¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    PruebaRange Rover Evoque, exterior e interior (II)

    21

    Vamos a comprobar si la parte estética merece tanta fama como transmite en un primer golpe de vista. La pintura Zanzibar es atrevida, pero acaba gustando. El interior es lujoso, es sencillo en cuanto a líneas y transmite calidad. La peor parte es salir de las plazas traseras y una luneta con poca visibilidad.

    El Range Rover Evoque que tenemos delante tiene una presencia musculosa y un color muy original que cuanto más tiempo convives con el, más te gusta. Se llama Zanzibar y es metalizado, con reflejos dorados y cuesta 760 euros adicionales. Las llantas son de 19 pulgadas incluidas en el acabado Prestige, aunque por solo 350 euros se puede acceder a unas llantas de 20 pulgadas. Depende del uso que se le quiera dar al coche ya que con un perfil bajo no es muy recomendable salir del asfalto. Curioso es que el propio configurador de la marca nos deja seleccionar unas llantas de 17 pulgadas en vez de las de 19 que vienen de serie. Como comentábamos antes, depende del uso que se le vaya a dar al coche.

    Las medidas del coche son: 4.355 mm de largo, 1.605 mm de alto y 2.085 mm de ancho contando con los retrovisores. La versión de 5 puertas le gana en altura en 30 mm que se aprecia en la estética final si nos fijamos bien. También es 5 mm más ancho.

    Nos gusta que en el exterior haya varias molduras de contraste en acabado Atlas (plateado). El resultado es muy bueno, con un carácter diferenciador. Además, se nota que la estética se ha pensado para un uso utilitario sin perder el ADN de la marca, con bastantes zonas de plástico negro en la parte inferior de la carrocería. Cada ángulo se ha pensado, precisamente, para un uso mixto.

    Sus faros son rasgados pero muy fáciles de distinguir desde lejos. Hay luces LED para la iluminación diurna y unos faros de xenón tras los proyectores frontales. El equipo de diseño de Land Rover ha trabajado muy bien la estética frontal en este aspecto, que es uno de sus atractivos principales. Desde la zaga, nace una línea de acentuación que recorre el lateral del coche hasta encontrarse con unos abultados pasos de rueda delanteros. En la parte trasera, los pilotos siguen contando con un diseño minimalista pero muy estético. Tan sólo encontramos un pequeño fallo: una luneta trasera demasiado pequeña.

    Interior

    Un 'disco' vanguardista en vez de una palanca de cambios al uso

    Accediendo al coche, los primeros síntomas son de puro lujo. Al desplegarse los espejos laterales, se proyecta desde el propio retrovisor, la silueta de un Range Rover Evoque en el suelo. Un detalle lujoso que sabrán apreciar los clientes de este coche a la par que los talleres de reparación. Cuidado si elegís una unidad que lo lleve. El interior es casi perfecto en cuanto a uso de materiales. Todo está muy ordenado y el salpicadero tiene cuero por todas partes. Incluso el pespunte es de contraste en ciertas zonas.

    La tapicería de piel Oxford es muy suave y agradable en cuanto a tacto general. El mundo interior te invita a vivir experiencias de calidad en todos los rincones. El volante tiene mucho aplomo y volvemos a detalles de lujo, como un plafón táctil que olvida el uso de botones que funcionan por presión para encender las luces. Los mandos quedan a mano en general y la palanca selectora es un tanto peculiar ya que tiene forma de disco o de ruleta y emerge al encender el coche. Si no, queda plana sobre la superficie de la consola central, con un diseño inclinado y con acabados de primera calidad.

    Para mayor contraste, nuestra unidad incluye un equipo de sonido Meridian con altavoces en acabado metálico que contrasta aun más con el interior. El equipo de sonido tope de gama incluye 17 altavoces y subwoofer y optimiza la experiencia al volante. Viajando a las plazas traseras, vemos relativamente fácil acceder a ellas, pero bastante difícil salir del habitáculo de forma cómoda sin un poco de ayuda. Si vas a llevar habitualmente gente en las plazas traseras, mejor compra el 5 puertas.

    Hay dos opciones de asientos traseros: deportivos y para dos ocupantes (nuestra configuración equipaba estos), o de tipo banqueta y con tres plazas. Volvemos a lo mismo. Si eliges el coupé, recomendamos los deportivos, aunque depende de las necesidades de cada uno. Para terminar de redondear el producto al 100%, sólo hace falta incluir una salida de aire central trasera, detalle que a muchos puede parecerles de vital importancia. Todos los detalles terminan de convencernos: el Range Rover Evoque no se anda con tonterías y muerde con fuerza el mercado, pero se lo tiene ganado.

    Range Rover Evoque, exterior e interior (II)