¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mercedes intenta parar a Ferrari pidiendo a la FIA una aclaración reglamentaria

    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    El jefe de ingeniería de la división de trenes de potencia de Mercedes ha pedido que se especifiquen ciertos aspectos relacionados con el aceite del turbo

    La firma alemana intenta limitar la mejoría del motor Ferrari, que este año ha superado a su rival en condiciones de clasificación.

    El asunto de la utilización ilícita del aceite como herramienta para ganar potencia en los motores sigue generando polémica, pues Mercedes y Ferrari se encuentran en una guerra fría con la FIA como catalizador, ya que ambos saben bien que sigue habiendo puntos grises en el reglamento actual.

    Este año, a raíz de la confirmación por parte del organismo regulador del consumo máximo de 0,6 litros por cada 100 kilómetros, Mercedes optó por reducir significativamente dicho uso, pues no confía en exceso en los sistemas de medición de la FIA y no quiere arriesgarse a protagonizar un escándalo que dañe la imagen de la marca.

    Como consecuencia de ello y de la evolución de su propulsor, Ferrari ha pasado a ser el motorista de referencia en clasificación, logrando ganar más potencia y, por tanto, plantar cara a los hasta no hace mucho intocables Mercedes. La última jugada ha venido de parte de los alemanes, que a través de Chris Jilbert, responsable de ingeniería de producto del High Performance Powertrains situado en Brixworth, han pedido a la FIA que aclare si el aceite utilizado en el turbocompresor forma parte del total del motor que no debe superar los 0,6 litros de consumo por cada 100 kilómetros, según publica Autosport.

    Ferrari ha dado un paso adelante significativo con el motor este año.

    La FIA ha respondido que, efectivamente, el turbo forma parte de la unidad del motor y, como consecuencia de ello, entra dentro de lo que el artículo 20 del reglamento técnico especifica como unidad de potencia sujeta a dicha regulación, algo en lo que no están incluidos elementos como los actuadores o los circuitos de refrigeración del ERS.

    Sin duda -y como es habitual en estos casos- se trata de una aclaración dirigida a cortarle las alas a lo que Mercedes considera una de las triquiñuelas de Ferrari, que está tomando muchos riesgos en este sentido y que desde la pretemporada ha protagonizado diferentes suspicacias relacionadas con la quema de aceite para ganar potencia.

    Fuente: Autosport / Fotos: Mercedes F1 | Scuderia Ferrari