¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dorilton Capital también descarta convertir a Williams en un equipo B

    Williams puntuó por última vez en el GP de Alemania de 2018.

    La familia Williams ha rechazado en varias ocasiones pasar a depender de Mercedes, pero ahora es Dorilton quien posee el equipo. Sin embargo, los nuevos propietarios mantienen la intención de gestionar un equipo independiente.

    Aunque Williams es desde hace años un equipo de la parte baja de la parrilla, no cabe duda de que también es una de las formaciones históricas, junto con McLaren y Ferrari.

    Eso es lo que ha animado a la familia Williams a mantener la independencia desde la fundación del equipo a finales de la década de los 70 y la marcha de la familia y posterior llegada de Dorilton Capital no cambiará eso.

    «Williams siempre ha sido independiente y un equipo B no tiene eso»

    Así lo ha confirmado Jost Capito, CEO de Williams Racing, apuntando que el «objetivo claro es seguir siendo independientes y no ser comprados por ningún otro equipo o por un fabricante, porque vemos el futuro en el deporte. Williams siempre ha sido independiente y para nosotros un equipo B no tiene una propiedad independiente».

    La nueva era invita a ello

    Bien es cierto que la nueva Fórmula 1 que viene invita a que Williams busque reverdecer laureles sin recurrir al amparo de un gran fabricante, pues con la introducción del límite presupuestario y el nuevo reglamento técnico, el objetivo es dar a los equipos la oportunidad de ser rentables y más competitivos que nunca antes.

    «No queremos ser un equipo B, queremos ser un equipo A porque las carreras son nuestro negocio principal y debemos mantenerlo independientemente de que un fabricante decida estar dentro o fuera, desafiando nuestra existencia», recalca Capito.

    Eso no quiere decir que Williams no vaya a beneficiarse de su asociación con Mercedes, de quien recibe actualmente el motor. Sin embargo, a partir de 2022, pasará a comprar todo el tren motriz (motor, caja de cambios y suspensiones traseras).

    «Tenemos una buena relación con Mercedes, tenemos un contrato que se extiende todavía un par de años», aclara el dirigente alemán. «Y respetamos este contrato porque estamos muy contentos con la relación. No veo un futuro en el que los equipos hagan sus propios motores, así que siempre hará falta un motor. Y luego se puede discutir, ¿es una caja de cambios parte de eso?».

    «Los motores y las cajas de cambios los hace conjuntamente el fabricante», recuerda Capito. «Por eso llegamos a la conclusión de que tiene sentido recibir todo el tren motriz de 2022. Pero todavía vemos eso como un equipo independiente, ya que podemos elegir a los socios con los que deseamos trabajar».

    Ahora sólo queda ver si Williams consigue salir del agujero en el que se metió en 2018 y del que aún no ha conseguido salir.

    Fotos: Williams Racing