¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ferrari afirma que tendrá que buscar «otras opciones» si el límite presupuestario baja más

    Ferrari ya ha amenazado con dejar la Fórmula 1 en varias ocasiones.Scuderia Ferrari

    Mattia Binotto ha sido muy claro al afirmar que una Fórmula 1 excesivamente barata va en contra de sus intereses.

    El director de Ferrari asegura que bajar de 145 millones de dólares exigiría recortes considerables de personal.

    Es algo cíclico a consecuencia del poder que Ferrari ha adquirido con el paso de los años, ya que incluso tiene derecho de veto en cuestiones reglamentarias. Y, tras las amenazas de 2017, la casa italiana vuelve a alertar de su intención de expandirse a otras categorías si la F1 toma un camino que considere perjudicial para sus intereses y los de la categoría.

    En este caso el problema radica en el límite presupuestario, al que Ferrari se opuso enérgicamente durante meses para ceder finalmente y votar a favor de una cifra máxima de 175 millones de dólares anuales. Ahora que la pandemia de coronavirus está afectando de manera sustancial a los equipos de la categoría, estos han decidido bajar aún más dicho límite y fijarlo en 150 millones, pero varios equipos piden que se reduzca hasta los 100 millones o el futuro de muchos quedará comprometido seriamente.

    «No es sencillo hacer cambios estructurales simplemente reduciendo los costes de manera lineal»

    Sin embargo, Ferrari y Red Bull se niegan a ello argumentando que los equipos fabricantes y proveedores de piezas se ven obligados a gastar más para diseñar, desarrollar y fabricar los motores, cajas de cambios, suspensiones y demás elementos que venden a sus clientes de la parrilla.

    Mientras ambos equipos ofrecen un límite presupuestario variable para cada equipo, la Fórmula 1 y otros como McLaren se niegan y piden una rebaja aún mayor. Algo que Mattia Binotto considera perjudicial para Ferrari.

    «El límite de 145 millones de dólares ya es una solicitud nueva y exigente en comparación con lo que se estableció en junio pasado», recuerda Mattia Binotto. «No se puede lograr sin más sacrificios significativos, especialmente en lo relativo a nuestros recursos humanos. Si bajara aún más, no querríamos ponernos en la posición de tener que buscar otras opciones para desplegar nuestro ADN de carreras».

    Mattia Binotto considera que Ferrari no puede tener los mismos límites que equipos más modestos.

    Según Binotto, operar con sede en Italia no es comparable a hacerlo en Reino Unido o en Suiza, por lo que las limitaciones financieras no pueden ser las mismas para todos. «En la F1 tenemos todo tipo de equipos con diferentes características. Operan en diferentes países, bajo diferentes legislaciones y con sus propias formas de trabajo. Por lo tanto, no es sencillo hacer cambios estructurales simplemente reduciendo los costes de manera lineal».

    La F1 debe conservar su ADN

    La pandemia de coronavirus ha propiciado una crisis económica sin precedentes en la Fórmula 1, pero Binotto considera que reaccionar apresuradamente es perjudicial. «Somos conscientes de que la F1 y, de hecho, el mundo entero en este momento, está pasando por un momento particularmente difícil debido a la pandemia de Covid-19. Sin embargo, este no es el momento de reaccionar con prisa, ya que existe el riesgo de tomar decisiones de emergencia sin evaluar claramente todas las consecuencias», afirma.

    Uno de los riesgos de reducir en exceso los costes, según Binotto, es que la Fórmula 1 pierda su esencia y se convierta en algo demasiado parecido a las categorías inferiores, lo que sería muy negativo para la repercusión y el futuro de la categoría reina.

    «La F1 tiene que ser el pináculo del deporte del motor en términos de tecnología y rendimiento», señala Binotto. «Debe ser atractiva para los fabricantes de automóviles y los patrocinadores que desean vincularse a esta categoría más prestigiosa. Si restringimos los costes en exceso, corremos el riesgo de reducir el nivel considerablemente, acercándolo cada vez más a las fórmulas más bajas».

    Además, el director de Ferrari destaca el papel social de las empresas, que en el caso de un equipo de Fórmula 1 emplea a un mínimo de 300 personas y que supera el millar en el caso de formaciones como la italiana. «No se debe olvidar que las empresas juegan su papel en el tejido social de una nación. No están allí únicamente para obtener ganancias», recalca.

    Lo que Binotto aprueba es la propuesta de Christian Horner, director de Red Bull, de vender los monoplazas de la temporada anterior a los equipos que estén pasando más apuros económicos, pudiendo así reducir sus gastos al mínimo. «Si la emergencia actual realmente pone en duda la existencia de algunos de nuestros competidores en este deporte y hace necesario revisar ciertas piedras angulares, entonces Ferrari estaría abierto a ello. Ni siquiera es sacrílego, dado que sucedió antes en la F1 y hoy ocurre en competiciones como MotoGP», concluye.

    Fotos: Scuderia Ferrari

    Fuente: The Guardian