Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Range Rover Evoque TD4 Prestige (II): exterior e interior

17

Nuestro Range Rover Evoque estaba vestido de una combinación de colores llamativa pero sin excesos mexclando el tono azul metalizado de su carrocería con el techo en color blanco. Un aspecto muy urbano para un vehículo al que no le resulta complicado caminar por zonas no asfaltadas.

Tras la introducción al Range Rover Evoque de nuestra primera parte de la prueba en las que os hablamos de la gama, niveles de equipamiento y precios, ahora nos toca mirar con lupa el exterior de este todoterreno compacto y adentrarnos en su interior para ver que nos ofrece el 'pequeño' Range Rover.

Exterior

Uno de los factores que nos hace decidirnos por el Evoque es sin duda su diseño. Mantiene las proporciones de un todoterreno: altura de carrocería, capó de generosas dimensiones, pasos de ruda abultados y silueta 'cuadriculada' pero con un toque de diseño que le da un aspecto atractivo y urbano.

El diseño combina su carácter urbano y personalizable con las capacidades de un todoterreno

Nuestra unidad presentaba su carrocería en tono Loire Blue (850 €), un azul metalizado con el que pasaría desapercibido si no fuese acompañado del techo (+spoiler trasero) en color blanco. Reconozco que la combinación agrada mucho a la vista sobretodo en persona aunque para equipar al Evoque con este techo panorámico en contraste color Fuji White con pantalla eléctrica hay que desembolsar 1.900 €.

El frontal es muy llamativo no solo por sus dimensiones, muy alto y ancho, la mirada que le proporcionan los grupos ópticos de Xenon con líneas LED para la iluminación diurna tiene un diseño muy elegante y deportivo. La luces antinieblas también son de LED y de serie en nuestro nivel de acabado Prestige. El exterior queda adornado por superficies cromadas en la parrilla principal, aletas, faldones, portón trasero y ambos difusores, tanto el frontal como posterior.

Las llantas que monta nuestra unidad son las de serie de 19 pulgadas y diez radios denominadas 'Style 103', sin poseer un diseño destacable son muy correctas sin desentonar con el resto de la estética del vehículo. Opcionalmente podemos equipar al Evoque otros modelos de llantas de 19 e incluso de 20 pulgadas si queremos primar más la estética sobre la funcionalidad. Todo el bajo perfil del vehículo está provisto de un revestimiento de plástico sin pintar.

Como curiosidad, tal y como comentó mi compañero en la prueba del Evoque Coupé, el todoterreno puede montar llantas de 17 pulgadas si tenemos pensado dar un uso más intensivo a las capacidades todoterreno gracias a la comodidad que ofrecen llantas de un perfil más grueso.

En la zaga la superficie de los faros LED es de reducido tamaño para entre otros motivos permitir que el portón tenga un tamaño considerable sin la necesidad de dividir el faro. Estos siguen un esquema de diseño interior similar a los frontales donde las fuentes principales de luz se agolpan en la zona interna de vehículo con formas circulares que se alargan hacia la cara exterior.

Interior y habitabilidad

El interior del Evoque es tan importante como su exterior por eso Land Rover ha puesto mucho énfasis en crear un habitáculo de calidad como se merece un Range Rover. Aunque se trate del más pequeño, y también más económico de ellos, eso no quiere decir que el Evoque se vaya a quedar atrás en este aspecto.

Una de las sensaciones que más agradan al conocer al Range Rover Evoque en persona llega cuando abres la puerta y observas el interior. El diseño global es limpio sin llegar a ser demasiado minimalista pero sobre todo percibes desde el primer momento que los materiales y ajustes son de muy buena calidad.

Nuestra unidad también tenía una combinación especial de colores que contrastaba perfectamente con el blanco y azul metalizado del exterior. El guarnecido interior del techo y parte del habitáculo estaba tapizado en color Ivory Morzine un color muy claro casi blanco que contrastaba con la tapicería de cuero perforado de los asientos y panales interiores de las puertas en tono Tan, la parte superior del salpicadero en negro y acabados interiores en Satin Brushed Aluminuim (aluminio cepillado).

Los asientos son confortables y resulta fácil de encontrar una posición correcta gracias a los 10 reglajes eléctricos para el asiento del conductor y 8 para el acompañante. El túnel central queda muy limpio y despejado con la eliminación de la palanca del freno de manos- Destaca el selector de marchas de rueda muy original que se esconde cuando apagamos el vehículo y el selector del modo de tracción queda muy a mano.

Sin embargo es una lástima que el sistema de info-entretenimiento desmerezca este interior tan trabajado. A pesar de llevar una pantalla de 8 pulgadas de alta resolución cuyos menús pueden resultarte más o menos estéticos, el factor que no me ha agradado es la lentitud del sistema tanto para la selección de tus canciones desde el USB hasta la búsqueda de una dirección en el navegador integrado.

El habitáculo derrocha calidad y lujo que se percibe y se siente desde la primera vez que entramos

El Evoque cuenta con una buena habitabilidad gracias al generoso espacio de sus plazas, sobretodo en las delanteras y los huecos portaobjetos del interior. El maletero tiene una amplia boca para introducir objetos y el doble fondo permite que el piso quede a ras de la boca de carga, muy útil para introducir bultos voluminosos. Los asientos son abatibles en posición 60/40 y dejan una superficie muy lisa como podéis apreciar en las imágenes. En cifras, el maletero es de 575 litros de capacidad ampliables hasta los 1.445.

En el momento de manipular los asientos traseros para verificar las posibilidades del maletero te das cuenta de que Land Rover ha cuidado hasta el más mínimo detalle en el Evoque. Da igual las vueltas que le des a los asientos, jamas veras anclajes o partes mal rematadas a la vista. Todo está en su sitio tapizado y perfectamente encajado desde cualquier posición.

Sin duda el interior es uno de los puntos más fuertes que tiene el Range Rover Evoque donde la calidad y el lujo se perciben y se sienten, aunque hay que tener en cuenta que tenemos en nuestras manos el acabado de mayor nivel. Habría que conocer en persona el acabado básico (Pure) para comparar pero estoy seguro de que dentro de sus posibilidades tampoco defraudaría.

Mañana daremos por finalizada la prueba con nuestras impresiones al volante, veremos que tal se portan el motor diésel de 150 CV y la transmisión automática, y nuestras valoraciones finales sobre el vehículo.

Fotos: Carmen Mº Díaz Castillo

Noticias relacionadas

Prueba Range Rover Evoque TD4 Prestige (II): exterior e interior
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto