¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Consejos5 consejos de circulación en atascos

Es importante tener cierta disciplina al volante cuando se circula en retenciones. Cada mañana las carreteras se convierten en una pequeña jungla que, con una buena gestión, puede mejorar notablemente. El objetivo de todos es el mismo y es llegar cuanto antes al trabajo o a casa. Sin embargo a veces nos comportamos de manera imprudente o egoísta.

5 consejos de circulación en atascos

Todas las mañanas comienzan de forma similar para miles de conductores: con un buen atasco de camino al trabajo. No hay nada que moleste más que encontrarse con retenciones que hacen perder un valioso tiempo a cada una de las personas que las sufren… pero hay maneras de evitarlos parcialmente.

Sobre todo, si todos pusiéramos unos sencillos consejos en práctica, ahorraríamos mucho tiempo por trayecto, y no precisamente comprometiendo la seguridad, sino más bien podríamos decir lo contrario.

1) Circular por el carril izquierdo no es siempre la mejor opción:

Pero sí la más atractiva porque de forma inconsciente lo tomamos como ‘el carril rápido’ o de adelantamiento. Es inevitable que muchos pensemos igual pero de vez en cuando uno se da cuenta que usar el carril central o el derecho a veces es una buena opción.

Lo que es una mala opción es realizar maniobras de zig-zag para cumplir un pequeño objetivo, que es adelantar dos o tres coches más que los demás. Estas maniobras de evasión suelen acompañarse de poco tiempo para verificar si se puede realizar la maniobra con seguridad, y en muchas ocasiones de una señalización inexistente.

En décimas de segundo se puede tener un golpe con otro coche o con una moto que trata de sobrevivir adelantando entre carriles, acción que por cierto tampoco es muy correcta. Hay que anticiparse a la colocación.

No siempre el carril izquierdo es la mejor opción. | Fuente

2) Deben dejarte pasar, sí, pero tu también debes hacerlo :

En las intersecciones o incorporaciones permite pasar al igual que deben permitirte pasar. Un vehículo de cada carril entrelazándose en vías que se convierten en un único carril, en carriles que desaparecen o en vías de incorporación muy atascadas es una práctica que debería seguirse pues cuando no se sigue esta pequeña conducta y un segundo coche no permite pasar al que trata de incorporarse ocurre que el conductor afectado duda, frena, vuelve a arrancar y genera pérdida de tiempo que se traduce en retenciones adicionales al final de la fila.

3) Hacerse pasar por el conductor perfecto frente agente de movilidad

Los agentes de movilidad sirven para desahogar el tráfico y a veces consiguen el efecto contrario. Esto se puede deber a que la gestión de la vía en ese momento es realmente complicada, pero en otras ocasiones son los propios conductores los que generan tráfico adicional al ir más despacio precisamente para tratar de aparentar una conducta excelente al volante.

Esto es especialmente visible cuando un agente de movilidad agita el brazo con fuerza indicando a los conductores que circulen con más agilidad. El consejo en este caso es tratar de actuar con normalidad y no con miedo o duda. Circular un poco más rápido no se traduce en imprudencia y permite desahogar las vías antes.

Los agentes de tráfico tratan de desahogar el camino. | Fuente

4) Al hilo de la velocidad, las inclemencias climatológicas son un detonante de las retenciones. Precisamente puede darse lugar porque el miedo a un asfalto en peores condiciones, la visibilidad algo más reducida y el aumento de la distancia de frenada en caso de emergencia, son causantes de que los conductores circulen algo más lentos.

Si todos circulásemos con precaución dentro de los límites de velocidad y aumentáramos unos pocos km/h el ritmo (sin sentirnos inseguros), este efecto se minimizaría, aunque posiblemente esta es la situación donde un gran atasco es más bien inevitable.

5) No ser curioso ante un accidente.

Aunque es inevitable arrastrar el pensamiento de ‘ahora que me he comido el atasco, yo también voy a mirar’. Sin embargo es curioso el efecto de desahogo que se produce una vez se ha rebasado el accidente en concreto.

Muchas veces, el accidente ocupa un carril que agrava los atascos, pero en ocasiones los vehículos afectados han tenido la oportunidad de retirarse al arcén… y el atasco también está ahí. Es bueno contribuir con los que circulan detrás y seguir un ritmo normal de circulación sin ser demasiado curioso.

No ser curioso ante un accidente es un consejo. | Fuente

En definitiva, si todos pusiéramos más de nuestra parte, llegaríamos antes a nuestros puestos de trabajo, y lo que es más importante, a casa una vez se acaba la jornada.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto