¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Aston Martin: "Si hacemos un motor de F1, no lo fabricaremos nosotros mismos"

    La compañía británica sigue trabajando para preparar su desembarco como motorista en la máxima categoría en 2021.

    Andy Palmer, su máximo responsable, establece la limitación de horas de dinamómetro en el reglamento como elemento clave para dar luz verde al proyecto.

    El nuevo reglamento técnico sirve como primera piedra de toque para la filosofía que Liberty Media quiere instaurar en la Fórmula 1 y el relativo a los motores supone una avanzadilla para una categoría más sostenible, tanto a nivel económico como técnico.

    Andy Palmer, Presidente de Aston Martin, ya ha confirmado en varias ocasiones que la marca británica será una de las que entre en la categoría si el reglamento confirma dichas premisas, para lo cual ya ha comenzado a trabajar.

    Pero las marcas actualmente presentes en la Fórmula 1 como suministradores de motores, excepto Honda, han criticado las bases de este nuevo reglamento publicadas el pasado 26 de octubre, llegando Ferrari incluso a amenazar con marcharse. “Somos muy conscientes de que los suministradores actuales intentarán mantener el reglamento tal y como está ahora, yo lo haría si estuviera en su posición. Nos mantendremos como el elemento discordante, eso me gusta”, afirmó Palmer en declaraciones a Autosport.

    Y es que Liberty Media quiere atraer a nuevas marcas y el único modo de hacerlo es abaratando costes y eliminando retos técnicos excesivamente complejos. E incluso de ese modo, no todas las empresas pueden aventurarse a fabricar por sí mismas un motor híbrido. Aston Martin es una de ellas y confirma que subcontratará a compañías como Cosworth o Ilmor para las labores de diseño, desarrollo y fabricación. “Si hacemos un motor, no lo haremos nosotros mismos. Comenzaremos ya a buscar socios, tanto desde el punto de vista técnico, como de fabricación. Estamos comenzando a estudiarlo de forma paralela a la concepción del reglamento”.

    Aún quedan temas pendientes

    Pero, aunque Aston Martin ya trabaja en el proyecto, su presencia no está oficialmente confirmada, pues aún quedan detalles que discutir sobre el nuevo reglamento para 2021. Andy Palmer ha presentado a los organismos reguladores algunas propuestas que espera se cumplan. “Presentamos una carta a la FIA y a Liberty con lo que consideramos adecuado desde el punto de vista de un fabricante independiente. El punto principal era tratar de estandarizar el bottom end (término anglosajón que determina la parte inferior del motor y que viene delimitada por la junta de la culata) para poder comprárselo a otras personas. No hay competencia en torno a esa parte, librémonos del recuperador de energía asociado al turbo (MGU-H). Hay cientos de personas trabajando en algo que no es tan relevante”.

    No somos una compañía grande, tenemos que gastar nuestro dinero cuidadosamente. La limitación en las horas de dinamómetro es el siguiente paso determinante

    Otra de las propuestas es la de emular el sistema de control en el desarrollo del chasis para el del propulsor. Actualmente, los equipos tienen limitaciones reglamentarias relativas a las características y número de horas de uso del túnel de viento y simulación por ordenador (Dinámica Computacional de Fluidos). Palmer quiere que ocurra lo mismo con el dinamómetro: el banco de pruebas de los motores. “Pedíamos limitar los costes de desarrollo, que es básicamente reducir horas de dinamómetro del mismo modo que se hace con el chasis. Eso no ha sido abordado aún, pero lo que ha salido a la luz es un buen reflejo de lo que pedimos, así que es alentador”.

    Palmer va más allá, pues lo considera un acuerdo imprescindible para que Aston Martin acepte ingresar en la Fórmula 1. “No somos una compañía grande, tenemos que gastar nuestro dinero cuidadosamente, lo que significa que la limitación en las horas de dinamómetro es el siguiente paso determinante. Tenemos un año por delante en el que entiendo que el reglamento madurará”.

    Aunque Aston Martin es una empresa de automoción con mucho prestigio e historia, ha pasado varios años de penurias económicas y, aunque en la actualidad vuelve a conseguir beneficios, Andy Palmer asegura que no pueden permitirse gastar un euro más del necesario con este proyecto. “No somos la compañía que éramos hace tres años, así que no estamos limitados por el dinero, pero tampoco es ilimitado. Veo factible financiarlo si entra dentro de los criterios que hemos establecido como aceptables. Todavía tengo que aprobarlo, entendemos en lo que nos estamos metiendo. En mis inicios fuí ingeniero de tren de potencia y tenemos dos ingenieros de F1 altamente profesionales, también tenemos a Red Bull detrás de nosotros”.

    Fuente: Autosport / Fotos: Red Bull Content Pool