Motor.es

GP ItaliaCarlos Sainz, con un nuevo enemigo en Monza: «Ha dado un gran salto»

A pesar de que Ferrari no pierde la esperanza de volver a la senda de la victoria en lo que resta de temporada, con Carlos Sainz como uno de los que más fe tiene en el equipo, los problemas se acumulan.

Carlos Sainz, con un nuevo enemigo en Monza: «Ha dado un gran salto»
El color amarillo predominará en la vestimenta de los pilotos de Ferrari en Monza.

4 min. lectura

Publicado: 08/09/2022 17:20

Ferrari es de los equipos a los que peor ha sentado el parón veraniego: mientras que toca remontarse hasta el pasado Gran Premio de Austria para encontrar la última victoria de la escudería italiana en Fórmula 1, las dos primeras carreras del triplete con el que ha regresado la acción a las pistas no han cambiado su dinámica negativa.

El propio Mattia Binotto confesó al término de la carrera en Zandvoort que «hemos perdido algo desde Hungría», asegurando que «hay más potencial del que hemos visto», si bien ambos Mundiales parecen decididos para Max Verstappen y Red Bull a menos que la fiabilidad les impida ver la bandera a cuadros en lo que resta de campeonato.

«No sé lo que ha pasado [...] hay que hacer lo que sea para traer de vuelta el ritmo de carrera que teníamos»

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

En su GP de casa, Ferrari ha optado por una decoración especial basada en el color amarillo, protagonista del fin de semana local para la Scuderia, pero la sanción inminente de Carlos Sainz por montar una unidad de potencia renovada, puesto que está al límite mecánicamente, podría arruinarle la cita.

«Aún no es oficial que vaya a penalizar, ojo», reflexionó Sainz en voz alta en declaraciones recogidas por MARCA. «Si ocurriera, al menos no estaría el último, sino que sería un poco como Spa, con varios pilotos sancionados atrás», prosiguió el #55, esperanzado de correr la misma suerte que su compañero de equipo en Bélgica.

De mal en peor

El piloto madrileño concedió que «es un poco frustrante, porque en una carrera como Monza quieres brillar», corriendo como local y con los tifosi como apoyo pase lo que pase.

No obstante, Sainz considera que «podemos dar un buen espectáculo ante nuestros aficionados adelantando saliendo del fondo», marcándose dicho objetivo como su meta para una carrera que arrancará a contrapié de confirmarse su cambio a un nuevo motor actualizado en su parte eléctrica.

Así lucirá el F1-75 con el que Sainz y Leclerc pilotarán en Monza.

«No sé lo que ha pasado: cuánto es de sobrecalentar los neumáticos, de optimizar el pack en cada carrera o en mi caso el contacto en la salida de Holanda con Hamilton y los daños en el suelo; no tenemos las prestaciones que queremos, y hay que hacer lo que sea para traer de vuelta el ritmo de carrera que teníamos», caviló el de Ferrari, desesperado por no bajarse del podio y estar en la lucha por la victoria en cada fin de semana de carreras.

Por último, Sainz reparó en que, al tanto que Red Bull parece no estar a su alcance ya y jugar «en su propia liga», en Mercedes han dado los pasos adecuados para intercalarse entre ambos, amenazando incluso su segunda posición en el campeonato de constructores.

«Han hecho un gran trabajo en las últimas carreras, han dado un gran salto», analizó Sainz antes de dejar en el aire si finalmente aplicarán rebufos o no. «Son carreras, parte del encanto en Monza, estrategia y táctica, clasificaciones raras y bonitas de ver. Va a ser similar este año pese a los coches nuevos, se podrá seguir algo más el coche de delante, pero no mucho más», concluyó.

Pixel