Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Probamos el Peugeot 308 GTi en el circuito del Jarama

Probamos el Peugeot 308 GTi en el circuito del Jarama15

Bienvenidos al universo Peugeot Sport. Desde hace unos años la marca francesa está sacando al mercado modelos muy buenos a la par que deportivos. El Peugeot 308 GTi es uno de ellos y he tenido ocasión de probarlo en el Circuito del Jarama.

El mercado de los deportivos compactos apena conquista al 1,8% de los compradores españoles, en un año la cifra puede rondar las 1.200 unidades. Por eso cuando Peugeot te dice que quiere vender 200 unidades del Peugeot 308 GTi en un año, lo primero que haces es sorprenderte. Ahora bien, ¿en qué se basan los franceses para decir tal cosa? Pues la verdad es que solo tienen un motivo: uno de los mejores compactos deportivos del momento.

Peugeot ha desarrollado el que sin duda alguna es su mejor compacto hasta la fecha

La filial española nos reunió en la fría y húmeda mañana de ayer en el circuito madrileño del Jarama para que pudiéramos conocer de primera mano lo que su nueva joya era capaz de hacer. Las condiciones de la pista puede que no fueran las mejores para correr, pero sin duda alguna son ideales para comprobar de qué está hecho el Peugeot 308 GTi. Pero antes hay que repasar los cambios que implican optar por el tope de gama.

Por fuera no son muchos los cambios que podemos descubrir, no muchos si lo comparamos con las versiones GT. Nos encontramos con una toma de aire frontal de mayor tamaño, además de una rejilla con detalles propios y un borde cromado o pintado en rojo dependiendo del color exterior. Más adelante los cambios se centran en la zaga, sobre todo en la parte baja del parachoques, donde se integran dos salidas de escape circulares y reales. Y ya está, salvo por la pintura bitono (opción) y las llantas de 19" con diseño exclusivo.

En el interior sí que cuesta apreciar más los cambios, pues estos se aplican a ciertos detalles como la insignia inferior del volante, el umbral de las puertas, los asientos tipo baquet firmados por Peugeot Sport y el logotipo de las pantallas de inicio, que claramente te indican que estás ante el más poderoso de todos gracias a la firma GTi, que igualmente se reparte por toda la carrocería. Aun así la calidad que podemos notar en un Peugeot 308 normal, la tenemos aquí.

Pero olvidémonos de chucherías. Los cambios estéticos están muy bien ojo, pero la versión GTi debe llamar la atención por la mecánica. Los expertos de la sección deportiva de Peugeot han tomado el motor de su hermano civilizado, el Peugeot 308 GT THP, y han incorporado retoques que solo ellos saben hacer.

El motor es el mismo, sí, pero han cambiado los pistones, el Intercooler, y el colector de escape. Además el turbo es capaz de soplar a una fuerza mayor, hasta 3,5 bares de presión. La configuración es la misma que la que podemos ver en otros modelos tan carismáticos de la firma gala como el Peugeot RCZ R, que también tuvimos ocasión de probarlo en el Jarama y del que tristemente nos hemos tenido que despedir porque Peugeot dice que no lo va a reeditar.

La dirección y la suspensión no son ajustables, aunque hay otros parámetros que sí lo son

Ahora bien, este motor modificado presenta dos potencias diferentes. La más corta es de 250 CV y 330 Nm, y la más grande de 270 CV con el mismo par anterior. En ambos casos se une a una caja de cambios manual MCM R (R de reforzada) de seis velocidades y tacto tan preciso como deportivo. En conclusión, el 308 GTi 270 CV es capaz de hacer el 0 a 100 Km/h en seis segundos exactos con una velocidad punta (electrónicamente recortada) de 250 Km/h.

El 308 GTi tiene dos modos de ser. El primero es el que podríamos denominar como convencional. En él, el coche es capaz de mostrar un rendimiento y un carácter deportivo, pero tendremos que activar el botón SPORT del túnel central para encontrarnos con todo lo que este pequeño es capaz de dar. Una vez lo activamos las esferas se vuelven rojas, el motor suena de manera diferente (el sonido lo emiten los altavoces) y el pedal del acelerador se vuelve más sensible a las pulsaciones. Esto quiere decir que tanto la dirección como la suspensión no reciben ningún ajuste. Siempre van en su modo más deportivo.

Como es habitual la deportividad interior viene dada por el color rojo, aplicado a los detalles

Bien, ahora ya sabemos que el 308 GTi es rápido en línea recta, pero ¿cómo se comporta en las curvas? Pues aquí es donde se esconde el verdadero secreto de esta versión deportiva; el diferencial de deslizamiento Torsen, no disponible en la versión de 250 CV. Éste analiza constantemente la cantidad de agarre de cada rueda delantera. En el caso de que alguna de ellas precise de más par el sistema se encarga de enviarle la cantidad precisa de éste, evitando así los incómodos subvirajes, liberando a la trasera con la que podemos jugar hasta cierto punto.

Un mayor agarre supone una mayor velocidad en el paso por curva, lo que ahonda en un intachable comportamiento dinámico. Aquí también entra en juego otro factor clave del GTi, el chasis. No sabría deciros otro modelo de este segmento que cuente con un chasis tan finamente ajustado. En las unidades GT se notaba que la plataforma podía hacerse cargo de más potencia, y claro, estaba esperando al GTi. Todo lo que os diga se queda corto. Los cambios de dirección son inmediatos y la precisión que demuestra es sorprendente.

Sin embargo, y aunque la agilidad sea una de las características de este coche que más me han sorprendido, lo que más lo ha hecho son los frenos. Los calibradores de seis pistones y sus enormes discos son capaces de sacarte los ojos de las cuencas. Se nota que el peso total del coche apenas pasa de los 1.200 kilogramos, es liviano tanto en las frenadas como en las aceleraciones, y le otorga una relación peso potencia sorprendente: 4,46 Kg/CV la mejor de todos sus rivales.

La caja automática del 308 GTi ya está desarrollada, pero por el momento no piensan sacarla. Dependerá de la respuesta de los clientes

Como ya habrás podido imaginar el Peugeot 308 GTi es bueno, muy bueno. Como he dicho al principio, se instala en un segmento pequeño, y dentro de ese mercado tenemos en el mercado opciones muy serias como el Golf GTI, el SEAT León Cupra, el BMW M135i, o el Renault Mégane RS. El 308 se ubica en la gama media de potencia, pero puede que sea de los mejores en cuanto a sensaciones aportadas. ¿El mejor Peugeot de la historia? Difícil decirlo, pero sin lugar a dudas está en el pódium, compartiendo escalón con su hermano pequeño el Peugeot 208 GTi 30 Aniversario que también ha pasado por nuestras manos.

Hay que tomarse al 308 GTi como el coche serio que es. Excelente trabajo de Peugeot Sport

Por último y antes de despedirme tengo que hablar de precios. El más barato, el 308 GTi 250 parte de los 29.900 euros, mientras que el 308 GTi 270 arranca en los 32.400 euros. La diferencia de precio no reside únicamente en la potencia, sino que el más potente incorpora el diferencial Torsen, unas llantas más grandes, unos discos de frenos delanteros más grandes, unos asientos tipo baquet y la posibilidad de incorporar la combinación canalla rojo y negro. Sinceramente si podemos aportar esos 2.500 euros extra, los merece. Un juguete tremendamente serio y divertido este Peugeot 308 GTi.

Noticias relacionadas

Probamos el Peugeot 308 GTi en el circuito del Jarama
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto