El Range Rover Evoque 2019, el mini Velar, llega a España

El Range Rover Evoque 2019 llega a España. El más pequeño de la casa se presenta renovado de los pies a la cabeza. Mucha tecnología, más calidad y más eficiencia para un SUV premium que ya hemos conocido y que analizamos a continuación.

El diseño del Evoque es más estilizado, más limpio y elegante

En 2011 Land Rover se sumó al carro de los SUV compactos de lujo con la llegada del Evoque. Su toque inglés y su elegante diseño lo convirtieron en un éxito rotundo. Sin embargo los años pasan para todos y el pequeño de la casa también debe renovarse para que no acabe siendo pisoteado por otros rivales como el Audi Q3, el BMW X1, el Mercedes GLA, el MINI Countryman, el Volvo XC40 y por supuesto su hermano mellizo el Jaguar E-Pace. Ante semejantes amenazas este mismo año llega una nueva generación del Evoque, y nosotros estamos en su presentación estática para poder enseñároslo más de cerca.

Nadie puede negar que los trabajos de diseño de Land Rover consiguen atraer miradas. Sus SUV son realmente bonitos, y el Evoque sigue con esa especial tradición aunque debo reconocer que en este caso lo han tenido más fácil. Más que nada porque lo que Land Rover ha hecho ha sido coger un Range Rover Velar y reducirlo a una escala más pequeña, dejándolo en 4,37 metros de largo, que es la misma cifra que la generación anterior.

Aunque la silueta del Range Rover Evoque se mantiene, todos los paneles del coche son completamente nuevos. Empezando por el frontal vemos como la apariencia es muy similar. Destaca una vez más un parachoques enorme cuyos principales cambios son las tomas de aire laterales, que se hacen más pequeñas, y la posición de las luces antiniebla, que pasan a ocupar una posición más baja. Si seguimos para arriba vemos más cambios en el diseño de la parrilla y en el tamaño de los faros que ahora se hacen más estrechos y avanzados gracias al empleo de tecnología matricial de LED.

Una de las principales novedades del Evoque cuando llegó fue la carrocería de tres puertas. A pesar de no ser especialmente práctica, la idea de Land Rover no salió del todo mal. Sin embargo para esta segunda generación toca decir adiós a esa carrocería coupé dado que solo estará disponible en la versión de cinco puertas. Puede que esto le haga perder atractivo pero sin lugar a dudas lo vuelve más funcional. Y por si te lo estás preguntando, tampoco se sabe nada de la carrocería cabrio, pero eso tampoco quiere decir que no vaya a existir.

Los faros delanteros llegan con tecnología LED de serie, y pueden llegar a ser matriciales

A pesar de que el Evoque no sea especialmente pequeño todo nos hace pensar que estamos ante un coche más grande de lo que realmente es. Los diseñadores han jugado con las proporciones para engañarnos. Voladizos cortos, tanto delante como detrás, mucha distancia entre ejes, paso de rueda ensanchados, y una nervadura ascendente muy marcada que además de reducir el tamaño de los cristales posteriores genera esa sensación de dinamismo incluso desde parado. El secreto también está en los detalles como las manillas de las puertas escamoteables y en las llantas, cuyo tamaño puede oscilar entre las 17 y las 21 pulgadas en función del nivel de equipamiento.

Pasando a la parte trasera descubrimos la parte más cambiada de todas. En el anterior Evoque esta sección se presentaba como la más contundente en cuanto a diseño. Sin embargo ahora presenta un estilo más acorde con el resto del coche, más elegante se podría decir. Personalmente me quedo con la zona de los faros, con este efecto tridimensional que crean y que una vez más están sacados directamente del Velar. De hecho la trasera me gusta en cualquiera de los acabados que ofrece Land Rover, aunque por supuesto si optamos por el nivel R Dynamics tendremos ese ligero toque deportivo que tanto gusta.

La tecnología es importante, eso lo sabemos, pero más si cabe es la forma en la que se presenta. A día de hoy un coche no solo tiene que ser avanzado tiene que demostrarlo, y qué mejor manera de hacerlo que incluyendo muchas pantallas y superficies digitales. En Range Rover parece que se han tomado esta filosofía al pie de la letra. Una, dos y hasta tres pantallas se integran en el salpicadero del nuevo Evoque. Cada una de ellas tiene y realiza una función específica, aunque en cierta manera todas se apoyan entre sí mostrando a veces información conjunta. 

Visto por dentro el Evoque bien podría confundirse con cualquiera de sus hermanos mayores

La superior puede disponer de un tamaño de hasta 10 pulgadas y a través de ella podemos gestionar los aspectos más generales del sistema de infoentretenimiento. El navegador, el equipo de sonido, la conectividad para Android Auto y Apple Car Play, las cámaras de aparcamiento, los ajustes del coche, los gráficos off-road… Es decir un largo etcétera de variables que podremos alterar a nuestro gusto.

Si vamos a la pantalla inferior, a la situada en un túnel central que mantiene esta forma flotante, podremos gestionar aspectos más relacionados con el confort y el comportamiento del coche. Tenemos la climatización, regulada mediante ruedas, algunos ajustes extra, y sobre todo los modos de conducción, que como buen Land Rover son unos cuantos gracias al sistema Terrain Response. A diferencia de otros modelos de la casa, el Evoque no dispone de un módulo de gestión de la suspensión ya que en este caso no monta amortiguadores neumáticos por lo que la altura siempre es la misma. 

La última de las pantallas la encontramos justo delante del puesto de conducción haciendo las funciones del clásico cuadro de instrumentos. En este caso el tamaño de la pantalla asciende hasta las 12,3 pulgadas, y al igual que en otras que podemos ver en el mercado es capaz de mostrar mucha información, aunque en este caso está más centrada a aspectos que tienen que ver con la conducción pura y dura. Claro está que podemos alterar el diseño que presenta gracias a los mandos de la parte izquierda del volante, aunque hay que reconocer que el sistema no es el más intuitivo del mercado.

Pero ahí no acaban la lista de novedades tecnológicas el nuevo Evoque. Si os acordáis, hace unos años Land Rover presentó a modo de boceto la tecnología del capó transparente. A través de las cámaras del parabrisas, el software compila las imágenes y nos muestra lo que hay justo debajo del coche sin tener que bajarnos. Es especialmente ventajoso en el campo ya que de esta forma tendremos control absoluto de todo lo que rodea al coche. Ya que estamos metidos en el tema off-road, decir que los ingleses han mejorado las cotas camperas del Evoque, con una altura de vadeo de 60 centímetros y unos ángulos de ataque de 25º para el eje delantero, 30,6 para el trasero y 20,7 para la parte ventral. 

Para rematar el aparatado de novedades técnicas hay que mencionar la presencia del cargador por inducción, de las cámaras de 360º, del Head-Up Display, del control de crucero adaptativo, además de una larga lista de asistentes a la conducción que hacen del Evoque un coche mucho más seguro y mucho más fácil de conducir. Por último no puedo pasar página sin mencionar uno de esos gadgets que darán mucho que hablar. Land Rover lo llama retrovisor interior ClearSight, y lo que este término anglosajón quiere decir es que estamos ante un espejo retrovisor digital. En caso de ir muy cargados y no tener visibilidad por él podremos cambiar de modo pudiendo ver gracias a la cámara de la parte posterior del coche. 

Todas las pantallas no llegan de serie, la única que lo hace es la del salpicadero. El resto habrá que sumarlas a base de pagar

Aunque no lo he mencionado, he dado por sabido la gran calidad de acabados que ofrece Range Rover en sus productos. El Evoque ya destacaba por esta característica, pero en esta nueva generación también se ha mejorado. Mejor calidad de acabados y mejores materiales empleados que van desde el mejor cuero posible hasta tejidos reciclados sostenibles con el medio ambiente. Otra cosa no, pero la calidad no se le puede negar.

A pesar de que han cambiado muchas cosas en el Evoque, ya he dicho que las medidas exteriores no lo han hecho, la distancia entre ejes sí que lo ha hecho. Exactamente ha crecido en apenas dos centímetros. No parece mucho pero ese poquito, sumado a un mejor aprovechamiento del espacio, hace que detrás se disfrute de más espacio para las piernas aunque la cota para la cabeza sigue siendo algo corta por culpa de la línea del techo. Por este motivo los pasajeros más grandes deberán ir delante, mientras que detrás pueden caber hasta tres personas de talla media sin demasiadas estrecheces, aunque mejor si van solo dos.

La tecnología es una de las bases de este nuevo Evoque, cargado con todo

Como ya he dicho Land Rover ha sabido aprovechar mejor el espacio, y gracias a ello el maletero del Evoque es un 10% más grande. Esto quiere decir que el volumen mínimo pasa a ser de 591 litros, mientras que la capacidad de carga máxima de 1.383 litros se consigue si abatimos la segunda fila de asientos en su proporción 40:20:40.

En lo que a parte mecánica se refiere, Range Rover echa mano una vez más de la gama de motor Ingenium del grupo Jaguar-Land Rover. Todas las versiones ofrecerán bloques de cuatro cilindros y dos litros turbo alimentados. La gama diésel tendrá potencias que oscilan entre los 150 y los 240 caballos, mientras que los gasolina serán los más prestacionales con un mínimo de 200 caballos y un máximo de 300. En cuanto a la tracción, todas las unidades salvo la variante de acceso D150 con cambio manual, dispondrán de una tracción total al igual que de un cambio de marchas automático de ocho velocidades.

Sin embargo, aunque la gama mecánica se ha revisado, lo más interesante es la incorporación de sistemas Mild-Hybrid de 48 voltios en todas las versiones salvo en la de acceso. Su funcionamiento se basa en la recuperación de la energía perdida en las deceleraciones. Una batería extra acumula la energía extra y la entrega una vez iniciamos la marcha, apoyando al motor térmico en esas primeras fases de aceleración por lo que se consiguen bajar los consumos y por consiguiente las emisiones. Gracias a ello el nuevo Evoque consigue la certificación medioambiental ECO, lo que acarrea una serie de ventajas.

Salvo la versión de acceso, todas las mecánicas serán Mild-Hybrid y llegarán con la certificación ECO

Obviamente, y como ya habrás podido imaginar, todo esto acarrea un precio de venta elevado. El nuevo Evoque ya está disponible en el mercado español con un precio de salida, sin descuentos, de 40.000 euros para el D150 manual con acabado estándar. En el otro lado de la balanza encontramos al P300 con acabado R-Dynamics HSE que está a la venta por un precio de casi 77.000 euros. Durante los primeros meses Land Rover ofrece un paquete First Edition que incluirá mucho más equipamiento aunque solo estará disponible para las mecánicas más potentes, tanto diésel como gasolina.

A falta de probarlo, las cosas pintan muy bien para el nuevo Evoque. Su completa renovación le ha venido muy bien y no solo a lo que diseño se refiere. Gracias al resto de mejoras el Evoque puede considerarse un Range Rover en toda regla, y como ha hecho hasta ahora seguirá siendo una de las alternativas más comerciales en el competido segmento C-SUV premium. Más calidad, más tecnología, mejor diseño, más espacio y mecánicas renovadas, al fin y al cabo, más coche.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto