¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Abt CUPRA se prepara para el Jurassic X-Prix, última cita de Extreme E

Abt CUPRA se prepara para el Jurassic X-Prix, última cita de Extreme E
Mattias Ekström y Jutta Kleinschmidt terminaron en segunda posición en el Island X-Prix.
Fernando Sancho
Fernando Sancho3 min. lectura

La última cita de la temporada de Extreme E será un nuevo desafío para el equipo ABT Cupra tras el podio en Cerdeña.

Xavi Sierra, jefe de desarrollo técnico de Abt CUPRA explica cómo es la preparación para un X-Prix de Extreme E.

Extreme E tiene infinitas peculiaridades. En términos deportivos, la preparación que pueden hacer pilotos y equipos es limitada, ya que el promotor del campeonato en su política de respeto al medioambiente ha prohibido los test previos a cada X-Prix, cuestión que también está vinculada a la logística del campeonato. Al final, los Odyssey 21 de todos los equipos se trasladan en un mismo buque, el St. Helena, por lo que los coches no llegan al escenario de cada evento hasta días antes de la propia prueba. Por esta razón, Abt CUPRA ha tenido serios problemas a la hora de ser competitivo, aunque es cierto que la formación hispano-alemana ha conseguido su primer podio en el pasado Island X-Prix de la mano de una gran actuación de Mattias Ekström y Jutta Kleinschmidt.

A diferencia de los rallies o del Dakar, pruebas en las que no se prueba sobre el recorrido de los tramos y etapas, pero si en carreteras o superficies similares, Extreme E casi es un salto al vacío en cada prueba, algo que explica muy bien Xavi Serra, jefe de desarrollo técnico de Abt CUPRA: «En esta primera temporada es bastante difícil concretar una preparación adecuada porque todos aprendemos sobre la marcha. En el Jurassic X-Prix nos va a pasar lo mismo. Como equipo, intentamos realizar una evaluación previa a partir del formato de otras carreras, de los ajustes que se hagan, horarios de las sesiones, pronósticos meteorológicos y todo tipo de actualizaciones tecnológicas para dibujar una conjetura del terreno y del evento».

En esta línea, el responsable de Abt CUPRA añade: «Dado que los coches se trasladan entre evento y evento en el buque St. Helena, no ha habido posibilidades reales de probar entre las primeras cuatro rondas. Más que una simulación previa al evento, tratamos de analizar en la mayor medida de lo posible los datos después de cara ronda para consolidar el aprendizaje y estar mejor preparados, en este caso para el Jurassic X-Prix. La información que recibimos de antemano es muy poca y muy cercana al momento de competir, por lo que el reconocimiento es primordial y para eso hay que llegar preparados. Los pilotos e ingenieros deben aprovechar al máximo el poco tiempo disponible para evaluar la pista durante los reconocimientos».

Fotos: Abt CUPRA