¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Peugeot 2008 2020, apostando por una personalidad sofisticada y polivalente (con vídeo)

9

La segunda generación del Peugeot 2008 estrena plataforma, aumenta de tamaño y cambia su diseño para ser uno de los SUV urbanos con más personalidad del mercado. El crossover fabricado en España también llega cargado de tecnología con nuevos asistentes de conducción y equipamiento de confort.

Primera vídeo prueba del nuevo Peugeot 2008 2020.

Llega el nuevo Peugeot 2008. Las marcas de coches han apostado definitivamente por los SUV y en los últimos tiempos el campo de batalla se está centrando en el segmento de los crossovers urbanos. En concreto hay tres modelos que a mi juicio van a ser las estrellas de esta categoría: las nuevas generaciones del Renault Captur, el Nissan Juke y el protagonista de esta toma de contacto, el Peugeot 2008.

Ya tuve oportunidad de conducir los dos primeros hace pocas semanas y tenía muchas ganas de probar el que me faltaba, el nuevo Peugeot 2008. Así que aprovechando la presentación internacional del modelo fui hasta Francia, cerca de Marsella concretamente, para enseñaros todos los secretos de este coche y responder a dos preguntas clave. Por un lado ¿Está realmente a la altura de los mejores del segmento? Y por otro ¿Cuál es la versión más interesante del nuevo 2008?

El nuevo 2008 adopta el estilo del 3008

El B-SUV de Peugeot se ha renovado completamente en esta segunda generación y me llama la atención que la marca francesa se haya arriesgado tanto con unos cambios profundos. La primera generación fue muy exitosa, se vendieron más un millón de unidades, y normalmente en esos casos los fabricantes suelen ser más conservadores. Ya sabéis, si algo funciona no lo toques.

Observamos un diseño completamente nuevo y una plataforma que también es totalmente nueva. El crossover de Peugeot emplea la plataforma modulable CMP, la misma que lleva el Peugeot 208, el DS 3 Crossback o el Opel Corsa. Es una arquitectura que aumenta las posibilidades de este modelo porque permite alojar todo tipo de motorizaciones y de hecho el 2008 está disponible en versiones de gasolina, diésel y eléctrica. La versión eléctrica Peugeot e-2008 tiene algunas particularidades propias así que en esta toma de contacto me centraré en las variantes con motor de combustión.

En cuanto al estilo ha cambiado mucho pero no lo ha hecho al azar. La inspiración llega de otro gran superventas de la marca, su hermano mayor el Peugeot 3008. La carrocería está plagada de trazos poligonales y líneas tensas que de dan un aspecto muy moderno y musculoso. Tiene un toque deportivo gracias a la línea de cintura alta y a combinar un capó largo y horizontal con una cabina retrasada como podemos constatar al comprobar que el parabrisas nace por detrás del eje delantero.

En el frontal abundan las líneas verticales como la generosa parrilla que contiene el león de la marca. Justo encima, en el extremo del capó, aparece la inscripción 2008. De ese león que es el logo de Peugeot se inspiran los faros, cuyas luces diurnas se alargan generosamente por el paragolpes para insinuar los colmillos del león. Los grupos ópticos son Full Led en las versiones más altas.

Los pilotos traseros unidos por una franja negra dotan a la zaga de mucha personalidad

Existe la opción de equipar una carrocería bicolor con techo en negro brillante y se pueden montar llantas de 16, 17 o 18 pulgadas. En la parte posterior la vista se va irremediablemente a los pilotos unidos por una banda negra. Unos pilotos de led muy llamativos en formato tridimensional y con una firma lumínica de tres puntos característicos de la marca que representan las garras del león.

El 2008 II puede tener una o dos salidas de escape dependiendo de la motorización y acabado escogidos. Para el mercado español la gama está configurada con cuatro niveles de equipamiento denominados Active, Allure, GT Line y GT, ordenados de menos a más completos.

Más grande y polivalente

La segunda generación no sólo ha variado su diseño y plataforma respecto a su predecesor sino también su tamaño. Mide 14 cm más que el anterior 2008 lo que le lleva a alcanzar una longitud de 4,30 m y se sitúa claramente por encima del Captur y el Juke. Un crecimiento que se nota positivamente en la habitabilidad interior y también en la capacidad de carga.

En el maletero se hubieran agradecido más soluciones para sujetar la carga y una toma de 12V

El maletero del nuevo 2008 ofrece 434 litros, es muy grande para esta categoría y aporta más versatilidad de uso a este modelo. Además, la base se puede situar en dos alturas para distribuir mejor la carga de manera que quedan 405 litros en la parte superior y otros 29 litros debajo del piso del maletero. Colocando la base en la parte más alta se consigue un espacio de carga prácticamente plano al abatir el respaldo de los asientos traseros, que están divididos en una proporción 1/3:2/3, para obtener hasta 1.467 litros de capacidad medidos hasta el techo.

