Prueba Opel Crossland X 1.6 Diésel 120 CV, estilo en formato compacto (con vídeo)

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(22 fotos)

Hemos probado el Opel Crossland X en carretera por primera vez. En esta ocasión la versión diésel de 120 CV asociado al cambio de marchas manual de 6 relaciones que está disponible desde 20.427 euros. Estas son mis primeras impresiones.

Hemos probado el Opel Crossland X Diésel de 120 CV

Tras la presentación del modelo durante el Salón de Ginebra, Opel nos ha invitado a Italia para probarlo por primera vez. En aquella ocasión pudimos tener una primera toma de contacto donde mi compañero Javier Gómara hizo una generosa introducción del modelo con fotos y vídeo.

El Opel Crossland X es un SUV del segmento B, sucesor del extinto Meriva y al igual que este también se fabricará en España, concretamente en la factoría de Figueruelas en Zaragoza. Este cambio de planteamiento, el de pasar de monovolumen a SUV compacto, se debe al cambio de comportamiento de los clientes europeos, que cada vez mas prefieren un vehículo con atributos SUV en todos los segmentos.

Con este modelo Opel completa su familia de modelos X, compuesta por el reciente Grandland X, Mokka X y Crossland X, ordenados de mayor a menor tamaño. Más información sobre la ofensiva SUV de Opel.

Prueba Crossland X Diésel 120 CV

Durante mi viaje a Italia he podido probar la variante diésel de más potencia, con motor de 1.6 litros que homóloga una potencia de 120 CV. El Crossland X está disponible desde 18.042 euros pero la versión que hemos probado lo está desde 20.427 asociado al nivel de equipamiento más alto denominado 'Excellence'. Aquí tienes todos los precios del Opel Crossland X.

Prestaciones oficialesOpel Crossland X Diésel 120 CV
Motor1.600 cc 4 cilindros
Par máximo300 Nm
Aceleración 0-100 km/h9,9 segundos
V. máxima187 km/h

El equipamiento Excellence no tienen ningún elemento que cambie el comportamiento del vehículo, aunque le da un aspecto exterior e interior más atractivo debido a su mayor equipamiento. Sus llantas opcionales son de 17 pulgadas.

Nuestra unidad luce color blanco alpino, uno de los 9 colores en los que puede pintarse la carrocería, sin duda el más discreto y además su techo es negro mineral aunque también podría ser blanco o gris, que son los otros tonos que se ofrecen opcionalmente.

Puesto de conducción del Crossland X

Consumo de combustible obtenido

La verdad es que a juzgar los datos homologados facilitados por Opel, esperaba unos datos de consumo realmente bajos y aunque los registros oficiales parecen ajustados, he tenido ciertas variaciones que paso a comentaros. Estos son los datos oficiales:

Consumo homologadoOpel Crossland X Diésel 120 CV
Urbano4,7 L / 100 km
Extraurbano3,6 L / 100 km
Combinado4,0 L / 100 km

Cuando recogí el coche en el aeropuerto Marco Polo, el ordenador de abordo marcaba 6,4 litros media en los últimos 200 kilómetros y aunque no es un dato que me permite saber nada, pues no sé como se ha empleado el vehículo, es un dato que me da cierta curiosidad.

El consumo puede ser muy bajo si conducimos con tranquilidad

Durante los primeros kilómetros, en tramos en los que se circulaba a una velocidad inferior de 80 km/h y muy frecuentemente a 50 o 60, a un ritmo muy suave y progresivo, los consumos registrados son realmente bajos, hablo de cifras comprendidas entre 3,5  y 4,0 litros cada 100 km.

En autovía, donde subí un poco el ritmo y a 120 km/h el tacómetro clava las 2.000 rpm, el consumo de carburante sube también a cifras comprendidas entre 5,0 y 5,4 litros cada 100 km

En el peor de los casos, con todo en contra, carreteras muy curvas con fuertes pendientes donde hay que exprimir el motor y jugar con la palanca de cambios, los consumos suben hasta 7 l/100 km, pero también hay que reconocer que en cuanto el recorrido se suaviza y se baja un poco el ritmo, el consumo se desploma.

El Crossland X recorriendo la región de cultivo de Prosseco

Aunque hay cierta diferencia con los consumos homologados y obtenidos, considero los datos oficiales bastante sinceros, con cierto error como es habitual, pero si tenemos en cuenta que nuestro vehículo estaba ocupado por tres personas y además teníamos bastante equipaje, no me parece para nada descabellado. Cuando tengamos el vehículo en nuestras manos más tiempo, realizaremos una prueba de consumo exhaustiva.

Sensaciones al volante

Como cabe de esperar por su exterior y por su concepción como SUV del segmento B, el habitáculo y por tanto el puesto de conducción están ligeramente elevados comparado con la altura de un compacto del mismo segmento. Una ventaja del puesto de conducción es que te permite ver el tráfico lateral con más claridad y el frontal con mayor antelación lo que permite que puedas anticiparte a la hora de realizar maniobras como adelantamientos o frenadas.

Esta anticipación ayuda a que la conducción del Opel Crossland X sea más relajada y cómoda, un enfoque que la marca ha tenido muy claro desde el principio. Quien espere algo de deportividad abordo de este modelo está muy equivocado, todo está pensando para resultar cómodo y agradable, como por ejemplo, el tacto del volante que puede ajustarse en profundidad y altura (con una suavidad que me ha recordado en un primer momento a la que ofrece Audi) y al tarado de la suspensión.

El volante es agradable al tacto pero la instrumentación demasiado simple

Con cada curva que tomas el habitáculo del Crossland X se inclina ligeramente, a la mayoría de conductores que busquen un vehículo cómodo para el día a día ello no le parecerá un problema aunque puede que otro mínimo de conductores le de una sensación como de 'barqueo' o inexactitud a la hora de tomar curvas.

Hay cosas que gustan cuando te pones a los mandos del nuevo SUV de Opel, la excelente nitidez con la que funciona el Head Up Display, con buena iluminación en cualquier condición de luz, el tanto del volante que está forrado en cuero y tiene un pespunte amarillo en esta unidad y el mullido de los asientos, que acolchan y recogen muy bien los cuerpos resultando muy cómodos.

Hay un detalle que me ha decepcionado y otro que me ha sorprendido. No me ha gustado la instrumentación del modelo, que resulta muy sencilla si tenemos en cuenta el exterior del modelo u otras partes del interior como el diseño de los aireadores o un sistema multimedia muy completo con el asistente Opel On Star. Podría haber tenido una parte digital u otro diseño, que la verdad se antoja anticuado.

Los servicios de Opel ON Star son muy completos

Me ha sorprendido que en un coche tan orientado a la comodidad tenga una palanca de cambios que recuerdo a algunos vehículos deportivos, y no por sus recorridos que son especialmente cortos, si no por los carriles, que están delimitados perfectamente y son todo una delicia recorrer y además carecen completamente de holgura una vez engranadas las marchas, ni siquiera aparece una mínima vibración en la palanca, lo cual transmite cierta sensación de calidad.

Conclusiones: luces y sombras

Sobre el papel cumple los requisitos para seducir a nuevos clientes y para que una vez adquirido el Crossland X satisfaga a sus propietarios. Sus puntos fuertes son su tamaño compacto, lo cual lo hace ideal para desenvolverse por la ciudad, un diseño atrevido, siguiendo los cánones de belleza SUV aplicando la personalización con 9 colores de carrocería y tres de techo creando un contraste, y por último su precio, que con los descuentos que ofrecerá la marca (el configurador ofrece en el momento de confección de este artículo un 10% del importe total aproximadamente) la cifra cobrará una mayor atractivo.

Me ha parecido un vehículo recomendable a todo aquel que busque un vehículo cómodo y urbano. Cómodo por el tarado de su suspensión y la suavidad de la dirección. Urbano, por sus medidas compactas y maniobrabilidad, lo cual, teniendo en cuenta que ofrece un maletero de 410 litros (ampliable hasta 1.255) y potencia más que sufiente para adentrarse en autovía con garantías, es un vehículo que cumple casi en todo lo que cabe esperar de él.

Maletero del Opel Crossland X, desde 410 litros de capacidad

Además, si se conduce con tranquilidad puede obtener unos consumos realmente bajos. También hay sombras en este modelo, como que haya una instrumentación tan sencilla en un habitáculo tan nuevo y un exterior muy llamativo. Se echa en falta una más elaborada.  En ocasiones de máxima exigencia, con pendientes en contra y tres pasajeros, para salir del paso y mantener el ritmo hay que jugar, y mucho, con la caja de cambios para sacar todo el potencial del motor.

Pese a su altura al suelo y sus protecciones de la carrocería si tenemos previsto adentrarnos en terrenos offroad con frecuencia será mejor que nos decantemos por el Opel Mokka X.

El Mokka X, de tamaño y precio parecido, es un vehículo más orientado a terrenos no asfaltados e incluso puede equipar tracción a las cuatro ruedas algo que el Crossland X no equipa ni tiene previsto equipar.

Insignia del Opel Crossland Diésel

Nota: 8.0

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto