Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

smart twinamic: probamos los fortwo y forfour con cambio automático DCT

23

El cambio de doble embrague twinamic se expande en la gama de smart. Después de llegar al fortwo de 71 CV, la marca más urbana ofrece esta transmisión para el fortwo de 90 CV y los forfour de 71 y 90 CV. Lo hemos probado para ver qué tal se comporta ¿Merece la pena?.

Para un coche destinado a enfrentarse día a día con el tráfico urbano, un cambio automático tiene mucho sentido. Por eso smartha adoptado la nueva transmisión twinamic como uno de sus principales valores y hemos acudido a Alemania para conocer su funcionamiento de primera mano en su presentación.

Ya te hemos hablado en detalle de las versiones y características del smart fortwo y forfour, así que no nos repetiremos contando lo mismo y nos centraremos en la gran novedad, el cambio twinamic. Esta transmisión llegó al mercado hace unas semanas para el smart fortwo de 71 CV. Desde ahora también está disponible para el fortwo de 90 CV y para los forfour de 71 y 90 CV.

El twinamic es un cambio DCT de nueva hornada

Se trata de una caja con un desarrollo completamente nuevo, no tiene nada que ver con el cambio manual robotizado con cinco velocidades de las dos generaciones precedentes. Aquél pecaba de tener un funcionamiento brusco y lento puesto que smart se había decantado por una transmisión sencilla y económica.

El twinamic representa el polo opuesto al ser una apuesta por la calidad, la sofisticación y el refinamiento. Es un cambio automático de doble embrague con seis marchas -smart también se refiere a ella como DCT, Dual-Clutch Transmission)- y está fabricado por el especialista Getrag. El peso total de la transmisión es de 67 kg, es decir, añade 34 kg extra de peso respecto al cambio manual de cinco velocidades que se ofrece de serie.

El nuevo cambio twinamic deriva de la transmisión EDC de Renault, lo cual no resulta sorprendente si recordamos que ambas marcas han colaborado en el lanzamiento de los fortwo, forfour y Twingo. El cambio EDC se emplea en el Clio -tracción delantera y motor delantero- y ha recibido las modificaciones necesarias para su adaptación a un coche de propulsión y motor trasero.

Prueba del smart twinamic 90 CV

Cuando conocimos por primera vez la nueva generación del fortwo y forfour también pudimos probar brevemente una de las unidades de preserie existentes con el nuevo cambio automático, que no nos convenció del todo por su lentitud. Los meses de desarrollo posteriores a aquel primer contacto con el prototipo han servido para pulir su funcionamiento hasta el punto de no sólo mejorar el comportamiento del cambio DCT sino también por convertirlo en una opción muy recomendable.

Hemos probado la caja twinamic con la apetecible mecánica de tres cilindros 0.9 turbo de 90 CV tanto con el fortwo como con el forfour. No, no cambia de marcha como las cajas de doble embrague de algunos modelos de corte deportivo. Ni falta que hace, porque el DCT de smart es suficientemente rápido para cualquier situación a la que deba enfrentarse un vehículo urbano.

Lo mejor del cambio automático de doble embrague de smart es su suavidad de funcionamiento. Las transiciones entre marchas apenas son perceptibles, proporcionando un andar fluido y beneficiando la comodidad. Los tirones habituales de los viejos smart automáticos han desaparecido totalmente.

Desplazando la palanca hacia la izquierda se pueden realizar los cambios de manera sucencial

A continuación puedes ver un cuadro comparativo con las diferencias de prestaciones y consumos declarados por smart para el fortwo con cambio manual y automático:

Del mismo modo, la siguiente tabla permite comprobar los datos para un tipo de cambio u otro en el caso del smart forfour en las dos mecánicas en las que el DCT está disponible:

Aunque en general resulta una transmisión muy satisfactoria, hay dos detalles que parecen mejorables. Primero que a bajas vueltas aparece un leve traqueteo que merma un poco el placer de conducción y segundo que al sistema automático de parada y arranque le falta rapidez y refinamiento tanto a la hora de detener el motor como al re-arrancarlo.

Con un botón se pasa del modo Sport al normal

Reacciona a las solicitudes de mayor aceleración bajando una relación con cierta inmediatez, primero aumentando el ruido del motor e instantes después permitiendo que el propulsor empuje con progresividad hasta la zona alta del cuentarrevoluciones. Cronómetro en mano las prestaciones no son brillantes pero tampoco se echa en falta más brío, ni en ciudad ni fuera de ella.

El cambio de doble embrague twinamic es único en este segmento

Está disponible un modo secuencial para realizar los cambios de marcha desde la palanca. Además, si se equipa el paquete deportivo opcional se añaden unas levas de cambio tras el aro del volante. En todas las versiones se ofrece un modo Sport que se acciona pulsando un botón y permite que el motor gire más alto de vueltas para obtener mejores aceleraciones.

El comportamiento de los nuevos smart es más divertido y ágil con el cambio de doble embrague twinamic, especialmente el modelo de dos plazas por su inigualable maniobrabilidad. Cabe recordar que el diámetro de giro del smart fortwo es de sólo 6,95 m de bordillo a bordillo (7,30 m de pared a pared).

Las levas sólo están disponibles con el paquete deportivo

Otro apunte interesante que hay que hacer respecto a nuestro pasado encuentro con los nuevos smart se refiere al consumo de combustible. En la primera ocasión obtuvimos valores muy altos en el ordenador de a bordo de las diferentes unidades del fortwo con cambio manual que probamos por ciudad, quizá debido a los pocos kilómetros que acumulaban.

Sea como fuere, estaba claro que aquellos resultados no eran normales y había que tomarlos con prudencia, por ello en este segundo acercamiento hemos puesto especial atención a este dato. Así, hemos podido comprobar que con una mayor distancia total recorrida en su odómetro los resultados de consumo son mucho más satisfactorios.

Con el cambio twinamic y el motor de 90 CV, el fortwo ha rondado los 6 l/100 km en trayectos 100% urbanos, un valor mucho más lógico. El forfour se ha quedado cerca de los 5,5 l/100 km circulando principalmente por carretera, más o menos como la vez anterior con cambio manual. En ambos casos estos valores se han obtenido haciendo una conducción descuidada -sin buscar mínimos consumos-, con el climatizador conectado y dos personas a bordo.

Conclusiones

El fortwo de dos plazas sigue siendo el rey de la ciudad por su pequeño tamaño y su excelente maniobrabilidad. Es único en su especie. Por su parte, el forfour de cuatro plazas añade a su enfoque urbanita una dosis de versatilidad. El cambio automático twinamic supone un plus para un confort de marcha superior.

Las transiciones entre marchas de este cambio de doble embrague son agradables, precisas y suaves. Esta característica y su sencillez de manejo resultan ser unos grandes aliados para elevar el placer de conducción de los modelos de smart. Sin duda una transmisión práctica y recomendable: de hecho, la marca estima que el 80% de los fortwo y al 50% de los forfour comercializados montarán esta caja.

Quizá el mayor inconveniente a la hora de decantarse por el cambio automático frente al manual es el sobrecoste que conlleva. Disfrutar de la transmisión DCT en el fortwo supone un desembolso adicional de 980 euros, aumentado hasta los 1.175 euros para el forfour. Pero si el presupuesto no es problema, el cambio twinamic no defraudará.

Noticias relacionadas

smart twinamic: probamos los fortwo y forfour con cambio automático DCT
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto