¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Quieres saber cómo se prueba una pick-up americana? De muy malas maneras

    Javier Gómara
    Javier Gómara

    Las pick-up, esas mulas de carga al más puro estilo americano son líderes de ventas en el territorio yankie. Su fama de indestructibles es legendaria, pero ¿alguna vez te has preguntado a qué pruebas se someten? He aquí la respuesta.

    Si hay un producto típicamente americano, esas son las pick-up. Mulas de carga, vehículos polivalentes y resistentes que son capaces de soportar lo indecible a lo largo de su vida útil. Pero seguro que muchos de vosotros os habéis preguntado: ¿cuál es su secreto, por qué son tan resistentes? Pues bien, este vídeo de Chevrolet nos lo demuestra.

    En Estados Unidos hay una especie de guerra interna por la conquista del mercado. Los dos modelos más vendidos son la Ford F-150 y la Chevy Silverado. Dos monstruos pensados para una vida obrera, sin artificios, y de máxima dureza. Aunque entre sí puedan parecer semejantes, la verdad es que no lo son.

    La Ford ha ido convirtiéndose en un vehículo más funcional y polifacético. Tan viable para trabajar en la obra como para un uso diario. La Silverado también, pero a diferencia de la Ford, sigue presentando elementos más clásicos. La principal diferencia entre ambas es que una emplea el ligero y débil aluminio, mientras que la otra emplea acero.

    La Silverado y la F-150 luchan por conquistar el mercado americano

    Los de Chevrolet están muy orgullosos de su pick-up y nos lo demuestran comparándola con su más inmediata rival. Pruebas de dureza nos enseñan que el acero sigue siendo el mejor material para sufrir. Da igual lo que haga con la caja, lo mal que la trates, que esta aguanta todo lo que le eches.

    Si un coche convencional se somete a las más duras y extrañas pruebas a lo largo de su fase de desarrollo, las camionetas, o pick-up, elevan ese nivel. No es de extrañar que sean tan vendidas, aunque ahora, al menos, ya son capaces de mostrar cierto grado de confort. Aun así no olvidan para lo que han sido fabricadas.