¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alonso atemorizó a los mecánicos del R25: «El plan era dar unas vueltas saludando»

    Fernando Alonso sonríe tras bajarse del R25. Los mecánicos, quizá no tanto.Renault Sport

    El fin de fiesta de la Fórmula 1 en Abu Dhabi incluyó un bonito y nostálgico regalo para los amantes de las carreras: la exhibición de Fernando Alonso con el mítico Renault R25 de su primer título mundial. Pero el español se saltó el plan establecido….

    Ya han pasado unos días desde que Fernando Alonso dejara a todo el paddock del circuito de Yas Marina con la boca abierta con su exhibición de tres días a bordo del Renault R25 con el que se proclamó campeón del mundo por primera vez en 2005.

    Pero lo cierto es que, para muchos, supuso recordar unos tiempos en los que el sonido de los monoplazas era lo que les hacía especiales, diferentes al resto. A muchos otros les permitió conocer un mundo del que habían oído hablar, pero que no se puede imaginar.

    «No esperaban en absoluto que yo exprimiera el coche, ¡estaban un poco asustados y sorprendidos el viernes!»

    Y Fernando Alonso ha desvelado que, en parte, se produjo porque se saltó el plan de dar sólo unas vueltas a ritmo tranquilo y saludando, como es habitual en las exhibiciones de coches clásicos.

    «Definitivamente lo disfruté», afirma Fernando Alonso. «Debido a que este coche es muy especial para mí, y también para el deporte, escuchar el V10 en uno de los circuitos modernos fue especial para todos. Y tuve la oportunidad, no sólo una, tres veces de subirme al coche, lo cual fue muy generoso para una demostración. Y sí, estoy feliz por eso».

    «Pero, obviamente, los muchachos que reconstruyeron el coche lo hicieron sólo para las vueltas de demostración por el centro de la pista y saludando a los aficionados», admite el piloto español. «Así que no esperaban en absoluto que yo exprimiera el coche, ¡estaban un poco asustados y sorprendidos el viernes! Pero lo disfrutaron al tercer día».

    Realmente rápido

    Otra de las cosas que sorprendieron fueron los tiempos del Renault R25, que llegó a bajar a 1:39 en un circuito en el que los Fórmula 1 actuales rodaron en 1:35 en clasificación, pero no pudieron bajar de 1:40.9 en carrera.

    «Fue una agradable sorpresa, porque incluso la vuelta más rápida de la carrera fue 1:40.9», recuerda Alonso, que cree que podría haber bajado mucho más los tiempos de haber podido trabajar en la puesta a punto. «Fue una sorpresa que ese coche fuera tan rápido e incluso en la recta llegamos a 329 km/h, sin DRS, sin nada, ¡así que es bastante rápido! Creo que si preparas ese coche para las condiciones de la carrera y haces un trabajo de configuración durante tres días en un fin de semana afinándolo, creo que será bastante rápido».

    «Sí, definitivamente volvieron muchos recuerdos. Cómo estaban los motores en ese momento, muy picudos, sólo se puede obtener la potencia máxima en las últimas 1000 revoluciones o así», explica Alonso. «No es como ahora, que puedes usar cualquier marcha en cualquier curva y todavía tienes más o menos el mismo par. Necesitas pilotarlo un poco más. Y luego las vibraciones, todo en el coche vibra más, como cuando conduces un clásico, no ofrece la misma comodidad que los nuevos. Me trajo muchos recuerdos».

    Los V10 son cosa del pasado

    Pero, por mucho que lo disfrutáramos todos, incluido él, Fernando Alonso tiene claro que los motores térmicos tradicionales son historia y no tienen cabida en la Fórmula 1 actual.

    «El sonido no cambia mucho desde adentro, lo que siempre me sorprende», desvela el asturiano. «Creo que el ruido proviene principalmente del escape y siempre estás en la cabina, por lo que no cambia mucho desde el punto de vista del piloto».

    «No, no podemos regresar (a estos motores)», admite. «Los coches ahora también son más eficientes, (utilizan) menos combustible para la carrera. La tecnología avanza, por lo que no puedes quedar atrapado en los viejos tiempos. Pero a veces es agradable recordar ese sonido que creo que hizo que mucha gente ame el deporte. Sabes, recuerdo ser un niño, un piloto de karts, y escuchar un coche de F1 fue el momento de mi vida. Y creo que fue lo mismo para muchas, muchas personas o muchos aficionados en casa», concluye. Y tanto que sí.

    Fuente: MotorSport Magazine