¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    PruebaSubaru XV 2.0 TD, introducción (I)

    12

    Nos subimos durante una semana a un SUV compacto japonés. Se llama Subaru XV y el motor que se asocia a nuestra unidad de pruebas es el 2.0 diésel con 147 CV. Sólo existe esta variante de gasóleo dentro de la gama, con diferentes niveles de acabado. Hay otras dos motorizaciones pero son gasolina. En esta entrega te detallamos todo.

    Desde hace ya unos cuantos años, los SUV se han convertido en una alternativa muy demandada en nuestro mercado. Incluso en estos tiempos donde cada comprador tiende a racionalizar cada euro que invierte en un vehículo nuevo, el Nissan Qashqai ha roto moldes y se ha convertido en el SUV urbano de referencia. No obstante, no hay que olvidar que existen alternativas con un precio parecido y equipamiento de vanguardia en otras marcas, y una de ellas es el Subaru XV.

    Aunque no es una firma de grandes volúmenes en España, Subaru ha tenido productos icónicos orientados a la competición y en la actualidad acaba de lanzar una nueva generación del Subaru WRX STi; su coche de bandera. Argumentos así invitan a pensar que los productos de la marca japonesa serán competitivos también en otros terrenos y hoy nos ponemos al volante del Subaru XV 2.0 TD.

    Se trata del SUV compacto de la marca que vio la luz a principios de 2012 y a día de hoy se comercializa con 3 motores (2 gasolina y 1 diésel) y 4 niveles de acabados según la motorización (Sport, Advance, Executive y Executive Plus). La potencia de las variantes de gasolina es de 114 CV en un motor de 1.6 litros y de 150 CV en un motor de 2.0 litros. El más pequeño debe asociarse a una caja de cambios manual de 5 velocidades que Subaru denomina Dual-Range, mientras que el más potente lleva un cambio Lineartronic.

    Tres motorizaciones: dos gasolina y un diésel

    La variante diésel desarrolla 147 CV en un motor bóxer de 2.0 litros y solo se comercializa con cambio manual de 6 velocidades. Los motores de gasolina, además pueden equiparse con GLP por un sobreprecio de entre 2.440 y 2.740 euros según versiones.

    El precio de partida del Subaru XV es de 18.100 euros para la versión de gasolina de entrada. El precio incluye Plan PIVE 5. Las versiones diésel parten de 25.275 euros con el acabado de entrada Sport. El acabado más costoso vale 28.850 euros y se llama Executive Plus. Nuestra unidad de pruebas equipa este acabado. A todas las variantes de gasóleo se les aplica actualmente un descuento promocional de 2.400 euros.

    El acabado Executive Plus equipa frente al acabado inmediatamente inferior, techo solar, asientos de cuero, asiento del conductor eléctrico ajustable en 8 posiciones, entrada inteligente al habitáculo y arranque sin llave a través de un botón. Por ellas habrá que desembolsar 2.000 euros frente al acabado Executive, ya de por sí muy completo con faros de xenón y lavafaros y un sistema de navegación y audio con 6 altavoces. La calidad de la pantalla es un aspecto mejorable con resolución WQVGA y 6,1 pulgadas.

    Equipamiento como faros antiniebla delanteros, llantas de 17”, asientos calefactables, volante de cuero, climatizador de dos zonas, cámara trasera, bluetooth y por supuesto, una tracción 4X4 permanente, son de serie en todos los acabados diésel. Un equipamiento más que excepcional.

    En un mercado primordialmente diésel, nos lleva a pensar que el propulsor de nuestra unidad de pruebas es el más lógico dentro de los disponibles en el Subaru XV, junto al más pequeño de gasolina. ¿Estará a la altura de nuestras expectativas? ¡No te pierdas el siguiente capítulo!

    Subaru XV 2.0 TD, introducción (I)