Estoy gratamente sorprendido con la buena calidad de realización interior. Está plagado de materiales agradables al tacto, con algunos elementos mullidos, buenos ajustes y algunos detalles de color muy sutiles que varían su tonalidad dependiendo del nivel de equipamiento. Como miembro de la Liga en Contra del Negro Brillante hay que hacer hincapié en el abuso del plástico negro piano en la parte central de la consola. Una lástima porque desluce el buen trabajo realizado en el resto de zonas al usar aquí un material que se ensucia y se estropea con facilidad.

No podía faltar el famoso puesto de conducción Peugeot i-Cockpit al que lleva recurriendo el fabricante galo en estos últimos años. Se caracteriza por un volante muy pequeño que tiene la ventaja de permitir hacer maniobras con mucha facilidad porque al requerir un a menor apertura de los brazos se reduce la amplitud de los movimientos. El volante cuenta con levas en las versiones con cambio automático.

El volante de pequeño diámetro facilita las maniobras

Le da un aspecto muy futurista al habitáculo y sin duda se diferencia de todos sus rivales. El diseño interior es espectacular pero no gusta a todo el mundo porque la instrumentación no se ve a través del aro del volante sino por encima y dependiendo de nuestra estatura y nuestra postura de conducción es posible que haya conductores que tengan dificultades para encontrar una postura adecuada en la que el aro no oculte una parte del cuadro de instrumentos.

Esta generación del 2008 trae una nueva generación del i-Cockpit. Se llama Peugeot i-Cockpit 3D y se caracteriza por una instrumentación digital con una pantalla de 7 ó 10 pulgadas según el acabado que presenta la información de forma holográfica y en distintos niveles, dependiendo de su importancia. De esa manera las indicaciones más trascendentales llaman más la atención al conductor para que pueda reaccionar de manera más rápida. El acabado básico Active tiene una instrumentación analógica con una pantalla TFT de 3,5 pulgadas.

Para conseguir ese aspecto tridimensional, Peugeot ha empleado una pantalla digital normal y encima de ella hay un sistema que proyecta imágenes sobre esa pantalla, como si fuera un head-up display pero que en lugar de poner la información en el parabrisas lo hace en la propia instrumentación. Resulta curioso y sofisticado pero lo cierto es que a mí no me ha parecido que aporte ninguna ventaja respecto a una instrumentación digital estándar.

La mayoría de las funcionalidades se concentran en la pantalla multimedia

En la parte central del salpicadero y a la misma altura visual de la instrumentación se encuentra el sistema de infoentretenimiento que, dependiendo del acabado escogido, puede equipar una pantalla de 7 ó 10 pulgadas. El sistema más completo lleva un navegador TomTom con información de tráfico en tiempo real y es compatible con MirrorLink, Apple CarPlay y Android Auto.

Tiene una gran calidad de imagen y una buena respuesta táctil pero todo está integrado en la pantalla multimedia, incluida la climatización así que distrae de la conducción con más frecuencia de lo deseable. La pantalla es táctil pero bajo ella hay un módulo con dos botoneras que sirven de atajo para las funciones más frecuentes, una buena solución. Una fila de botones es táctil y la otra tiene interruptores inspirados en la aviación que quedan muy bien.

Estas plazas delanteras son confortables gracias a unos asientos que gozan de una buena ergonomía. Los asientos delanteros del 2008 II pueden estar calefactados y el del conductor puede incluir una función de masaje y ajustes eléctricos. Las tapicerías dependen del nivel de equipamiento.

El aumento de la distancia entre ejes beneficia al espacio interior

Además, hay muchos huecos donde guardar cosas proponiendo hasta 30 litros de almacenamiento repartidos por el interior, incluyendo varios compartimentos en la consola entre los cuales uno de ellos también sirve de base de recarga inalámbrica para smartphones y que tiene una apertura muy curiosa en la que se puede poner un teléfono móvil en vertical.

Los posavasos se han colocado por detrás de la palanca de cambios aprovechando que hay mucho espacio conseguido al sustituir a la tradicional palanca de freno de mano por un freno de estacionamiento eléctrico que ocupa mucho menos o al emplear una palanca de cambios muy pequeña porque no usa una conexión mecánica sino eléctrica.

Delante se goza de una buena amplitud y sensación de espacio, especialmente si la unidad lleva el enorme techo panorámico practicable opcional. También ayuda a percibir una atmósfera agradable el sistema de iluminación ambiental con ocho colores a elegir que viene en los acabados más altos del Peugeot 2008 2020 y el sistema de sonido firmado por el especialista Focal.

Las plazas traseras del 2008 son de las más espaciosas del segmento B-SUV

Detrás incluso pasajeros de estatura elevada encontrarán suficiente amplitud para estar cómodos. Hay sitio para las piernas como consecuencia del aumento de tamaño del coche y también para la cabeza gracias a las formas cuadradas de la carrocería. Como suele ser habitual en el segmento B, en esta zona no hay salidas de ventilación propia o un reposabrazos. Tan solo podemos contar con un par de tomas USB, disponibles en los acabados más altos, y unas redes en los respaldos de los asientos.

Equilibrio entre agilidad y confort

Hay dos bloques mecánicos sobre los cuales se estructura toda la gama. En gasolina se propone un tricilíndrico 1.2 PureTech con 100, 130 y 155 CV. La oferta diésel la representa el motor de cuatro cilindros 1.5 BlueHDi de 100 y 130 CV. Además, también se ofrece una versión 100% eléctrica, el Peugeot e-2008, aunque me voy a centrar en las versiones de combustión.

Las opciones de transmisión pasan por una caja manual de seis marchas y un automático EAT8 con convertidor de par de ocho relaciones. El cambio manual es para los dos motores de 100 CV, el automático queda reservado para el gasolina de 155 CV y el diésel de 130 CV mientras que el gasolina de 130 CV es el único propulsor que puede combinarse con ambos tipos de transmisión. El cambio manual tiene un buen manejo pero el automático brilla por su suavidad.

La caja EAT8 viene de serie con los motores Puretech 155 y BlueHDi 130 y es opcional en el Puretech 130

Debido a su enfoque urbano no hay versiones con tracción a las cuatro ruedas pero ofrece la posibilidad de contar con el Advanced Grip Control, un sistema que mejora la motricidad y que se combina con el control de descenso de pendientes. Tiene tres programas: arena, barro y nieve. De todos modos es mejor no buscar complicaciones en superficies deslizantes o fuera del asfalto.

A pesar de que son motores bastante potentes las prestaciones no son especialmente destacadas así que recomiendo optar por la versión de 130 CV, ya sea en gasolina o diésel. Con 100 CV se puede quedar un poco corto y como referencia se puede mencionar que con esa potencia el crossover francés hace el 0 a 100 km/h en 12 segundos, le falta brío. Por cierto, la versión de gasolina de 100 CV lleva frenos traseros de tambor, el resto de propulsores optan por los discos.

Está claro que los neumáticos grandes, el aumento de tamaño y un peso que ronda los 1.200 kg obligan a buscar versiones potentes para aquellos que no quieran limitar sus trayectos a zonas urbanas. En ciudad se mueve bien y además podemos contar con un nuevo asistente de aparcamiento totalmente automático llamado Full Park Assist, sólo disponible con el cambio automático.

Ya a la venta, las primeras entregas del nuevo 2008 se realizarán a partir del 1 de diciembre de 2019

No se trata de un coche especialmente ágil pero ofrece un buen compromiso entre estabilidad y confort. Para adaptar el comportamiento del vehículo a nuestros requerimientos se proponen tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport) que varían la configuración de la dirección, la respuesta del motor, la climatización y la transmisión automática. El modo Sport cuenta con un sistema de sonido activo que emplea los altavoces para emular un sonido de motor más poderoso.

Peugeot espera conseguir cuatro o cinco estrellas en EuroNCAP, consiguiendo esa máxima puntuación las versiones con el sistema de frenado automático de emergencia con detección de peatones y ciclistas. Sin embargo, el equipamiento más destacado es un sistema de nivel 2 de conducción automatizada: es el Drive Assist Plus que combina el control de crucero adaptativo con función Stop & Go y el asistente de mantenimiento activo de carril para mejorar la seguridad en autopistas y vías rápidas.

Vamos a hablar de precios no sin antes recordaros que este Peugeot 2008 tiene acento español porque se fabrica en España, en la magnífica factoría que PSA tiene en Vigo. El precio de partida arranca en los 17.550 euros, una tarifa que no incluye descuentos o promociones. Como siempre el mejor precio lo vas a encontrar en la app de motor.es que puedes descargarte de manera gratuita de Google Play.

Peugeot España estima que la variante que más demanda tendrá en nuestro mercado es el Puretech 100 con el nivel de equipamiento Allure ¿Es la versión que más interesa? Mi recomendación subir un escalón más de potencia, el Puretech de 130 CV es una gran elección y sobre los cuatro niveles de equipamiento disponibles es preferible descartar el de acceso, el Active, y plantearse al menos el acabado Allure.

Como os comenté al principio del vídeo los principales rivales del nuevo Peugeot 2008 serán el Renault Captur y el Nissan Juke. En cuanto a diseño exterior está claro que el Juke es el más atrevido, el Captur el más conservador y el 2008 se queda en el punto medio. El diseño interior es un punto a favor del Peugeot, aunque en lo que se refiere a calidad la cosa está ajustada con el modelo de Renault.

El 2008 también convence en cuanto a habitabilidad, mayor que la de sus rivales, aunque también es cierto que es el de tamaño más grande. En cuanto a comportamiento, el Juke es el más divertido, el Captur el más confortable y una vez más el 2008 está en un equilibrado punto medio ¡Se está poniendo al rojo vivo este segmento de crossovers urbanos! ¿Con cuál te quedarías tú?

Noticias relacionadas

Prueba Peugeot 2008 2020, apostando por una personalidad sofisticada y polivalente (con vídeo)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto