¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Así es el desarrollo del «poco convencional» Mercedes W13: el diseño imposible

Así es el desarrollo del «poco convencional» Mercedes W13: el diseño imposible
La entrada de aire por el lateral del monoplaza es característica del W13.Mercedes
Juan Muñoz
Juan Muñoz4 min. lectura

La travesía por el desierto ha sido larga y dura para una Mercedes que parece finalmente entender cómo poner a punto un W13 que les ha otorgado auténticos quebraderos de cabeza en cada uno de los circuitos del calendario visitados.

Los ojos de todos y cada uno de los equipos de la parrilla fueron a parar a un único punto cuando la nueva generación de monoplazas aterrizó en Bahréin tras el mal llamado shakedown inicial en Barcelona: el Mercedes W13, un monoplaza realmente innovador al no incorporar apenas pontones en comparación con los diseños de sus rivales.

Fue también entonces cuando muchos de los aficionados temieron que, al igual que el DAS en años anteriores, los comandados por Toto Wolff hubiesen dado con un planteamiento realmente singular que les diese una ventaja enorme... pero nada más lejos de la realidad.

«Si me hubieras dicho que íbamos a poner un suelo en el coche que no hemos probado, te habría dicho que nunca íbamos a hacer esto»

A pesar del podio de Lewis Hamilton en la carrera inaugural y el 4º puesto de George Russell, favorecidos por el doble abandono de Red Bull en cierta medida, el camino de Mercedes ha sido largo y puntiagudo hasta lograr entender, al menos parcialmente, un monoplaza que no respondía del mismo modo a las pruebas simuladas que al saltar a pista.

A tientas

«En esta temporada hemos hecho cosas poco convencionales», reconoció Toto Wolff sobre el desarrollo de un coche que ha sido difícil de poner a punto. «Recuerdo que tuve una charla con una chica muy inteligente de aerodinámica; me dijo 'Si me hubieras dicho el año pasado que íbamos a poner un suelo en el coche que no hemos probado en el túnel de viento, te habría dicho que nunca íbamos a hacer esto'».

Mantener el diseño original ha sido la opción elegida finalmente, pero hubo momentos en la temporada que los resultados le hicieron no descartar incluso volver al modelo presentado en el Circuit, con pontones más parecidos a los del resto.

Mercedes dejó a todos con la boca abierta al llegar a Bahréin con un diseño radicalmente diferente a lo presentado en Barcelona.

«Lo hicimos y todo el mundo estaba orgulloso de los resultados. Es lo mismo cada fin de semana, probamos cosas», reconoció Wolff, concediendo que en cada Gran Premio continúan explorando los límites de un monoplaza fácilmente distinguible.

«La fuente son bases de datos, pero si no puedes confiar en los datos porque no hay correlación entre el mundo virtual, el túnel de viento, el CFD y las simulaciones y lo que ocurre en tiempo real en la pista, sólo te queda probar cosas y tratar de encontrar una correlación... básicamente ingeniería inversa de la correlación», explicó Wolff.

La falta de correlación de los datos al pasar del túnel de viento al asfalto de un circuito real es de los mayores problemas que puede tener un equipo en la Fórmula 1 del presente, un mal mayor que la escudería alemana ha ido minimizando. «Esto es lo que hemos hecho, y hemos tenido resultados positivos», concluyó.

Fuente: GPfans.com