¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El duelo final se convierte en pelea a tres: FIA, Mercedes y Red Bull

    El duelo final se convierte en pelea a tres: FIA, Mercedes y Red Bull
    De izquierda a derecha, Toto Wolff, Michael Masi y Christian Horner.
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    La relación a tres bandas entre la FIA, Mercedes y Red Bull no pasa por su mejor momento cuando quedan únicamente dos carreras para el final del campeonato. Max Verstappen y Michael Masi han hablado de ello.

    La tensión en la Fórmula 1 es palpable, pues a la presión de la disputa por el campeonato se le han unido desencuentros entre los dos equipos protagonistas, Mercedes y Red Bull Racing, pero también entre los directores de ambos equipos y la FIA, que en las últimas carreras ha tomado decisiones polémicas en contra de ambos.

    En Brasil, los comisarios deportivos excluyeron a Lewis Hamilton de la clasificación del viernes y la última situación controvertida se produjo en Qatar, ya que Max Verstappen fue sancionado con cinco posiciones en parrilla tras ignorar una bandera amarilla sacada por un comisario de pista en la recta de meta a raíz del incidente protagonizado por Pierre Gasly.

    «El director de carrera debería tener el control del circuito. Él es el árbitro»

    Eso propició que Christian Horner descargara toda su ira contra el comisario y contra Michael Masi, director de carrera y delegado de seguridad de la FIA.

    «Creo que es sólo un comisario deshonesto que ha sacado una bandera y no ha sido instruido por la FIA. Deben tener el control de sus comisarios, es tan simple como eso. Creo que tiene que haber adultos que tomen decisiones adultas. Creo que el director de carrera debería tener el control del circuito. Él es el árbitro», espetaba Horner en Sky F1.

    Ello propició que Michael Masi reportara dichas declaraciones a los comisarios, que le apercibieron en señal de advertencia para el futuro. Posteriormente, el australiano ofreció su versión de lo sucedido ante los medios de comunicación desplazados a Losail.

    «Creo que no se debería atacar a ninguna persona. Particularmente, cuando tenemos miles de comisarios voluntarios en todo el mundo que renuncian a una gran cantidad de tiempo a nivel mundial», recordaba Masi.

    «Sin ellos este deporte que todo el mundo tiene muy cerca de su corazón no podría existir. Defenderé a cada oficial voluntario y a cada funcionario en cada circuito del mundo, tales críticas no son aceptadas», reiteraba, justificando la decisión del comisario de pista.

    «Reaccionaron a la situación que tenían ante sí, simple y llanamente. Si echas un vistazo a lo que que estaba sucediendo con el coche de Pierre (Gasly), actuaron con el mejor interés de mantener a todos seguros. Y no creo que nadie deba ser criticado por actuar según sus instintos», zanjó.

    No habrá regalos

    Por su parte, Max Verstappen ha afirmado que no espera que la FIA tome decisiones en su beneficio en el futuro, pues considera que dicha situación no se ha dado nunca (quizá no recordaba su maniobra de defensa ante Hamilton no sancionada en Brasil).

    «Bueno, no hay sorpresas, ya sabía el sábado por la noche que nunca recibo regalos de la FIA, así que está bien. Una vez que supe que íbamos a comenzar séptimos, estaba muy motivado para seguir adelante y eso es exactamente lo que hicimos», declara el neerlandés.

    «No quiero hablar demasiado de eso porque no quiero darle a nadie el placer de hablar de eso aún más, pero, por supuesto, no es genial», señala en clara alusión a los integrantes de Mercedes.

    Verstappen insiste en que la presión no le afecta y que seguirá haciendo su trabajo como siempre. «Las carreras no son complicadas. Hay un pedal de freno, un pedal de acelerador y un volante. Hay mucho espectáculo alrededor, pero como pilotos sabemos qué hacer y cualquier otra cosa que haya a mi alrededor no es realmente relevante para mí, solo tengo que concentrarme en mi trabajo», afirmó.

    Helmut Marko, que no suele quedarse callado, no lo hizo tampoco en esta ocasión, afirmando ante los micrófonos de DAZN que lo ocurrido en Qatar «es ridículo. La FIA no puede organizar un sistema de clasificación adecuado y están ocultando su incompetencia sobre los hombros del piloto. Increíble».