la pantalla, de ocho pulgadas en este caso, me ha transmitido una buena sensación. La definición es excelente, al igual que la respuesta al tacto. Incluso la cámara de aparcamiento tiene una calidad aceptable, mejor que en otros modelos de la competencia.

En definitiva, la primera toma de contacto ha sido muy satisfactoria. Opel es consciente que el nuevo Mokka X acaparará la mayor parte de las ventas del segmento B-SUV, pero el Crossland X llega para completar una gama que a finales de año sumará su último participante con la llegada del Opel Grandland X. Por equipamiento y calidad estamos ante uno de los líderes del segmento, aunque también hay que decir que sus rivales los encuentra ahora principalmente en casa, es decir; en Peugeot y Citroën.

Si te das cuenta, no he mencionado una sola palabra de precios. Ni siquiera Opel tiene las cifras, pero si han asegurado que van a realizar una tabla de precios cruzada con el Mokka. Esto quiere decir que en el acabado Excellence, el Crossland X tendrá el mismo valor que el Mokka con acabado Selective. Es decir que con el nivel de equipamiento más alto de todos, el Crossland tendrá un valor aproximado de 20.000 euros. Por lo que no es nada descabellado pensar que su precio de partida se situará en torno a los 17-18.000 euros.


Por maletero no será, desde 410 hasta 1.255 litros. Muy aprovechable por sus formas cuadradas

Por el momento no se admiten pedidos, al no haber precios es imposible hacerlo. Los concesionarios empezarán con las campañas a partir de finales del próximo mes, cuando la planta de Figueruelas, Zaragoza, empiece con la producción del Crossland X. De salir todos los planes como están pensados, las primeras entregas no se realizarían hasta finales del mes de junio principios de julio.

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×