¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Fernando Alonso en el Gran Premio de Australia

    8

    Inauguramos esta nueva sección, en la que hablaremos de la actuación de Fernando Alonso en particular durante cada Gran Premio, para entrar más en detalle acerca de su. carrera. Por lo pronto, podemos resumir que Fernando en Albert Park dio mucho más de lo que el coche era capaz, con lo que el asturiano ha vuelto a hacer magia. Pero Ferrari sigue sin despegar.

    Fernando Alonso ha acabado la primera carrera del año en Albert Park con una formidable quinta posición. Si bien las expectativas de Ferrari y de Fernando son la victoria, la realidad es que el F2012 aún está lejos de la cabeza, y de momento Red Bull y Mclaren son inalcanzables para Ferrari.

    A esto hemos de añadir que esta nueva temporada que acaba de comenzar, tiene una parrilla mucho más apretada que el año pasado,con lo que las distancias, sobre todo en el segundo grupo de monoplazas, son mínimas. El mínimo error, distracción o décima perdida en calificación, pueden relegar a un piloto muchísimas posiciones.

    En el caso de Fernando, que el sábado solo pudo calificar decimosegundo, si bien marcó una vuelta espectacular, en su siguiente intento cometió un error de pilotaje, por forzar la máquina, con lo que se quedó atascado en la grava y esto supuso el adiós a la calificación de Alonso.

    No obstante, de haber entrado en el top ten, seguramente no habría calificado más allá de la séptima u octava posición, pues los mejores pilotos del sábado pasado, lograron unos tiempos muy buenos.

    En la salida del Gran Premio, Fernando pudo hacer buenas muchas posiciones, con lo que ya desde el inicio se colocó en las primeras plazas, por detrás de los Mercedes. El ritmo de Fernando en el primer stint con un juego de neumáticos nuevos -ya que no participó de la Q3- era bastante bueno, aunque le faltaba ritmo para estar al nivel de Red Bull o de Mclaren.

    Pero en cuanto puso en sus siguientes dos stints - Fernando hizo dos paradas-, el neumático duro, el ritmo se acercaba más a coches como el Williams o el Sauber, que si bien parecen haber mejorado notablemente sus prestaciones respecto del año pasado, aún están lejos de Mclaren y de Red Bull.

    Y es que Fernando dio 58 vueltas de clasificación, para exprimir al máximo su F2012, con lo que la realidad del Ferrari no es esa meritoria quinta posición, sino algunas posiciones más atrás. La actuación del asturiano en carrera fue perfecta. Por el contrario, Felipe Massa, que clasificó decimosexto el sábado, ni siquiera acabó la carrera, aunque su ritmo estaba para cazar uno ó dos puntos a lo sumo.

    No en vano han viajado inmediatamente después de la carrera del domingo a Maranello Stefano Domenicali y Pat Fry, a pesar de que entre las carreras de Australia y Malasia solo hay 7 días de diferencia, con lo que evidentemente no hay tiempo para traer modificaciones al F2012. La crisis es inminente, a pesar de que se quiera quitar importancia al asunto. Pero el F2012 sufre problemas graves, sobre todo de una mala tracción y de una escasa velocidad punta. Al menos este fin de semana han aprendido mucho del coche, y han descubierto relativamente rápido cuál es el principal problema del coche: la tracción. Domenicali tendrá y Fry llegan hoy a Maranello para elaborar un programa de emergencia, además de tener que vérselas con di Montezemolo.

    En principio el coche tiene potencial, y los fallos se podrán corregir en los setups. También la falta de velocidad punta (unos 10 km/h) menos que el hombre más rápido en las rectas, que fue Lewis Hamilton, intentarán que se corrija un poco.

    Mientras tanto, Fernando ya está en Kuala Lumpur, para pasar el mayor tiempo posible allí y acostumbrarse a las condiciones climáticas de calor y humedad extremos. El próximo fin de semana será duro para el piloto español, que tendrá que volver a exprimir más de la cuenta su coche, pues mínimo hasta China no llegarán las modificaciones del F2012.

    Fernando Alonso en el Gran Premio de Australia