Prueba Skoda Octavia Combi TDI DSG (I): Exterior, interior y maletero

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(10 fotos)

Se encuentra a mitad de camino entre un compacto familiar y una berlina familiar, con un precio realmente competitivo. El Skoda Octavia es de esos coches que convencen rápidamente al cliente dudoso. En este caso, por solo 800 euros más, nos lo llevamos familiar.

La tercera generación del Skoda Octavia se reveló en 2013, y la carrocería Combi (familiar) lleva dos años en el mercado. Por un precio muy similar al de los familiares compactos -como León ST o Focus Sportbreak- tiene el mejor maletero. Para tener más capacidad tenemos que irnos a modelos de segmentos superiores y mucho más caros.

Sus 610 litros de capacidad impresionan, eso es 20 más que el sedán y 30 más que el Octavia Combi de la generación anterior. Si obviamos el maletero, otra diferencia importante respecto al sedán es que dispone de 6 cm más para la cabeza en las plazas traseras, y eso que en el sedán con 1,85 metros de altura no se toca el techo.

Por fuera hablamos de 4,66 metros de longitud, exactamente como el sedán, pero con 4 mm más de altura. Respecto al Octavia de segunda generación tiene mejor habitabilidad, es un modelo ideal para compararlo con una berlina de segmento D, por calidades no se encuentra precisamente lejos. Es un coche muy digno si no entramos en temas de marquitis.

En el caso de equipar baca, se puede plegar en el doble fondo del maletero. Las barras de techo pueden ser cromadas. Esta unidad tiene el techo solar panorámico, cuesta poco más de 1.000 euros

El portón trasero tiene la boca de carga a solo 64 cm del suelo, por lo que es muy fácil cargar y descargar. Opcionalmente podemos elegir el portón con apertura y cierre eléctrico, realmente cómodo, aunque no parece gustarle la apertura o cierre manual. Nuestra unidad de pruebas contaba con dicho extra.

La versión probada, Style, monta de serie las llantas de aleación 17" DENOM (o TEROM sin coste), pero la unidad de pruebas monta las ALARIS de 18", por 225 euros más. A decir verdad, no son incómodas, y hacen la conducción más precisa, pero obviamente el coste de sustitución es un poco más alto.

Se pueden elegir cuatro tonalidades para el interior sin cargo adicional; tres son fundamentalmente negras, aparte está la de nuestra unidad, Beige. Gran parte de los elementos de equipamiento que veremos en las fotos son opcionales, el precio de salida es contenido, pero podemos cargar abundantemente este coche de extras.

Hablemos ahora del interior. Vemos un diseño limpio, funcional, y repleto de soluciones de almacenamiento. Hay huecos portaobjetos en las puertas, en frente del cambio, cofre central, bajo los asientos delanteros, en la guantera y en los posavasos delanteros. A cada objeto le corresponde un lugar, hasta puede tener una papelera nómada o soporte específico para móvil o iPod.

Las plazas son amplias en un sentido muy general, por lo que este coche es ideal para desempeñar labores de taxi incluso cuando el conductor es corpulento, con un precio más amable que el Superb. A nivel ergonómico no tengo nada que reprocharle, hasta se entra y se sale bien de las plazas traseras.

La plaza central trasera, como suele ser habitual, es menos cómoda que las exteriores. Las plazas laterales tienen un mullido a la altura de los hombros, otro punto a su favor. Además, hay salida de aire regulable entre los asientos delanteros, y se pueden encargar asientos calefactados tanto delante como detrás.

Si se desea cargar mucho el coche, se pueden abatir tanto las plazas traseras como el asiento del copiloto (opcionalmente), con 2,9 metros de hueco resultante. Otra opción interesante es la toma de 230 voltios con enchufe plano, útil para ordenadores portátiles o neveras eléctricas.

La unidad de pruebas tiene el segundo navegador más sofisticado, el Amudsen. Este y el superior, Columbus, ocupan más espacio en la guantera. La pantalla es un poco más pequeña en el Admudsen (5,8" en vez de 8"), el funcionamiento no es igual y la cartografía es en dos dimensiones en vez de tres. Por cierto, la guantera está tapizada y refrigerada.

Es un coche realmente cómodo para viajar, ha sido mi impresión y la de mis acompañantes. Para quien le resulte demasiado cómodo, puede equipar una suspensión más firme sin necesidad de ir a por el RS. En el caso concreto del motor Diesel, tiene un ronroneo constante, pero uno se puede olvidar de él completamente.

Se nota la calidad en múltiples detalles, quien espere encontrarse con un coche espartano, se equivoca de marca. Múltiples huecos portaobjetos están forrados con goma, un detalle digno del segmento D, ni siquiera podemos quejarnos de un diseño anodino y aburrido.

Entre sus múltiples opciones hay paquetes de iluminación interior muy agradables, incluso en las plazas traseras. Pero ahí no se acaban las soluciones prácticas. Abriendo la tapa del depósito de combustible encontraremos un rascador que puede ser imprescindible en climas duros en el invierno.

Puede tener hasta nueve airbags, siendo opcionales los laterales traseros. Equipar a tope un Octavia puede encarecer la factura un buen pico, pero probad a configurar una berlina de segmento D con todo eso (los que permiten tanta variedad) y seguiremos por debajo. Es un coche realmente sorprendente.

Volviendo al maletero, es tremendamente versátil. En la foto podemos ver el suelo de goma reversible, una opción de precio ridículo, muy interesante para quien tenga perro o vaya a manchar el habitáculo de vez en cuando. Si se le da la vuelta, es moqueta normal. El lado de goma se limpia con agua y jabón.

Tiene de todo: redes (opcionales), ganchos, doble plafón de luz, cortinilla extensible, comunicación con el habitáculo vía plaza central, abatido de los asientos con sendos tiradores, doble fondo... hasta puede tener unos topes de velcro ajustables para objetos que no lleguen a 8 kg, que impedirá que vayan dándose una vuelta turística por el maletero.

Si se añaden los altavoces Canton, se perderá un poco de espacio en el maletero. Hay hueco para rueda de repuesto, salvo para las versiones de gas natural (G-TEC) que emplean dicha zona para las bombonas de metano. Hay muchos elementos opcionales como accesorios que hacen mucho más versátil al Octavia de lo que ya es, recomiendo mirarlos con detenimiento.

En la próxima parte analizaremos el comportamiento del motor 2.0 TDI de 150 CV con el cambio automático DSG de seis velocidades.

Prueba Skoda Octavia Combi 2.0 TDI DSG

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

  • Comentario de Javier Costas Franco
    28/08/2015 (07:45)

    Javier Costas Franco

    "Puedes considerarlo como D si quieres, por capacidad de maletero, habitabilidad o longitud... pero el fabricante lo ofrece como segmento C. Si aceptas pulpo como animal acuático, el Octavia es un C+/D-, y el Superb un D+/E-, porque también es grandote para su categoría."

  • Comentario de Joel Cano Farrarons
    27/08/2015 (14:22)

    Joel Cano Farrarons

    "Probablemente la mejor opción por calidad/precio para alguien que necesite espacio y comodidad. PD: ¿El Octavia no se considera segmento D? Esto se nos va de las manos xD"

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto