¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Toyota Avensis 2.0D-4D: Interior, habitabilidad y comportamiento

14

El Toyota Avensis 2015 estrena gran cantidad de componentes, la mayoría de ellos destinados a mejorar el diseño, la calidad y el equipamiento. La última novedad llega debajo del capó, donde se instalan bloques nuevos, más eficientes y más ahorradores. Es hora de averiguar cómo se comportan.

Las marcas nos tienen acostumbrados al lanzamiento de restyling de forma cada vez más habitual. Estos en la mayoría de los casos suponen un pequeño cambio con respecto al modelo anterior, pero no es el caso que nos ocupa. El pasado Salón de Ginebra sirvió para que Toyota presentara dos nuevas actualizaciones, una en el Auris y otra en el Avensis. Este último he tenido la oportunidad de conocerlo, y probar a fondo el que será la versión mecánica más vendida de todas, el Toyota Avensis 2.0D-4D con 143 CV.

Dinámicamente hablando el Avensis 2.0D-4D es la opción más lógica de compra

Interior y habitabilidad

Como ya os comenté en la primera parte de la prueba el Avensis 2015 ha renovado gran cantidad de elementos de su interior. Salpicadero, cuadro de instrumentos, consola central, asientos, recubrimientos, tapicerías... Es decir un sinfín de novedades incorporadas para mejorar la sensación de calidad percibida. Estos trabajos han dado sus frutos ya que realmente la atmósfera es más lujosa. No llega a categoría premium, pero sí mejora lo que había y eso siempre es algo digno de alabar.

El Avensis es un rodador nato. Es capaz de afrontar largas distancias sin inmutarse, y lo mejor de todo es que nosotros tampoco las notaremos. Es cómodo, realmente lo es. Toyota ha mejora la insonorización de la cabina, buen trabajo, aunque sigue resultando un poco ruidoso, nada desagradable ni molesto eso sí. Las suspensiones también han recibido una considerable mejora, puede que el aspecto más destacable del coche. La nueva configuración filtra perfectamente los baches de la carretera además de sujetar el coche de maravilla en curvas. Un gran trabajo en este aspecto.

Como siempre el Avensis está pensado para familias, mucho espacio en su interior. Todas las plazas son cómodas, la segunda fila de asientos muestra un gran espacio para las piernas y un quinto ocupante no irá excesivamente estrecho en la plaza central. Aunque muchos coches se centran en este aspecto, muchos otros olvidan el espacio para las maletas. Esto no ocurre en el Avensis. El maletero parece un pozo sin fondo. En la versión sedán contamos con un mínimo de 509 litros de carga. En las unidades familiares, Touring Sport, esta cifra aumenta hasta los 543. Si abatimos la segunda fila de asientos, con una proporción 60:40, nos encontramos con un máximo de 1.609 litros. Una cota realmente sensacional.

Hay que reconocer lo evidente, Toyota ha hecho un buen trabajo en este aspecto. Se nota que la forma no ha predominado sobre la función, y que el Avensis ha sido diseñado para mostrar un gran confort de marcha y una gran habitabilidad. Posiblemente estemos hablando de sus rasgos más destacados. Si a esto le sumamos ese incremento en la calidad, la mejora del diseño, y la tecnología de última generación, estamos ante una buena berlina. Se nota que el 75% de los Avensis fabricados estará destinado al mercado de flotas.

El cuadro muestra mucha información y muy sencilla de leer

Comportamiento

Es hora de hablar del comportamiento y del carácter del Toyota Avensis 2015. Durante su presentación en Suiza tuve la oportunidad de probar ampliamente la que será la combinación más elegida por todos los clientes. Me refiero al motor diésel 2.0D-4D. Este cuenta con 143 CV y 320 Nm entre las 1.750 y las 2.250 revoluciones. La marca espera que esta unidad sea elegida un 37% de las ocasiones, frente a un 30% del 1.6D-4D de 112 CV.

Para comprender el funcionamiento y el rendimiento de este motor hay que hablar primero de pesos. El Avensis arroja un peso mínimo de 1.550 kilogramos, en la versión sedán. Si nos vamos a las unidades familiares esta cifra crece hasta los 1.610 kilogramos. Si a esto le sumamos cuatro ocupantes con sus correspondientes maletas estamos hablando de un peso cercano a los 2.000 kilos, una cifra excesiva a mi parecer.

Los 143 CV del 2.0D-4D mueven dicho peso con cierta holgura. No es un coche diseñado para correr ni para rendir cotas de deportividad. Es un coche pensado por y para rodar y esto es lo primero que hay que pensar. Su Esta potencia sirve para el 95% de las situaciones normales de conducción. Sin embargo y aunque no he probado la unidad con 112 CV, esta se me puede antojar un poco corta.

Durante la prueba he atravesado diversos terrenos. Por autopista su comportamiento es intachable, se nota ese carácter viajero. Es capaz de mantener velocidades de crucero sin problemas, es el entorno que más le gusta y se nota. A la hora de atravesar puertos de montaña el Avensis también se ha mostrado resolutivo, sufre más en estos escenarios, pero es aquí donde nosotros tendremos que empezar a jugar con el cambio. En mi caso viajaba apenas sin equipaje, por lo que el coche iba bastante descargado.

La segunda fila de asientos cuenta con un buen espacio para las piernas, ideal para viajar

A la hora de tomar las curvas el Avensis es capaz de afrontarlas sin excesivos problemas, el chasis se muestra confiado, tampoco nos volvamos locos porque entonces salen a relucir las inercias y puede que nos encontremos ante una situación complicada. La dirección se ha endurecido con respecto al modelo anterior, sin embargo sigue siendo suave y no muy comunicativa, pero nada terrible. Una vez más tengo que volver a hablar de la suspensión, sensacional. Lo mejor de la conducción sin lugar a dudas.

Por último es hora de hablar de consumos. El 2.0D-4D con la carrocería Touring Sport homologa un gasto combinado de 4.6 litros cada 100 kilómetros. La prueba no estaba especialmente pensada en comprobar dicha cifra, pero hay que decir que en un recorrido de casi 100 kilómetros por autopista a 120 Km/h, con su correspondiente atasco de tres, el ordenador de a bordo comunicaba un gasto de cinco litros exactos. Una muy buena cifra que deja entrever lo que este Avensis es capaz de conseguir.

Conclusiones

La conclusión es clara. Si buscas un coche práctico, cómodo, espacioso, con un diseño diferente y no muy caro, el Toyota Avensis 2015 es un coche que deberías plantearte. Si por el contrario buscas rendimiento, prestaciones y con un toque premium, esta no debería ser tu elección. Sus potenciales rivales son el Ford Mondeo, el Kia Optima, el Citroën C5, el Peugeot 508, el Volkswagen Passat y el Opel Insignia, entre otros. La carta que mejor juega el Avensis es la del precio. Hay que reconocer que por los 23.990 euros de la oferta de lanzamiento del Toyota Avensis 2.0D-4D es mucho lo que consigues.

El maletero es un verdadero baúl. Líneas rectangulares y boca ancha para facilitar la carga y descarga

Noticias relacionadas

Prueba Toyota Avensis 2.0D-4D: Interior, habitabilidad y comportamiento
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto