¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Camperizar una furgoneta o comprarla hecha?

    ¿Camperizar una furgoneta o comprarla hecha?
    Parecen iguales, pero las camper son radicalmente distintas entre sí.
    Carlos González
    Carlos González8 min. lectura

    Decidir si es mejor camperizar una furgoneta o comprarla ya camperizada es algo muy personal, pero aquí hemos recogido todas las ventajas e inconvenientes que debes tener en cuenta para que puedas dar el paso y disfrutar de la vida camper.

    El mundo camper tiene como gran ventaja la versatilidad en viaje. Pero a la hora de comprar un vehículo, precisamente por este mismo motivo, es crítico preguntarse si camperizar una furgoneta o, por el contrario, comprar una furgoneta ya camperizada. Y para tomar esa decisión, lo mejor es conocer cuáles son las diferencias entre una y otra, y cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada opción.

    La más evidente está en que una furgoneta ya camperizada nos obligará a conformarnos con el equipamiento y la distribución que haya escogido el fabricante o camperizador. Sin embargo, si nos lanzamos a camperizar nuestra propia furgoneta, a medida, seremos nosotros quienes podamos escoger qué y cómo irá absolutamente todo en nuestra nueva camper. Pero no, esta no es la única diferencia que existe.

    Si quieres elegir la distribución o el equipamiento, lo mejor es camperizar tu propia furgoneta.

    Principales diferencias entre camperizar una furgoneta o comprarla hecha

    Los fabricantes y preparadores tratan de dar soluciones estándar en sus diseños. Es decir, que los modelos ya camperizados están pensados para cumplir con las necesidades y deseos de una gran cantidad de usuarios potenciales. Pero hay familias con más o menos integrantes y usuarios que tienen prioridades especiales. O, por ejemplo, usuarios con aficiones atípicas que, en definitiva, son todo necesidades particulares que requieren de diseños especiales.

    Una furgoneta ya camperizada puede ofrecer pequeñas opciones de configuración del equipamiento, pero mantiene siempre un mismo esquema de distribución que no vamos a poder alterar. Así que, si ningún modelo ya fabricado encaja con nuestras necesidades e inquietudes, no tendremos más opción que camperizar nuestra propia furgoneta. Que, como principal ventaja, nos dará la opción de hacerla a medida y ajustada, por completo, a lo que queramos.

    El coste, en realidad, es más bajo al camperizar que al comprarla camperizada.

    Ventajas de comprar una furgoneta ya camperizada

    Una furgoneta ya camperizada requerirá de menos tiempo desde la compra hasta que la podamos disfrutar plenamente de viaje. Además, también va a reducir las complicaciones, en tanto que no tendremos que plantear un diseño -o un proyecto completo- ni preparar toda la logística de comprar materiales, componentes y equipamiento.

    Pero una de las principales ventajas de comprar una furgoneta ya camperizada está en la homologación. Las 'ya camperizadas' están preparadas legalmente para utilizarlas tal y como nosotros las compramos. Componentes como ventajas o claraboyas, instalaciones eléctricas o de gas, anclajes de los muebles y otros parecidos, estarán ya todos ellos previstos en la ficha técnica de nuestra furgoneta. Y podremos pasar la ITV con total normalidad cuando nos toque.

    Así que, si estamos buscando facilidades, y una furgoneta ya camperizada encaja con nuestras necesidades, estas anteriores ventajas serán más que suficientes para decidirnos por una furgoneta que esté ya camperizada.

    Camperizar tu furgoneta hará que cumpla exactamente con tus necesidades y gustos.

    Ventajas de camperizar una furgoneta

    Más adelante abordaremos los contratiempos que conlleva, pero camperizar una furgoneta es decidir, desde el primer segundo, cómo queremos que sea. A nivel de distribución, a nivel de equipamiento -desde el aislamiento, incluso- y hasta en términos legales. Porque, aunque la homologación puede ser tediosa, podemos optar por un vehículo turismo, un comercial o una homologación como vehículo vivienda.

    Otra gran ventaja que consideran quienes optan por camperizar su furgoneta a medida está en el control de costes. Podemos optar por una furgoneta de segunda mano y equipada en su interior 'hasta los topes', por ejemplo, o reducir costes finales utilizando maderas más baratas. O bien, si así lo queremos, comprar una furgoneta nueva e ir equipándola progresivamente para gastar el máximo presupuesto posible, pero en un tiempo más extenso y a medida que nos sea posible.

    Frente a comprar una furgoneta ya camperizada, la opción de camperizar tu furgoneta aporta, sobre todo, muchas más opciones de personalización del producto y, como comentábamos en el punto anterior, la ventaja de mantener siempre un mayor control de costes. Sea para ahorrar algo de dinero, o sea incluso para gastar un mayor presupuesto en la camperización.

    La Berlingo by Tinkervan es un producto excelente, pero pensado para vida exterior.

    La gran diferencia entre 'vida exterior' y 'vida interior' al camperizar una furgoneta o comprarla camperizada

    Si revisamos el mercado de las gran volumen de preparadores, las cosas cambian. Sin embargo, en las 'microvan'y las ligeramente más grandes, los fabricantes suelen hacer productos pensados para la vida exterior. Es decir, pequeñas furgonetas con las soluciones mínimas y un espacio planteado para excursiones breves y, en su mayoría, con buen tiempo.

    ¿Por qué? Porque el espacio interior no cuenta con salón, porque las soluciones de aislamiento son mínimas o inexistentes y porque los muebles, en muchas ocasiones, obligan a salir del vehículo para su uso. Y precisamente por eso, para muchos usuarios, y especialmente los que quieren una camper para vida interior, la opción óptima es camperizar su propia furgoneta a medida y olvidarse de las furgonetas ya camperizadas.

    Salvo que estemos mirando una camper de un preparador, y sea de gran volumen, en la mayoría de los casos será mejor opción la de camperizar nuestra propia furgoneta. Y en cualquier caso, la mejor recomendación que se le puede hacer a cualquier usuario, para ayudarle a decidir si comprar una furgoneta ya camperizada, o hacerla a medida, es que trate de hacer una prueba de un modelo que sea lo más cercano a lo que crea que son sus ideales.

    Temas relacionados