¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ABT Sportsline aumenta la deportividad del Audi SQ5 TDI

    ABT Sportsline aumenta la deportividad del Audi SQ5 TDI
    9
    ABT Sportsline Audi SQ5 TDI ABT Sportsline
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Audi demostró que los diésel también tienen derecho a ser deportivos. La marca de los cuatro aros ofrece versiones de altas prestaciones en sus modelos de dos puertas y también en sus SUV. Los Audi SQ5, y SQ5 Sportback, han sido los últimos en pasar por los talleres de ABT Sportsline, donde se han sometido a una cura especial.

    Fue toda una sorpresa, un Audi SQ5 y encima diésel. La marca de los cuatro aros se estrenó en el mercado de los SUV deportivos casi empezando la casa por el tejado, pues el que el primero fue el diésel y, posteriormente, debutó el gasolina, vendiéndose en mercados muy diferentes. Lo cierto es que tras este modelo vinieron varios más detrás de marcas directamente competidoras.

    Los SQ5, y SQ5 Sportback, son insignias en la marca de los cuatro aros, dos modelos que ahora han pasado por los talleres de uno de los grandes especialistas en la materia del tuning sobre los modelos del grupo Volkswagen. Los expertos de ABT Sportsline han desvelado su última creación, mucho menos agresiva de lo que realmente acostumbran, los ABT Sportsline Audi SQ5. El preparador ha presentado la propuesta sobre el modelo más familiar de los dos, el Audi Q5.

    Foto ABT Sportsline Audi SQ5 TDI - exterior
    La vista posterior del nuevo ABT Sportsline Audi SQ5 TDI es imponente y muy deportiva

    Los Audi SQ5 TDI de ABT se convierten en verdaderos deportivos

    Estéticamente, destaca por las nuevas llantas de aleación pintadas en negro brillante de 21 pulgadas, aunque el preparador ofrece unas menos radicales de 20 pulgadas con el mismo acabado y en diseño de múltiples radios. Un detalle que viene acompañado de retoques en la suspensión. Unos nuevos muelles regulables en altura que, en el caso de los SQ5 TDI permite reducir la altura de los dos ejes de 35 a 60 milímetros. Una importante mejora para los SUV deportivos al disponer el centro de gravedad más alto.

    Los SQ5 de ABT también llaman la atención por los detalles especiales más deportivos, caso de los nuevos faldones laterales y trasero, este último con cuatro escapes -cada uno con un diámetro de 102 milímetros- envueltos en unos embellecedores de carbono a la vista. Además, sobre el portón se añade un spoiler.

    Los Audi SQ5 TDI ofrecen también unas prestaciones propias de un deportivo. Para ello, a firma ofrece su unidad de control del motor «ABT Engine Control» que regula constantemente más de 25 parámetros, además de aumentar la potencia máxima de 347 CV a 384 CV y el par motor máximo de 700 a 760 Nm. Unas cifras que se reflejan directamente en los datos de rendimiento, pues la aceleración de cero a 100 km/h se realiza en tan solo 4,9 segundos, en lugar de los 5,1 segundos del modelo de producción.

    ABT Sportsline aumenta la deportividad del Audi SQ5 TDI