¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP AustraliaFiesta para Raikkönen en Australia

13

El finlandés se lleva la victoria en el Gran Premio de Australia, con Fernando Alonso y Sebastian Vettel completando el podio de la primera carrera del año. El cambio de estrategia de Ferrari, vital para que el piloto español amarrara el segundo y tuviera opciones para pelearle la victoria al vencedor Kimi.

Un arranque memorable de la temporada 2013. Después de unos entrenamientos libres en los que parecía que Sebastian Vettel se iba a comer al resto, a lo 2011; una clasificación cuyo desenlace tardó en conocerse un día y muchas dudas en el horizonte, Kimi Raikkönen ha sido el que se ha llevado la victoria del Gran Premio de Australia.

El finlandés, que la última vez que ganó aquí fue en la temporada 2007 en la que se proclamó campeón, ha protagonizado una gran remontada, sustentada por una estrategia ganadora -dos paradas, frente a las tres de sus predecesores- y una gestión de la lucha en el crono con Fernando Alonso que le ha valido la victoria. El Lotus se ha descubierto como uno de los coches más potentes de este inicio de campaña, y de hecho el finlandés describía como "la carrera más fácil" que ha hecho en la Fórmula 1. El rendimiento general mostrado por el E21 -Romain Grosjean ha sido octavo- es más que prometedor para ellos.

El cambio de guión en Ferrari
La carrera comenzó con amenaza de dominio absoluto de Sebastian Vettel. El alemán realizó una genial salida -máxime si la comparamos con la de su compañero Webber, que perdió varias posiciones en la arrancada-, con los Ferrari a su rueda, pero luchando entre ellos. Una vez superada la amenaza inicial de Lewis Hamilton, Felipe Massa y Fernando Alonso comenzaron una pelea fratricida, en la que el brasileño se mostró razonablemente competitivo frente a su compañero y, según se vio después, jefe de filas.

Y es que una de las claves del ascenso de Alonso al podio ha estado en las paradas en boxes. Visto que no podía pelear por ascender con la estrategia inicial planteada, desde el muro de Ferrari decidieron cambiar de tercio y ordenar al español que entrara a boxes antes de lo previsto. Le salió de manera inmejorable: adelantó a Vettel y a Adrian Sutil, que sorprendentemente estaba en las posiciones altas de carrera e, incluso, llegó a liderar la prueba en dos partes. Mientras, Felipe Massa se quedó en pista tres vueltas más, lo que a la postre le acabaría lastrando hasta dejarle fuera del podio. Eso, y un mejor ritmo de Alonso -que supo gestionar de manera impecable el desgaste de los neumáticos- provocaron que el brasileño acabara la prueba notablemente cabreado. No obstante, en la Scuderia pueden estar satisfechos: arrancan 2013 como líderes en constructores.

Pese al dominio que había mostrado en los entrenamientos oficiales, Sebastian Vettel acabó tercero. El rendimiento del tricampeón de Red Bull fue de más a menos y, pese a protagonizar un gran primer tercio de prueba, acabó cediendo hasta el tercer puesto final. No estaban satisfechos en la escudería campeona, que han visto cómo en Lotus y Ferrari le han comido la ventaja de manera impecable en pista. Las vueltas por detrás de Sutil le perjudicaron demasiado, y los neumáticos acabaron en peor estado del previsto.

Debacle en McLaren

El gran perdedor de este fin de semana es, sin lugar a duda, el equipo McLaren. Después de una clasificación muy pobre, la carrera confirmó que están completamente perdidos. Cierran el primer GP con dos puntos, logrados por el noveno puesto de Jenson Button. Sergio Pérez, que el año pasado fue octavo con el Sauber, finalizó undécimo. En Woking están más que decepcionados y saben que van a sufrir mucho en este inicio de campaña.

Su teórico puesto en la carrera lo ocupó Mercedes. Lewis Hamilton finalizó quinto, con una carrera decreciente en la que los problemas de fiabilidad sufridos por Nico Rosberg -abandonó por un fallo eléctrico- dejaron con sabor agridulce a la escuadra alemana. Hamilton, además, sufrió más de lo previsto con los neumáticos y, tras un primer stint muy bueno con los superblandos, se vio forzado a cambiar su estrategia de dos a tres paradas.

En resumen: cerramos el primer fin de semana de la temporada 2013 con una gran carrera, seis campeonatos del mundo de pilotos en el podio y la certeza de que no hay un favorito para el título. Los que temían un absoluto y aburrido dominio total de Red Bull, respiran un poco. Los que tienen su corazón de color rojo Ferrari, pueden sonreír ampliamente. Y los que sean fanáticos de Kimi Raikkönen... a celebrarlo a lo grande, que está de vuelta. Él seguro que lo hará.

Resultados finales:

Noticias relacionadas

Fiesta para Raikkönen en Australia
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto