¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Conclusiones de McLaren tras los test de Jerez: entre la decepción y la esperanza

    Las pocas vueltas dadas por McLaren en los primeros test de la pretemporada 2015 han generado un cierto desasosiego, pero en cuanto encajen las piezas, será un buen conjunto. El ensamblaje entre la unidad de potencia de Honda y el chasis de McLaren ha sido el causante de los problemas, pero en Barcelona deberían estar ya resueltos.

    Por mucho que desde McLaren insistan en llamar a la calma, está claro que dar sólo 79 vueltas en los primeros cuatro días de la pretemporada 2015 no es el mejor arranque posible. Fernando Alonso se despidió con 38 vueltas en sus dos días de participación en los test de Jerez, mientras que Jenson Button lo hizo con las otras 41. Mientras tanto, Mercedes completó la distancia de ocho Grandes Premios. Las comparaciones, obviamente, son odiosas, pero pese a los tropezones, en McLaren tienen motivos para ser optimistas.

    El principal problema que ha tenido la escuadra de Woking en sus primeros pasos de esta nueva era junto a Honda es, precisamente, adaptarse unos a otros. Los equipos que no fabrican sus propias unidades de potencia tienen que establecer una relación simbiótica con sus motoristas, que no dejan de ser agentes externos a su fábrica. Por mucho que la relación sea buena, Honda crea sus motores en Japón y McLaren sus chasis en Gran Bretaña. El ensamblaje de ambas partes, la fusión de ambas filosofías, requiere tiempo y en el caso de McLaren y Honda está llevando más del esperado.

    Los gestos de McLaren conforme avanzaban los días en Jerez pasaron del enfado a la tranquilidad

    Eric Boullier justificaba ante los medios que estuvimos desplazados a Jerez esta situación: "El resto de motoristas pasaron de los V8 a los V6 turbo el año pasado, y en los primeros test tuvieron problemas. Nosotros partimos de cero a los V6, creamos un nuevo conjunto desde la nada directamente". Y en parte lleva razón: no es lo mismo la evolución de un coche del año pasado a uno de este, que de los ensayos en el banco de pruebas a encajarlo en un monoplaza.

    Los principales problemas que tuvieron el domingo y el lunes en Jerez estuvieron relacionados con la electrónica, con la conexión directa entre la unidad de potencia y el coche. Encajan las piezas, pero aún no perfectamente. Aunque, según confesó Matt Morris (director de ingeniería de McLaren), su relación con Honda es mucho más cercana que con Mercedes, la cuestión cultural está siendo toda una barrera: los ingenieros japoneses, con Yasuhisa Arai al frente, quieren comprobar hasta la última pieza una y mil veces antes de sacar el coche a pista.

    Los cuatro días los mecánicos de McLaren fueron los primeros en abrir sus garajes en Jerez (cuando no se tiraron toda la noche trabajando, como el domingo), y el equipo de Woking era el primero en arrancar su motor en el box. Las pruebas antes de salir a pista eran muy simples: arrancaban, daban tres o cuatro acelerones, dejaban encendido el monoplaza durante unos segundos al ralentí y lo apagaban. Comprobaban los datos, y se repetía el proceso hasta que cuadrase todo. Después, o Fernando Alonso o Jenson Button daban una vuelta de instalación y, de nuevo, a testear que todo estuviera correcto.

    Todas estas comprobaciones tenían un único objetivo: si el coche rompía o se paraba, no podía ser por un problema electrónico o del turbo (como ocurrió el domingo y el lunes), sino por cuestiones más previsibles, como la fuga de agua del martes por una pieza defectuosa o la rotura de la bomba de combustible del miércoles.

    Motivos para la esperanza

    Pese a la decepción que vivieron los aficionados (según cifras oficiales del Circuito de Jerez, más de 40.000 personas se acercaron al trazado gaditano en estos cuatro días) con las pocas vueltas que dio Fernando Alonso, hay motivos para ser optimistas con el rendimiento del equipo McLaren.

    En primer lugar, el sonido del motor Honda, el más grave y ronco de los que se escucharon en Jerez, hace pensar que apenas iban al 60% de su capacidad. Ni Alonso ni Button rodaron en busca de tiempos, como sí hicieron en Sauber -están a la caza de patrocinadores- o en la propia Ferrari, donde se plantearon estos test como una demostración de fuerza ante los que dudaban de ellos tras las desastrosas últimas campañas.

    En Barcelona, McLaren probará más y mejor que en Jerez. Potencialmente, pueden estar más cerca de Mercedes

    ¿Significa esto que McLaren está a la altura de Mercedes, según los primeros datos vistos en Jerez? Ni mucho menos. La escuadra campeona está dos o tres pasos por delante del resto, y podemos asegurar sin mucho miedo a equivocarnos que en 2015 volverán a ser los grandes dominadores del campeonato. No obstante, McLaren es el equipo que, potencialmente, más puede mejorar de aquí a que arranque la campaña 2015 en el próximo Gran Premio de Australia.

    Fotos: McLaren

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto