¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Toyota ProAce Verso Camper, la mayor de las polivalencias

    20
    Ponemos a prueba la polivalencia de un vehículo que puede ofrecerte casi todo

    La polivalencia en el más estricto sentido de la palabra. Así podríamos denominar el Toyota Proace Verso Camper, la versión camperizada de la furgoneta familiar de la marca japonesa. ¿Te gustaría pasar las noches en medio de cualquier lugar?, entonces continua leyendo, esto te puede interesar.

    El apasionante mundo de las furgonetas camperizadas, o simplemente “Campers” se está abriendo paso apresuradamente en nuestra sociedad. Puede ser por su enorme polivalencia, por la diferencia de precio con respecto a una autocaravana o directamente, por pasar más desapercibidos a la hora de viajar o dormir en cualquier sitio.

    Muchas son las marcas que se lanzan a promocionar sus modelos camperizados de manera oficial. Hasta no hace tanto tiempo, esto quedaba reservado para modelos como el Volkswagen California o el Mercedes Marco Polo, pero que ahora se ha extendido hasta otros fabricantes. Previamente a esta expansión, lo más corriente era hacerte con una furgoneta nueva o de segunda mano y llevarla a algún especialista en preparación de campers o si eras bueno con el bricolaje, hacértela tú mismo. Ahora ese proceso se ha aligerado gracias a las propias ofertas de las marcas.

    Aparentemente el Toyota Proace Verso Camper puede pasar por una furgoneta normal

    Quizás podéis pensar que este nuevo nicho de mercado ha podido suponer un incremento general en el precio de adquisición de estos vehículos preparados de manera oficial, y estáis en lo cierto, sus precios no suelen ser precisamente asequibles, pero sí te permite acceder a una pequeña autocaravana nueva, con todas las garantías oficiales y una polivalencia a la que las mencionadas autocaravanas no pueden acceder. Pero por supuesto, el mundo de las furgonetas camperizadas abre un mundo de posibilidades y escapadas mucho más aventureras para sus usuarios. La clásica frase “te paras donde quieras y duermes” aquí cobra sentido. De hecho, todo el sentido.

    Nuestro compañero de hoy es un vehículo que ya conocemos de pruebas anteriores, nos referimos al Toyota Proace Verso, una furgoneta de lo más útil para la mayoría de situaciones, y que aquí cobra aún más utilidad si cabe. Este vehículo va de la mano de los monovolúmenes comercializados por el grupo PSA, como el Opel Zafira Life (del que ya os hablamos en esta prueba), el Citroën SpaceTourer o el Peugeot Traveler. Todos ellos beben de las mismas raíces, pero por supuesto, cada una posee su sello identificativo.

    En el caso que hoy nos ocupa, el Toyota Proace Verso Camper, se monta sobre la base del Proace Verso con carrocería media que tiene una longitud de 4,96 metros. Pero metiéndonos en el apartado que más nos interesa, Toyota comercializa este coche con 3 niveles distintos de camperización: OutFun, Nomad o Nomad Plus, y estas son sus diferencias más reseñables:

    • OutFun: Se trata de la configuración más sencilla, y por ende, la de entrada. Monta los asientos delanteros giratorios que junto a la mesa de uso exterior e interior, conforma un salón dentro del Proace muy agradable. También encontramos una nevera eléctrica extraíble de 31 litros, una pequeña ducha eléctrica con un depósito de 12 litros y una cama de 1,60 por 2 metros, ubicada desde la segunda fila de asientos hasta el portón del maletero.
    • Nomad: La segunda opción de camperización añade sobre la primera la posibilidad de montar una cama extra en el techo elevable. Dicha cama tiene un tamaño algo inferior en anchura que la situada sobre los asientos: 1,30 por 2 metros. La prolongación del techo se lleva a cabo con una tela aislante, la cual posee 3 ventanas con mosquiteras. También incluye un práctico flexo con iluminación LED.
    • Nomad Plus: Finalmente, la versión tope de gama añade a la anterior la calefacción y ventilación con programador, además de dos tomas extra de corriente.
    La cama inferior es bastante amplia y considerablemente cómoda

    Si queremos completar las diferentes opciones, de manera opcional la propia marca Tinkervan ofrece un suculento catálogo de extras, que llegan a convertir nuestra furgoneta en toda una autocaravana, como diferentes tipos de cocinas, toldos, portabicicletas, enchufes (tanto toma de 12V como convencionales de 220 V) o cualquier tipo de mejora que se te pueda ocurrir para incrementar la comodidad a bordo de nuestra camper.

    Entrando en el apartado mecánico, nada cambia con respecto a un Proace Verso normal. Es posible escoger entre dos bloques distintos, ambos de combustible diésel: un 1.5 de 120 CV o un 2.0 de 150 CV. Ambas mecánicas estarán vinculadas a una caja de cambios manual de 6 relaciones. Para el caso de la más potente, incluirá un selector de modos de tracción: mojado, arena, nieve u otros.

    Pero en la vida real, en el día a día ¿qué tal se conduce el Toyota Proace Camper?. Bien, debemos empezar diciendo, que en la práctica no es perceptible un cambio significativo entre la opción camperizada y el modelo normal. Aunque, por lógica, se le ha añadido más peso al conjunto, este no incrementa la cifra tanto como para que sea de vital reseño. Nuestra experiencia con este coche ya es bastante dilatada, de hecho hace algún tiempo, ya pudimos poner a prueba un Toyota Proace Verso con la misma gama mecánica que presenta nuestro modelo camper de hoy, por lo que no me detendré en este apartado y pasaremos directamente a hablar de sus posibilidades, digamos, fuera de las carreteras.

    El portabicicletas y el toldo son extras no incluidos en el acabado Nomad Plus

    ¿Cómo es convivir con una camper?

    Lógicamente, todo aquel que quiera o adquiera una furgoneta camperizada es por que más tarde o más temprano, tiene la intención de improvisar un lugar para pernoctar en unas vacaciones, un fin de semana o cualquier otro día, llevando todas las comodidades posibles “a cuestas”, sin los inconvenientes lógicos de una autocaravana. Por lo que hablemos sobre cómo es convivir con un vehículo de este estilo, junto a sus pros y contras.

    El pro más importante: la polivalencia. Este, sin lugar a dudas, es lo principal de una camper. El poder salir de fin de semana sin hora de vuelta, por que puedes quedarte a dormir en ella y que, además, sirva como vehículo normal en el día a día. Aquí vemos una gran diferencia con las autocaravanas, que son vehículos ideados para un uso casi puramente recreativo, ya que es mucho más complicado moverte por el centro de ciudades con un vehículo de tales dimensiones. Con la furgoneta camper este problema desaparece, al fin y al cabo, exteriormente no deja de ser una furgoneta al uso.

    Concretamente, en el Toyota Proace Verso Nomad Plus, es de reseñar la posibilidad de viajar en familia o con amigos, ya que tener la doble cama le da un extra en ese aspecto. Por otro lado, un aspecto importante que debemos tener en cuenta, es si en el sitio en el que queramos pernoctar está permitida dicha práctica. Me explico: parar y dormir puedes hacerlo donde y cuando quieras, pero no podrás desplegar el toldo o el sucesivo aparataje, a menos que te quedes en una zona habilitada para tales efectos. De esto os hablamos en este artículo.

    En el interior podemos montar un socorrido salón en caso de que fuera refresque

    A la hora de montar el toldo es realmente sencillo, pues este se pliega y despliega a través de una manivela que se acopla en el soporte de la cama inferior. Una vez sacamos el toldo, del propio armazón se despliegan ambas patas, las cuales puedes fijar al suelo a través de unas picas. Este tiene unas dimensiones de casi 3 metros, por lo que el sol no será un problema. A esto añadimos una práctica mesa desplegable que se guarda en el maletero, y que también sirve como una práctica mesa interior, por si fuera refresca.

    Pero si hablamos de la cantidad de útiles que tiene esta Proace Verso yo destacaría la práctica mesa que acabo de mencionar, así como una nevera eléctrica, la cual podrás situar en el maletero o junto a la puerta corredera en a la segunda fila de asientos, desplazándola longitudinalmente sobre unos raíles. Esta tiene una capacidad de 31 litros. En caso de tener un día con un clima poco favorable, podemos situar la nevera junto a los asientos traseros, y montar la mesa en el centro del habitáculo, girando 180º los dos asientos delanteros y dejándonos así con un más que correcto salón interior. Son todo ventajas, ¿o no?.

    Pues no todo. Algo debíamos dejar por el camino. Y es que en caso de que queramos pasar varios días fuera, haciendo alguna ruta en nuestra furgo, tendremos que acudir más pronto que tarde a un camping, pues no tiene WC y la ducha no sirve para mucho más allá que quitarnos rápidamente el salitre después de un día de playa. No podía ser todo maravilloso. Por otra parte, tampoco posee una cocina como tal, aunque esto no tiene mayor inconveniente que montar un socorrido camping-gas en nuestro porche improvisado.

    Con todos los artilugios desplegados el Proace Camper parece toda una autocaravana

    Por otra parte, ambas camas son bastante amplias. La situada sobre los asientos, en el propio habitáculo tiene un 1,60 metros de anchura y 2 metros de longitud, por lo que se iguala a muchas camas de matrimonio que tenemos en nuestras casas. El colchón es bastante cómodo, dentro de lo que podríamos esperar. Está fabricado en viscoelástico y podremos dormir plácidamente sin correr riesgo de levantarlos al día siguiente como una alcayata. La cama superior es algo más pequeña, sigue teniendo los 2 metros de longitud pero 1,30 metros de ancho, no está nada mal, pero quizás sería más apropiada para uso individual o para niños. Esta tiene 3 ventanas de tela enrollable junto a una mosquitera. No pasaremos calor en verano, pero en invierno es conveniente ir bien provistos de mantas.

    Una cosa que sí podremos echar en falta del Proace Verso Nomad Plus una vez guardemos todos los gadgets y lo utilicemos como vehículo de uso diario, será un maletero algo justo ya que el propio armazón de la cama inferior nos deja con un hueco mucho más pequeño que en un Proace Verso convencional. En esta zona encontramos varias tomas de corriente, al igual que por todo el habitáculo. Estas pueden ser tanto USB, de 12V y comunes de 220V, muy útiles a la hora de cargar el móvil o enchufar cualquier otro aparato electrónico.

    Conclusión

    El Toyota Proace Verso Nomad Plus by Tinkervan me ha sorprendido gratamente. He de confesar que ha sido el primer vehículo camperizado que cae en mis manos, y espero que no sea el último. Una vez pones el chip mental del modo camper todo parece mucho más fácil, tanto pernoctar, como parar a comer o incluso ir a pasar un día al campo con la familia y amigos. Me ha gustado mucho en todos los sentidos.

    Ideal para pasar todo un fin de semana fuera de casa

    Como contrapartida debo decir que el precio me parece excesivamente elevado. El Toyota Proace Verso OutFun con el motor 1.5D de 120 CV tiene un precio de partida de 37.075 euros, mientras que el acabado Nomad Plus, que hemos tenido la oportunidad de probar hoy, parte desde los 45.683 euros, y digo “desde” por que útiles como el toldo o el portabicicletas tendremos que adquirirlos aparte, elevando el precio ya de por sí poco económico.

    Prueba Toyota ProAce Verso Camper, la mayor de las polivalencias